¿Es útil la ecografía morfológica?

las ecografías en el embarazo

Las ecografías constituyen algunos de los momentos más emocionantes del embarazo, tanto por su valor diagnóstico, como por la posibilidad de ver a tu bebé moverse y crecer en tu interior.

Una ecografía es una técnica no invasiva, basada en ultrasonidos, que permite ver órganos y estructuras dentro del cuerpo. En el caso de las embarazadas se usan para examinar al bebé dentro del útero materno, proporcionando información muy valiosa sobre el bienestar, posición, edad o peso de tu bebé. Además permite determinar la situación de la placenta y la calidad y cantidad del líquido amniótico, así como posibles complicaciones o anomalías que puedan afectar a tu embarazo.

En un embarazo normal se suelen realizar tres ecografías:

La primera alrededor de  las 12 semanas. En ella se confirma el embarazo, se determina el número de bebés y la edad gestacional y se realiza el Triple screening (prueba de cribado que mide el riesgo de que tu bebé padezca ciertas anomalías).

La segunda (ecografía morfológica) se realiza alrededor de las 20 semanas. En ella se analizan las características morfológicas del bebé para saber si se está desarrollando con normalidad.

La tercera se realiza alrededor de las 34 semanas para comprobar el estado de tu bebé, del líquido amniótico y de la placenta.

La ecografía morfológica: qué es y para qué sirve.

Ecografía morfológica

La ecografía morfológica, permite valorar si tu bebé se está desarrollando dentro de los parámetros adecuados. En ella se analiza la anatomía y biometría de los órganos de tu bebé.

Se realiza entre las 20 y las 22 semanas  ya que esta es una edad gestacional  óptima para poder valorar la morfología del bebé: En edades más tempranas, los órganos pueden no haber terminado de formarse o ser aún de tamaño muy pequeño para verse con claridad y, en edades más tardías, la calidad de imagen puede verse disminuida. Además, a esas alturas del embarazo, si se diagnostica alguna malformación, los padres aún están tiempo de poder decidir si continúan o no con el embarazo. Más allá de las 22 semanas, la ley solo contempla la interrupción del embarazo en casos muy concretos.

¿Qué información nos proporciona la ecografía morfológica?

La ecografía morfológica es la prueba con la que se valora que tu bebé tenga todos sus órganos y huesos bien desarrollados con respecto a su edad gestacional. Se realiza un estudio anatómico completo en el que se comprueba que los órganos funcionen con normalidad, que sus extremidades están bien formadas, la columna bien alineada, que el perfil de la cara sea normal y que tenga todos los dedos de manos y pies. También se estudia la biometría tomando medidas del diámetro de la cabeza, longitud del fémur y del húmero, pliegue nucal, etc, que se comparan con tablas de percentiles, y permiten comprobar que el crecimiento de tu bebé es el adecuado.

Además de las características anatómicas, se miden otras cosas importantes como la localización de la placenta, la inserción del cordón umbilical en la misma, cantidad de líquido amniótico, longitud del cuello del útero o la circulación sanguínea a través de las arterias uterinas. Todos estos parámetros nos van a proporcionar información sobre cómo puede transcurrir el embarazo. 

¿Cuál es la precisión de la prueba?

Pareja en la primera ecografía

Se calcula que con esta ecografía se pueden detectar un 88,3% de las malformaciones mayores del sistema nervioso, un 84% de las renales y un 38% de las relacionadas con el corazón y los grandes vasos sanguíneos. Sin embargo, también hay algunas limitaciones que pueden dificultar la capacidad diagnóstica de la ecografía: Una madre obesa, gases intestinales, miomas uterinos, la posición del bebé, la resolución del ecógrafo o la experiencia de quien realiza la prueba, pueden ser determinantes en la calidad de la información que proporciona la ecografía.

Pero no todo van a ser medidas y diagnósticos. Esta ecografía también puede resultar muy emocionante ya que, si lo deseas,  podrás conocer el sexo de tu bebé. Además es una ecografía que dura bastante tiempo y en la que podrás ver durante un buen rato a tu bebé, así es que ¡relájate y disfruta de ese momento único!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *