Dientes de leche y caries

 

caries

Uno de los problemas que surgen en la primera infancia es la salida de los dientes. Los “brotes dentarios” suelen ser los causantes de llantos y fiebres sin explicación que nos angustian con frecuencia. Cuando el diente está preparado para salir la encía suele inflamarse y el bebé puede babear más y encontrarse irritable e inquieto.
La salida o “erupción” de los “dientes de leche” suele empezar generalmente a los seis meses de edad acabando aproximadamente a los dos años y medio, aunque es completamente normal que a un niño con 9-12 meses todavía no le haya salido ningún diente y resulta muy llamativo ver a bebés de pocos meses de edad con caries en los dientes de leche, ¿a qué es debido? Vamos a intentar resolverlo.
bebe2

¿La caries es “hereditaria”?

La aparición de la caries no se produce solo por un factor, sino que está asociada a varios factores: exceso de azúcares en la dieta, mala higiene oral, el tipo de bacterias presentes en la boca y la susceptibilidad de la persona. Así que sí que existe cierto factor “hereditario”. Los dientes al salir lo hacen “limpios de bacterias”, por ello si los demás factores se eliminan disminuiremos la posibilidad de que aparezcan las caries.

Limpiar los dientes del bebé

Podemos decir que la higiene bucal del bebé es la gran desconocida de la crianza y en muchos casos por desconocimiento o miedo a dañar al bebé terminamos por no hacer nada.
Cuando salen los primeros dientes se pueden limpiar con ayuda de una gasa, mas tarde, cuando salgan los molares se puede empezar a utilizar un cepillo dental adecuado a la edad del bebé. A partir de los tres años de edad podrá empezar a utilizar pasta de dientes, específica para niños, en pequeña cantidad. Los primeros años debes ayudar a tu hijo a limpiarse los dientes. Hacia los 5-6 años el niño ya será capaz de realizar él sólo el cepillado, pero aun y así, deberás seguir vigilándolo, sobre todo en el cepillado nocturno. Los dientes del niño, igual que los del adulto, deben limpiarse después de cada comida y siempre antes de acostarse.
Cepillarse los dientes requiere de una cierta habilidad, actualmente en todos los colegios e incluso en las guarderías, acuden especialistas que dan charlas y ayudan a los niños a aprender los movimientos adecuados que deben realizar con el cepillo. Cuando llegue el momento del cepillado intenta que repita lo aprendido ese día en el cole y alaba lo bien que lo hace, para reforzar la enseñanza.

Prevenir las caries en los bebés

Como os decía antes los dientes nacen limpios de bacterias, las primeras bacterias que llegan a la superficie del diente permanecen allí toda la vida. Si tú eres una persona con tendencia a padecer caries tendrás unas bacterias cariogénicas (capaces de formar caries). Las bacterias se transmiten por la saliva, y gestos tan frecuentes como el limpiar el chupete de tu hijo chupándolo tú, probar el biberón para ver si está caliente, probar la comida con la misma cuchara de tu hijo o darle besos en los labios favorecerá que tus bacterias productoras de caries lleguen hasta los dientes de tu hijo.

  • Si puedes dale Lactancia Materna. Esta ofrece grandes beneficios para el correcto desarrollo de la musculatura y de las estructuras de la boca, evitando las probabilidades de maloclusiones (cierre incorrecto de la dentadura) tempranas. Además, por su composición la leche materna previene el desarrollo de caries.
  • No existe evidencia científica sobre que la Lactancia Materna prolongada sea causa de caries, mito bastante extendido. Pero si se sabe que existe una “relación inversa” entre el tiempo de lactancia y los hábitos bucales “nocivos” por lo general, cuanto más tiempo son alimentados al pecho los bebés, menos se chupan el dedo o recurren a chupetes
  • Procura que el bebé no tome alimentos o bebidas excesivamente azucarados. Mejor frutas y zumos naturales.
  • Evita los dulces y las “chuches”
  • No acuestes al bebé con el biberón por la noche o durante la siesta, mantener el biberón en la boca con líquidos azucarados causará un exceso de azúcar en la boca del bebé, que será un excelente caldo de cultivo para las bacterias.
  • Nunca ofrezcas al bebé el chupete mojado en azúcar o líquidos azucarados, la explicación es la misma que la anterior.
  • Es importante que el bebé empiece a beber en una taza o vaso en lugar del biberón, pero cada niño está preparado a una edad diferente.
  • Mantén una correcta higiene bucal del bebé, al principio la realizarás tú, pero según se vaya haciendo mayor lo hará él solo, procura asegurarte de que lo hace y de que lo hace correctamente. No debe ser algo “negociable”.
  • Lleva al bebé al dentista. Pide una cita y tras la revisión concreta planifica las siguientes visitas. Pide al odontólogo que te explique las necesidades de tu bebé según su edad y el estado de sus dientes.
  • Si observas alguna lesión en los dientes del bebé no lo dejes pasar y consulta con el especialista.
  • Solicita información sobre la necesidad de fluor de tu bebé. Generalmente en los colegios se realizan campañas de fluorización, pero si no es así consulta sobre las necesidades al respecto de tu bebé y donde acudir para realizar la fluorización.

La boca de nuestro bebé debe desarrollarse en las mejores condiciones y empezar previniendo la caries es algo esencial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *