Detén los problemas de comportamiento de tus hijos con una sola advertencia

¿Alguna vez te has sorprendido a ti mismo diciendo lo mismo a tus hijos una y otra vez? ¿Repitiendo la misma orden hasta que acababas por perder los nervios y por tanto el final era pegar un grito? Cuando a los niños se les repite mucho una orden, al final deja de tener sentido para ellos, y por tanto, dejan de escuchar. Es necesario que los niños aprendan a que con una sola vez basta, y así evitarás que los ‘humos se caldeen’ demasiado.

Así que recuerda que si sueles darle a tus hijos varias advertencias aunque digas cosas como: ‘No voy a contarte esto otra vez’, tu hijo ya habrá aprendido a desconectar de lo que estás diciendo. A partir de ahora, tus hijos aprenderán a que con una sola advertencia es suficiente y así, evitarás perder los nervios o gritarles demasiado.

Cómo dar una advertencia efectiva

Las advertencias son una excelente forma de poder abordar problemas de comportamiento en niños y adolescentes de todas las edades. Es una herramienta efectiva y poderosa que los padres deben aprender a manejar y que la armonía del hogar sea mucho más tranquila.

Para poder dar una advertencia efectiva es tan fácil como contar del 1 al 3. Tendrás que animar a tus hijos a hacerte caso antes de que llegues al tres porque si no lo hacen tendrán una consecuencia negativa. Antes de empezar a contar deberás decirles cuál es la consecuencia que habrá y qué comportamiento esperas que hagan. Una vez que los niños comiencen a entender la dinámica de la disciplina de una sola advertencia, cuando la apliques nunca llegarás al 3 porque los niños sabrán qué viene después.

Es muy importante que siempre que apliques la técnica de la advertencia efectiva contando del 1 al 3, si has llegado al 3, apliques de forma consistente la consecuencia negativa, porque en el caso de que no lo hagas tus hijos no tendrán en cuenta lo que les dices, porque no cumples con tu palabras. En otras palabras, si cuando les amenazas no cumples con lo dicho, pederás toda tu credibilidad como padre o madre.

Las consecuencias negativas deberán ir acompañadas en magnitud con el comportamiento que no ha realizado. Por ejemplo, si no ha hecho la cama por la mañana no podrá ver la televisión mientras desayuna. Las consecuencias deben pensarse en el momento y teniendo en cuenta la personalidad e intereses de un niño. No todas las consecuencias sirven para todos los niños, y tendrás que pensar qué consecuencias pueden afectar más a tu hijo en un momento determinado. También cabe destacar que cuando los niños van creciendo y cambiando sus intereses, las consecuencias también tendrán que ir cambiando con ellos.

La técnica de contrar del 1 al 3

Esta técnica tiene un concepto fácil de entender: dar instrucciones de forma efectiva para dejar de discutir y lograr que los niños cumplan con un comportamiento adecuado. Cuando los niños no siguen las instrucciones, los padres comienzan a contar. Si el niño no ha cumplido cuando el padre alcanza el número tres, se le da una consecuencia negativa , como el tiempo de espera o dejarle sin televisión un rato .

Por supuesto, cuando los niños muestran cierto comportamiento, como el comportamiento agresivo, no tienen tres oportunidades de golpear antes de que se les conceda un descanso. En cambio, esos comportamientos resultan en una consecuencia automática. Esta técnica ayuda a los padres a hacer que las consecuencias sean más efectivas a la vez que reducen el comportamiento manipulador, como acudir al llanto.

Ejemplos para usar la técnica

Son muchas las opciones que te puedes encontrar en tu día a día para utilizar la técnica de la advertencia contando del 1 al 3, pero a continuación vas a ver algunos ejemplos para saber cuándo puedes utilizarla y cómo:

  • Si no recoges tus juguetes ahora llegaremos 30 minutos más tarde al parque
  • Si no te piensas ahora irás a la escuela despeinado
  • Si no haces la cama antes de desayunar no podrás ver la televisión mientras desayunas
  • Si no apagas el videojuego ya no podrás volver a jugar con los videojuegos durante 24 horas

Solo con un recordatorio basta

Entonces, a partir de ahora, con un solo recordatorio tendrá que ser más que suficiente para cambiar el comportamiento de tus hijos. Dependerá de tu hijo/a cambiar el comportamiento y le estarás dando cierto control de la situación por lo que se sentirá con mayor responsabilidad para hacerte caso a la primera. Sabrá que si no tiene el comportamiento deseado tendrá una consecuencia negativa y solo su decisión le llevará al buen comportamiento o a la consecuencia negativa.

De esta manera evitarás las luchas de poder y no será necesario discutir con los niños para que hagan las cosas que corresponden. Por esto es tan poderoso decirles a los hijos las consecuencias que tendrán si no cumplen con las normas. Eso sí, es muy importante que lo tengan claro desde un principio y así con un solo recordatorio ellos tendrán la oportunidad de asumir la responsabilidad de su propio comportamiento.

Recuerda que si ni aplicas las consecuencias, las advertencias no serán efectivas. Las posibles consecuencias pueden incluir cosas como el tiempo de espera o la pérdida de privilegios. Es importante recordar que si tu hijo está teniendo un comportamiento agresivo la consecuencia tendrá que ser automática e inmediata, como el tiempo de espera y después reflexionar y pedir disculpas.

Las recompensas también son efectivas

Si tus hijos comienzan a tener un buen comportamiento no es necesario centrarse siempre en consecuencias negativas y puedes reforzar su conducta con recompensas o consecuencias positivas. Por ejemplo, si a tu hijo arregla su habitación toda la semana, podrá escoger una actividad familiar para realizar en el fin de semana.

Recuerda que para que todo esto sea efectivo:

  • Nunca repitas más de una vez la orden
  • Dale a los niños 5 segundos antes de que cumplan la normal
  • Ofrece consecuencias razonables
  • Usa un tono tranquilo
  • No pierdas los nervios
  • Utiliza un sistema de puntos o de recompensas (sistema de economía de fichas) al mismo tiempo

¡Todo irá mucho mejor!

 

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.