El frío no enferma, deja que jueguen al aire libre

Los niños pueden jugar fuera en invierno

En nuestro país, la (errónea) creencia de que el frío nos enferma sigue siendo muy fuerte. En realidad, ocurre exactamente lo contrario: los niños que juegan al aire libre incluso en invierno (bien cubiertos, por supuesto) son más saludables. Incluso en tiempos de Covid.

No es es el frío lo que nos hace enfermar, son las bacterias y los virus que circulan y proliferan especialmente en ambientes cerrados y con gente. Así es como gracias a los estornudos, la tos y el intercambio de fluidos corporales como la saliva, los gérmenes y virus pueden pasar fácilmente de una persona a otra.

No hace falta decir que estar al aire libre y jugar al aire libre incluso en invierno es una buena idea precisamente porque en estas condiciones hay menos posibilidades de entrar en contacto con patógenos, ya que la circulación del aire hace que su concentración sea muy baja.

Además, jugar al aire libre ayuda a enfermar menos también gracias a la producción de vitamina D que nuestro cuerpo es capaz de sintetizar con la ayuda de los rayos del sol. De acuerdo con un estudio del Departamento de Pennsylvania Health, jugar al aire libre a bajas temperaturas aumenta el sistema inmunitario de los niños y los adultos.

Esta es la razón por la que los niños que juegan al aire libre, incluso en invierno, tienden (estadísticamente) a enfermarse menos. Evidentemente, es importante mantener la distancia y cumplir con todas las normativas anti Covid.

ropa de invierno niños abrigo guantes gorro

Ropa adecuada en invierno

Cuando hablamos de jugar al aire libre no nos referimos a salir de cualquier forma. Jugar en el frío implica cierto tipo de ropa.

Es importante prestar atención a las zonas más sensibles del cuerpo como las orejas, la cabeza y la garganta. Los accesorios invernales indispensables son el propio pelo, una bufanda y unas buenas orejeras. También es útil una chaqueta abrigada, a poder ser cortavientos e impermeable para evitar que la humedad penetre en el cuerpo.

Los niños deben vestirse von capas al estilo cebolla para que puedan cubrirse de la manera correcta en función de la actividad que estén realizando y la temperatura real a la que estén expuestos. Que puedan ponerse o sacarse capas según la temperatura que vaya haciendo.

Otros beneficios de jugar al aire libre incluso en invierno

Jugar al aire libre incluso a bajas temperaturas tiene varios beneficios y no solo para la salud. El paisaje invernal, preferiblemente con nieve, ofrece a los niños nuevos estímulos en comparación con el de primavera o verano: hojas caídas, hierba oscura, hielo o incluso nieve.

Los más pequeños tienen la oportunidad de descubrir y jugar con nuevos elementos naturales y ejercitar su cuerpo de diferentes formas.

La ventaja de estar expuesto al sol y producir vitamina D les ayuda no solo a mantenerse en forma física, sino también a su estado de ánimo. Aumenta la serotonina en el cerebro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.