Desarrollo en los niños y niñas con Síndrome de Down en los 6 primeros años

Síndrome de Down

El Síndrome de Down es la combinación de 3 cromosomas en el par 21 lo que lleva a la existencia de una serie de características que han existido siempre en la humanidad y que da lugar a diferencias en los aprendizajes, rasgos físicos y de salud. El Síndrome de Down está presente en todas las culturas y regiones del mundo, por lo que su visualización es algo cada día más común y normalizada, sin embargo, no siempre ha sido así.

El 21 de marzo celebramos el Día Mundial del Síndrome de Down, con el objetivo de dar a conocer estos rasgos tan humanos y maravillosos como cualquier otro. Hoy conocemos mucho de estos niños y niñas, gracias a los números avances científicos que se han realizado, especialmente desde la segunda mitad del siglo XX. Esto, nos permite ofrecer a personas y familias una atención adecuada, conociendo como tendrá lugar el desarrollo de las personas con Síndrome de Down, que será tan variable como lo es el desarrollo propiamente dicho.

En los 6 primeros años podemos hablar de una serie de características comunes:

  • Desarrollo físico más lento. La estatura promedio en niños/as con Síndrome de Down es 2-3 centímetros menor, al igual que el peso que suele ser 400 gramos por debajo del esperable en poblaciones infantiles. En líneas generales la estatura media para los hombres al finalizar su desarrollo suele estar en 151 cm, y la de las mujeres en 141 cm.
  • Mayor prevalencia de obesidad infantil. Por la distribución de la grasa corporal es importante que se lleve a cabo una dieta cuidada y equilibrada, algo que es necesario considerar en todos los niños y niñas.
  • Retraso cognitivo. El retardo mental será muy variable en unos casos u otros, ya que depende de una serie de factores diversos (CI de los padres, nivel educativo…). Lo que sabemos hoy en día es que los programas de estimulación temprana mejoran notablemente el desarrollo global: alimentación, lenguaje, integración social y adaptación entre padres e hijos. El desarrollo cognitivo suele tener un temprano aumento del coeficiente intelectual, especialmente marcado entre los 2 a los 5 años, seguido de una declinación gradual.
  • Hipotonía central. La rigidez muscular suele estar presente a nivel global del cuerpo. Esto afecta no solo al desarrollo motor sino también al proceso de adquisición del lenguaje. Son frecuentes las alteraciones y dificultades fono-articulatorias. Sin embargo, los hitos iniciales del desarrollo motor (gateo, caminar…) solo siguen una secuencia algo más tardía, siendo más marcado el retraso y las alteraciones en el área lingüística.
  • Alto índice de cardiopatías congénitas. Entre el 40-60% de los bebes con Síndrome de Down presentan alteraciones cardíacas, siendo las más frecuentes alteraciones en el tabique auriculoventricular.
  • Pérdida auditiva. El 50% de los niños con Síndrome de Down presentan alteraciones auditivas de tipo conductiva. Es muy frecuente la enfermedad del oído medio, con más infecciones respiratorias y alta cantidad de cerumen. Es importante tratar de forma inmediata estas alteraciones auditivas, ya que dificultan aún más el proceso de adquisición del lenguaje.
  • Mayor prevalencia de miopía. La principal alteración visual presente en estos niños y niñas es la miopía, encontrándose en el 70% de los casos.
  • Retraso en la erupción dentaria. En el 75% de los casos se encuentra un patrón tardío de aparición de las piezas dentarias. A pesar de este retraso en su aparición es necesario instaurar hábitos de higiene bucal desde edades tempranas.

Conocer la evolución esperable de los hijos/as con Síndrome de Down ayuda a entender y comprender las características de estos niños y niñas. Pero no podemos olvidar que el desarrollo es algo complejo que dará lugar a infinidad de diferencias entre unas personas y otras, sea cual sea su perfil genético.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *