¿Dejo que mi hijo lea cuentos de miedo?

Leer sin duda es una buena herramienta de desarrollo para los niños y niñas de cualquier edad. La lectura fomenta la inteligencia y también la imaginación y creatividad. Pero en ocasiones los padres no saben qué temas pueden ser más adecuados para sus pequeños. Si bien es cierto que a los niños hay que dejarles escoger los temas que les llamen la atención o que sea de interés, puede que como padre o madre sientas dudas cuando quizá, tu hijo/a quiere leer cuentos de miedo.

Los cuentos de miedo pueden tener ventajas e inconvenientes y dependerá de la personalidad de tus hijos el que realmente les permitas leer o no cuentos de miedo. Quizá prefieras permitirles leer libros de miedo solo en una época del año, como Halloween o quizá prefieras no prohibirles este tipo de literatura para que puedan disfrutar de este género si también les gusta… Siempre y cuando tengas en cuenta su edad, su madurez mental y si realmente están preparados o no para leer cuentos de miedo.

Es posible que tu hijo te pida leer historias de miedo pero quizá tú consideres que sea demasiado aterrador para la edad de tus hijos. Incluso es posible que te preocupes que los personales malvados de la historia están enviando un mensaje equivocado a tu hijo y que los valores que en teoría deben transmitir las historias queda algo distorsionado. Todo esto puede hacer que no permitas que tus hijos lean historias de miedo donde hay brujas o monstruos, con la esperanza de que tus hijos duerman sin pesadillas para siempre.

Pero los cuentos de miedo pueden tener un propósito importante. El significado y la importancia de los cuentos de hadas son importantes para los niños, pero las historias de miedo pueden hacer que los niños se entretengan y que además, también les ayude en su desarrollo durante las diferentes etapas que atraviesan los niños.

bruja volando

Lo que las historias de miedo aportan a tus hijos

Es natural que los niños a distintas edades puedan preocuparse sobre cosas que quizá para ti no tienen nada de importancia. Quizá se preocupen de empezar la escuela, de perderse o de que te mueras. No hay nada más aterrador para un niño que ser separados de sus padres o que estos se mueran. En lugar de inculcar estos miedos a los niños, los cuentos ayudan a los niños a enfrentarse a los temores que seguramente ya tienen y algo mejor: a vencerlos. 

Un ejemplo puede ser el cuento de Hansel y Gretel. Los niños que leen esta historia pueden explorar sus emociones en relación al abandono, mientras que al mismo tiempo pueden experimentar la emoción vicaria de valerse por sí mismos y salir victorioso de la situación adversa. Este cuento es particularmente significativo para los niños que tienen unos 5 años, porque eso es cuando empiezan a entender el mundo de forma más real y necesitan la certeza de que van a estar bien.

Otros cuentos ayudan a los niños luchan contra sus impulsos negativos, tales como la codicia y la envidia. En la Cenicienta, por ejemplo, las malvadas hermanastras pueden encarnar propios sentimientos de rivalidad que pueden sentir también los niños con sus hermanos, permitiendo así que la historia se convierta en un escenario para una lucha interna contra la envidia o los celos.

Cuando los niños leen o escuchan cuentos de hadas, proyectan las partes buenas de sí mismos sobre el héroe o la heroína y las partes malas sobre la figura de la bruja o el antagonista. Entonces, cada vez que la bruja muere, mágicamente restaura la fe de los niños en su capacidad para conquistar sus propias emociones negativas y en tomar su propio autocontrol.

niño leyendo libro de miedo

¿Existen cuentos demasiado violentos para los niños?

Obviamente, también existen libros o cuentos demasiado violentos o de demasiado terror y no son una buena idea para dejarle ver a los niños, igual que ocurre con algunas películas. Por ejemplo, para niños de 8 años libros como Harry Potter pueden ser una buena idea ya que tienen mucha moralidad donde el mal es castigado y se debe combatir, pero para niños más pequeños pueden resultar demasiado ambiguos. Pero en cuentos o historias donde la violencia es gratuita y el mal a  veces gana, los niños se quedan con esa sensación aterradora y el miedo continúa en sus cuerpos, algo que sin duda podría afectarles negativamente en sus emociones.

Del mismo modo, no todos los niños disfrutan de los cuentos de miedo. Normalmente los niños pueden sentir menos miedo al leer cuentos de terror que si ven una película de miedo. Una de las razones es que los libros son menos gráficos y en su imaginación pueden crear matices menos tenebrosos. Además, si los niños leen estas historias con sus padres, se sentirán más seguros que si lo hacen ellos solos en su dormitorio.

¿Y si un libro ha causado demasiado miedo?

Los libros se pueden controlar y si el cuento empieza a dar más miedo de lo normal o hay partes que son demasiado aterradoras, solo hay que cerrar el libro. Los niños pueden tener el control de la historia que están leyendo y cuando sientan que algo no va demasiado bien o que sienten demasiado miedo, entonces lo mejor es sin duda, cerrar el libro.

niño leyendo en su cuarto

Está claro que un niño no acabará con sus miedos a través de la lectura, pero con un trabajo de valores y apoyo familiar, los miedos pueden desaparecer casi por arte de magia. Pero si ves que tu hijo está leyendo un libro de miedo y empieza a tener pesadillas, entonces habrá llegado el momento de buscar otra clase de temática para leer antes de ir a la cama. Lo que se lee antes de meterse en la cama puede influir en los sueños de los niños, así que antes de leer un cuento antes de ir a la cama es mejor leer alguno de temática más alegre o tranquila y dejar los libros de miedo para otro momento del día. ¿A tus hijos les gustan los cuentos de miedo? ¿Les permites que los lean? Recuerda que aunque les permitas leer cuentos de miedo, deberás tener en cuenta su edad y madurez para permitirles algunos cuentos y no otros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *