Enseña a tu hijo a manejar las emociones de todo tipo

Las emociones nos pueden hacer sentir bien y mal dependiendo de las circunstancias o cómo nos encontremos. Las emociones son todas necesarias, para entenderlas mejor se clasifican en emociones positivas o negativas. Lo principal es que los niños entiendan que las emociones son necesarias y ellas son las que nos dicen si estamos bien o si estamos mal en situaciones determinadas.

Cuando se aprende a reconocer las emociones y a manejarlas, se pueden buscar soluciones para encontrar de nuevo el equilibrio emocional.

La importancia del control emocional en las personas

Para tener un buen control emocional es necesario también aprender otras habilidades como la comprensión y la empatía, cualidades que los niños con alta inteligencia emocional dominarán perfectamente. La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer efectivamente los sentimientos en uno mismo y en los demás, para expresar y regular adecuadamente estos sentimientos, y usarlos de manera efectiva para guiar los pensamientos y el comportamiento de uno hacia un objetivo deseado.

Los padres deben ser expertos en estas áreas para ayudar a sus hijos (y a nosotros mismos) a interactuar con los demás de manera más efectiva, fomentar las relaciones sociales más sanas y fuertes y ayudar a los niños a manejar situaciones emocionalmente difíciles al pensar y comportarse de manera que ayuden a disminuir los niveles de estrés y reforzar su propia salud mental.

Para conseguir esto, es necesario conocer algunos pasos para que tus hijos sean emocionalmente inteligentes y que sean capaces de gestionar y manejar todo tipo de emociones, tanto la alegría más extrema como la ira más grande. ¿Cómo conseguirlo? No pierdas detalle.

Enseñar a los niños al control emocional

Enseña a tus hijos a regular las emociones a través de las acciones

Los niños deben aprender el ‘por qué’ y el ‘cómo’ de las cosas. Esto es mejor que decirles únicamente qué tienen que hacer. En este sentido cuando le digas a tu hijo que tiene que hacer y qué esperas de él, también debes tener en cuenta explicarles el por qué debe hacerlo y cómo tiene que hacerlo, así, además de comprenderlo tendrá las herramientas para poder cambiar su comportamiento.

Esto les proporciona ejemplos concretos de lo que significa regular sus emociones, por lo que es más probable que puedan aplicarlo en situaciones de la vida real. Por ejemplo si estás trabajando en el ordenador toma un descanso cuando algo no va bien, así tus hijos aprenderán a hacer lo mismo cuando se sientan frustrados: tomarán un descanso para reflexionar sobre lo que le ocurre y encontrar la mejor solución a la situación en concreto.

Para ser más explícito y que tu hijo lo entienda mejor a través de tu ejemplo puedes decirle algo como: “Me estoy enfadando un poco porque mi cerebro no tiene buenas ideas en este momento”. Creo que daré un paseo rápido para calmarme, y luego podré volver a intentarlo más tarde”. Recuerda que tu ejemplo y tus acciones son la mejor enseñanza que puedes darle a tus hijos, más incluso que únicamente las palabras.

Enseña a que tiene que buscar apoyo cuando lo necesite

Es importante que enseñes a tus hijos a que está bien que busquen ayuda y apoyo cuando las cosas nos incomodan o no podemos manejarlas bien. Esto también les ayudará a ser más hábiles a dar apoyo y ayuda cuando otras personas de su entorno cercano lo necesitan.

Por ejemplo, un día puedes pedirle un abrazo a tu hijo y decirle algo como: “Hoy me siento un poco triste, ¿me puedes dar un abrazo para que me sienta mejor?”. También puedes darles tú un abrazo a tus hijos cuando estén tristes o enfadados para reconfortarle emocionalmente y que se sientan mejor.

Otra idea estupenda para buscar apoyo y ayuda en los demás, es enseñar a los hijos a resolver los problemas de forma conjunta. Puedes decirle algo como: “Me siento triste ahora porque no queda el aparato que quería en la tienda, ¿qué podría hacer para sentirme mejor?” Así le das a tu hijo la oportunidad de pensar una idea creativa y que encuentres una forma de estar mejor gracias a su ayuda.

Enseña a tus hijos a identificar las emociones

Para poder identificar las emociones hay que ponerles nombre y además, entender las relaciones complejas que pueden tener con las situaciones concretas que vivimos día tras día. En lugar de enseñar las emociones como la felicidad, la tristeza, el miedo o el enfado, es mejor ayudar a los hijos a comprender estas emociones y a cómo varían de intensidad cuando se mezclan con otras emociones (como cuando se siente decepción cuando se combina la tristeza y la desilusión).

Esto ayudará a los niños a que identifiquen mejor las emociones en ellos mismos y en los demás, y en consecuencia, les permitirá utilizar estrategias más específicas para manejar estas emociones.

Las acciones tienen causa y efecto

Es necesario enseñar a los niños a identificar cuándo dónde algunas estrategias de control emocional pueden ser efectivas y en otras ocasiones, no son apropiadas.  Por ejemplo, dar un paseo y no asistir a una clase que no les guste particularmente puede meterle en problemas, pero podría planear hacer algo que los ponga de buen humor antes de ese momento o hacer algo agradable después de esa clase.

La comunicación interpersonal debe ser eficaz

Para poder tener éxito en las relaciones interpersonales, ya sea en familia o en amistades, se debe tener en cuenta que siempre pueden existir conflictos en las relaciones. Los niños deben tener las habilidades necesarias para tener una buena comunicación interpersonal. La mayoría de estas habilidades se aprenden mediante la observación y, como padres, puedes enseñarles dando un buen ejemplo de relaciones interpersonales con otros.

Hay algunas habilidades interpersonales efectivas que puedes realizar en tu vida diaria y además, enseñar a tu hijo gracias al ejemplo:

  • Tener habilidades de escucha activa en las conversaciones
  • Expresar tu punto de vista de forma asertiva
  • Tener buena empatía con los demás
  • Escuchar las propias necesidades
  • Participar en estrategias adecuadas de resolución de conflicto para tener resultados aceptables en los desacuerdos sin hacer daño a otras personas

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.