En bebés prematuros, la voz de la madre les ayuda a calmar el dolor

madre con bebé prematuro

Según un estudio reciente, la voz de una madre tiene el mismo efecto en los bebés prematuros que los analgésicos, por tanto, les calman el dolor.

Desde que están en el útero, los bebés aprenden a reconocer la voz de la madre y, precisamente esa voz, parece poder aliviar su sufrimiento. Así lo confirma un estudio llevado a cabo por el equipo de la Universidad del Valle de Aosta, en colaboración con la Universidad de Ginebra y la USL Valle de Aosta, yque ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

La investigación, que tomó una muestra de un grupo de bebés prematuros, mostró que escuchar la voz de la madre mientras los bebés se sometían a algunas prácticas médicas necesarias, limitaba sus efectos dolorosos o más bien limitaba su percepción del dolor.

Tiempo de incubadora y pruebas…

Los bebés prematuros a menudo se dejan un tiempo en una incubadora y se someten a procedimientos médicos de rutina durante varias semanas, que en algunos casos pueden ser dolorosos. Yo misma soy seismesisna, así que tue que estarme tres meses en la incubadora, y en aquella época aún poco se sabía del efecto de la voz de la madresobre los bebés prematuros. Ahora, gracias a la ciencia y a los avances etecnológicos, se pueden saber muchas más cosas que antes, y se pueden usar para mejorar el bienestar de las personas. ¿Quién iba a pensar que una voz tendría efecto analgésico sobre otro ser vivo? Pues así es, y ahora ya está comprobado. La voz de lu madre puede ayudar a aliviar su sufrimiento, tal como se descubrió este estudio. No el sufrimiento en general si no el que tiene relación con el dolor.

Estudio sobre la voz de la madre en niños prematuros

Para comprobar el potencial de la voz de la madre frente al dolor, los científicos siguieron a 20 bebés prematuros hasta el hospital Parini en Aosta pidiendo a las madres que estuvieran presentes durante el análisis de sangre diario, que se realiza extrayendo unas gotas del talón. Esta prueba puede resultar un tanto dolorosa para los recién nacidos.

Como dijo la Dra. Manuela Filippa, investigadora y autora principal del estudio:

«Centramos este estudio en la voz materna, porque en los primeros días de vida es más difícil que el padre esté presente, debido a las condiciones laborales que no siempre permiten días de descanso.»

madre con bebé prematuro

Los resultados del estudio

El estudio se realizó en tres fases durante tres días, con el fin de tener una comparación entre los diferentes escenarios posibles: una primera inyección se administró en ausencia de la madre, una segunda con la madre hablando con el niño y una tercera con la madre, esta vez cantándole al niño. No se hacía de la misma forma siempre si no que era un orden al azar de las 3 condiciones posibles.

Para evaluar el sufrimiento de los más pequeños, el equipo investigador utilizó el Pretérmino Infant Pain Profile (PIPP), que establece una cuadrícula con puntuaciones que van de 0 a 21 para las expresiones faciales y parámetros fisiológicos (frecuencia cardíaca, oxigenación, etc.). Las reacciones de los pequeños son una miestra de  las sensaciones dolorosas del niño, no pueden hablar pero sí expresarse, y si sabemos cómo se expresan podemos identificar qué les ocurre.

La clave es la oxitocina

Los resultados fueron significativos: si la madre hablaba con el bebé durante el doloroso procedimiento, sus señales de angustia disminuían y al mismo tiempo aumentaba el nivel de oxitocina. Por lo tanto, mejoraba el control general del dolor en los niños.

«Rápidamente recurrimos a la oxitocina, la llamada hormona del apego, que estudios previos ya habían relacionado con el estrés, la separación de las figuras de apego y el dolor.» Usando una muestra de saliva indolora antes de que la madre hablara o cantara y después del pinchazo en el talón, el equipo de investigación encontró que los niveles de oxitocina aumentaron de 0.8 picogramos por mililitro a 1.4 cuando la madre les hablaba. En términos de oxitocina, este es un aumento significativo.

La investigación básicamente demuestra algo que ya podíamos adivinar: lo importante que es que los padres de bebés prematuros siempre puedan estar a su lado en el hospital, considerando que estos bebés están sometidos a un estrés intenso desde el nacimiento. Una presencia que, como vemos en el estudio y aunque sea en una muestra pequeña, tiene un impacto en su bienestar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.