¿Es necesario cortar el frenillo lingual al bebé?

El frenillo lingual es una fina y pequeña membrana que une la lengua al paladar. Algunos bebés nacen con esta membrana demasiado corta y tirante, provocando que la lengua no pueda realizar sus funciones de forma correcta. Esta disfunción se llama Anquiloglosia, que quiere decir que la lengua se encuentra atada a la parte baja de la boca. El frenillo lingual puede causar problemas a la hora de la lactancia, ya que el bebé presenta dificultades para agarrar bien el pecho.

Aunque no todos los pediatras son partidarios de intervenir el frenillo, hay un alto porcentaje de facultativos que recomiendan la intervención en los primeros meses de vida del bebé. Por lo que si observas que tu bebé tiene dificultades para amamantarse, no dudes en comentárselo a tu pediatra. También es posible observarlo a simple vista cuando el bebé llora, se ve claramente como la membrana ata la lengua.

La decisión de intervenir al bebé, siempre será cosa de los padres y las madres. En muchos casos, este problema se soluciona naturalmente pasados unos meses, pero no siempre es así. Por lo tanto, debes saber todas las consecuencias que el frenillo lingual puede tener para el futuro de tu hijo.

Consecuencias de la Anquiloglosia o frenillo lingual

  • Dificultad a la hora de alimentarse: El recién nacido que presenta esta disfunción, tiene dificultad para la correcta succión en el pecho. Por lo que posiblemente será más complicado establecer una lactancia materna satisfactoria. Además, también puede ser un problema a la hora de comenzar con la alimentación complementaria. El bebé puede hacer movimientos raros con la boca, tardará mucho más tiempo en comer pudiendo incluso rechazar la comida. Incluso puede tener dificultades para tragar.
  • Problemas en el habla: El frenillo lingual provoca que la lengua no pueda realizar sus funciones. Una de esas funciones es el habla. Si la lengua no puede moverse, el niño tendrá dificultad para balbucear. Incluso es posible, que la frustración por no poder articular sonidos provoque que el niño se retraiga y rechace hablar. Dificultando de forma importante un correcto desarrollo.

  • Pronunciación incorrecta: Seguramente conoces alguna persona que pronuncie incorrectamente algunos fonemas como la erre, la ce, la de o la ele. Esto es debido a que el frenillo impide que la lengua pueda levantarse hacia el paladar.

¿Como se corta el frenillo?

La intervención para eliminar la anquiloglosia es realmente rápida y sencilla. Es una cirugía menor que no requiere de hospitalización, ni puntos de sutura. El cirujano realiza un pequeño corte con unas tijeras esterilizadas, sin necesidad de anestesia. Simplemente, aplicará presión con una gasa previamente empapada en una solución antiséptica para que no sangre. La propia saliva actuará como cicatrizante y a los pocos minutos podrás llevarte a tu bebé y amamantarle de forma correcta.

¿Es necesario realizar la intervención?

Como comentaba antes, la decisión deben tomarla los padres siempre teniendo en cuenta las recomendaciones pediátricas. Es normal que te de pena tener que intervenir a tu bebé siendo aun tan pequeño. Pero es importante que valores las consecuencias que pueden aparecer a corto y medio plazo. Con un pequeño corte muy rápido y a penas indoloro, podrás evitar males mayores.

Piensa que el frenillo no influye solo en la alimentación de tu hijo, quizá eso lo puedas solucionar a base de biberones y paciencia. Pero un problema en el habla es mucho más difícil de solucionar. Cuando tu hijo o tu hija sea mayor, pasar por una cirugía puede ser mucho más traumático, aun siendo una intervención menor. En cambio, cuando son bebés no tienen que pasar por la angustia de saber que va a pasar. No tendrán ese momento en su recuerdo, por lo que no será traumático.

En cambio, llegar al colegio y relacionarse con otros niños cuando tienen una dificultad en el habla, puede ocasionar problemas en la autoestima de tu hijo. Por lo tanto, si observas que tu bebé tiene el frenillo demasiado cerca de la punta de la lengua, coméntalo con tu pediatra para que juntos podáis tomar la mejor decisión. Siempre en beneficio del pequeño.


Categorías

El bebé

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.