Cuidado con el arte de mentir en las familias

pareja

Para algunos, mentir es todo un arte que no es sencillo de conseguir, pero la realidad es que las mentiras nunca son buenas herramientas de comunicación. Pase lo que pase las mentiras nunca podrán ser una buena opción. Imagina una situación en la que tu madre o tu mejor amigo te han dicho con confianza, algo que no le concierne a tu pareja.

Traicionarías su confianza si hablases el secreto con tu pareja y además, es tu responsabilidad hacer lo correcto respetando la confianza de tu amigo. Otro ejemplo de no querer compartir podría ser algo que surgió en el trabajo como un incidente vergonzoso del que aún no quieres hablar.

No hay nada de malo en reservarse algunas cosas hasta que estés listo para hablar y hablar lo que sucedió. Sin embargo, las cosas se vuelven más complicadas cuando eres deshonesto en algo específico relacionado con tu pareja o hijos. Es posible que haya un problema más grave que acecha en el fondo, una situación en la que no eres honesto contigo mismo.

No enfrentarse a la verdad significa que no estás asumiendo toda la responsabilidad de la situación, esta es una ruta peligrosa, ya que podrías lastimarte directa o indirectamente a ti y a tu familia (pareja e hijos).

Digamos, por ejemplo, que tu pareja ha comenzado a engordar y no está haciendo nada para rectificar su aumento de peso. Sugeriste correr, clases de baile, pero él no te está tomando, y aunque el amor todavía está allí, su cuerpo ya no es sexualmente atractivo. En otras palabras, ya no te gusta tu pareja y te resulta difícil fingir. Lamentablemente, a medida que pasa el tiempo y te encuentras avanzando en una unión infeliz, ya no abordas el conflicto y secretamente estás buscando una salida.

Si tu descontento es profundo y sientes que te diriges hacia el adulterio, entonces es mejor ser valiente y romper la relación lo más amablemente posible. Probablemente estará molesto, pero quizá lo haya sentido venir y no se sorprenderá demasiado. Es crucial ser honesto y preguntarse cuáles son las verdaderas razones para querer terminar la relación. En cualquier caso, la verdad siempre enseña más a los hijos que las mentiras.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.