Enseña a tu bebé a dormir en una semana, ¡o menos!

enseñar a dormir al bebé

Mi hijo siempre fue un bebé de poco dormir y por tanto tanto yo como mi pareja nos convertimos durante algunos meses en los típicos “padres-zombies”. Ahora que es mayor duerme mejor, pero siempre será un niño madrugador, con pocas horas de sueño le es más que suficiente, pero recuerdo cuando era bebé y la pesadilla que fue enseñarle a dormir. Al principio me parecía todo muy complicado y cuando llegaba la noche era como un reto, pero luego descubrí que es más fácil de lo que nos pensamos.

Los bebés duermen lo que necesitan, somos los padres los que entramos en estado de ansiedad cuando vemos que nos pocas horas de dormir y que en breve habrá que madrugar para ir a trabajar. Pero un bebé no se debe adaptar a tus horarios para descansar, te guste más o menos, eres tú el que se debe adaptar a sus horarios y a sus necesidades. Es más, tu bebé necesita seguridad y tranquilidad cada día para poder disfrutar del sueño.

Durante los primeros días de vida de un recién nacido te centrarás en lo que es mejor para el bebé y las noches sin dormir parece que es algo que debe ocurrir. Pero cuando tu bebé tenga varias semanas y todo siga igual, cuando en el tercer mes sigas durmiendo mal… entonces ya no sabrás que es eso de no estar cansado.  Pero debes saber que hay bebés (el mío no fue uno de ellos) que empiezan a dormir durante toda la noche cuando llegan  a los 4 meses, pero hay que enseñarles a hacerlo con todo el amor y cariño.

enseñar a dormir al bebé

Hay que evitar lo que muchos padres hacen sin querer, y es que pueden incluirles malos hábitos de sueño que harán que los pequeños tengan malos hábitos de sueño que podrán continuar durante muchos años. Si tu bebé tiene 6 meses y parece un ave nocturna, entonces tendrás que saber que nunca es demasiado pronto (ni tarde) para enseñar habilidades de sueño. ¿Quieres saber qué me funcionó a mí con mi pequeño búho? No pierdas detalle porque lo último que harás es que tu bebé llore demasiado o lo pase mal, y todos tendréis mejores horas de sueño. Sólo necesitarás paciencia y una semana (o quizá menos).

La importancia de las rutinas

Si quieres que tu hijo sepa que debe dormir por la noche deberás hacerle entender cuándo es el mejor momento para dormir y eso sólo se conseguirá haciendo unas rutinas cada día. Muchos bebés tienen los días y las noches mezclados porque duermen siestas diurnas y nocturnas de la misma duración y se despiertan únicamente para satisfacer sus necesidades básicas. Pero a los bebés se les puede enseñar las diferencias entre el día y la noche desde el primero momento.

Coloca la cuna cerca de una ventana para despertarle con los rayos del sol que entrarán gracias a tener la persiana levantada (pero que no le dé nunca el sol directamente). La luz natural ayudará a los bebés a organizar sus ritmos circadianos. Las siestas durante el día tendrán que ser con las ventanas subidas y con el ruido habitual de la casa. Si se despiertan de una siesta en la luz del día sabrán que es hora de despertar, si se despiertan por la noche con la oscuridad, aprenderá a que debe volver a dormir.

enseñar a dormir al bebé

Por las noches necesitarás incluir rituales tranquilos antes de meterle en su cuna, tendrá que ser unas rutinas muy específicas. Dale la cena, ponle el pijama y después de cantarle una canción o contarle un cuento métele en su cuna con las luces apagadas.

Diferenciar la noche y el día

En el punto anterior te comento algunas formas de que tu bebé diferencia la noche del día pero hay más. En las tomas nocturnas es necesario que le alimentes sin estímulos, con las luces bajas para que sea relajante. Durante las comidas del día puedes hacer que tenga más actividad, haciéndole cosquillas en los pies, cantándole canciones, etc. Así el bebé empezará a notar la diferencia entre las tomas durante el día y las tomas durante la noche.

Ponle en la cuna mientras aún está despierto

Es muy importante que cuando vayas a acostar a tu hijo en su cuna nunca lo hagas cuando ya está totalmente dormido, porque entonces cada vez que se despierte por la noche querrá que le hagas lo mismo y querrá que le duermas del todo. Si le duermes tú no será capaz de aprender a dormirse solo, pero esto no quita que no puedas darle cariños, abrazos, amor y cantarle canciones siempre.

enseñar a dormir al bebé

Después de las rutinas de cada noche, puedes abrazarle, cantarle, contarle un cuento, estar a su lado un rato… pero es muy importante que le pongas en su cuna mientras él aún está despierto. Es posible que las primeras veces llore pero sólo tendrás que estar a su lado y decirle que mamá estará a su lado todo el tiempo, pero deja que se duerma solo. Debes tener en cuenta que debes cumplir todas sus necesidades para que no disminuya su sensación de seguridad, no le duermes simplemente estás a su lado cuando llora, le calmas y te marchas, pero no enciendas la luz, ni tampoco le saques de la cuna.

Los bebés aprenden a aguantar

Si cedes alguna vez y le dejas que se duerma en tu regazo, o le coges de la cuna cuando llora para dormirle y que se calme, debes saber que los bebés recordará que sus llantos producen resultados y llorará más y con más intensidad para conseguir su propósito que es que tú le duermas. Es importante que cuando tu bebé proteste alargues un poco el tiempo de respuesta en un par de minutos hasta que sea capaz de dormirse por sí mismo.

enseñar a dormir al bebé

cute sleeping baby

Verás como con mucho cariño y amor, tu bebé querrá sus rutinas antes de irse a la cama pero cuando sea el momento de dejarle en la cuna, sabrá que ahora es el momento de dormir hasta la siguiente toma… y se dormirá él solo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *