Estos son los mejores juegos de agua para que los peques se refresquen y diviertan

Niñas bajo el agua

Para los niños el verano es sinónimo de vacaciones y diversión.  Atrás quedan las clases y las obligaciones, dando comienzo a  la temporada de playa, piscina y tiempo en familia.

El buen tiempo nos anima a realizar más actividades al aire libre y los niños pueden disfrutar de juegos que en otras épocas les son más inaccesibles. Una de las cosas de las que más disfrutan es del agua. Les encanta bañarse, tocarla y experimentar con ella. Además, el agua nos ofrece multitud de recursos para jugar y aprender de manera divertida. Por ello, os traemos algunas sugerencias de juegos y actividades para que los peques se diviertan y se refresquen.

Para los más peques de la casa

Bebé jugando con agua

Cualquier actividad relacionada con agua será un éxito asegurado entre los pequeños de la casa. Una simple palangana en la que chapotear o una par de vasos para trasvasar les proporcionará un refrescante rato de entretenimiento.

Os proponemos algunas ideas sencillas para peques y no tan peques.

Rincón sensorial-acuático

Podemos fabricarnos nuestro propio rincón sensorial  para que jueguen y experimenten libremente. Solo necesitaremos un barreño, vasos de plástico, cuenta gotas, piedras,  esponjas , estropajos…. .  Cualquier objeto que se nos ocurra con el que puedan trasvasar y trastear les encantará.

Mezcla de colores

Esta es una actividad ideal para introducirles los colores primarios y secundarios.

Con unos cuantos vasos de plástico transparente, agua y colorante alimentario, nuestro peque podrá mezclar y experimentar con los colores.

 Pintura de hielo

Hielo de colores

Con esta actividad podrán crear sus propias obras de arte y mezclar colores, a la vez que experimentan sensaciones como  frío, calor, seco o mojado. Además podemos aprovechar para explicarles los distintos estados del agua.

Necesitaremos agua, colorante alimentario, cubiteras , palitos de helado y papel para pintar. Os recomiendo que pongáis bastante colorante a la hora de preparar la mezcla para que al pintar se note mejor el trazo.

Tesoro congelado

La idea es muy parecida a la de la actividad anterior, pero en esta ocasión, los niños tendrán que ingeniárselas para rescatar los tesoros escondidos dentro de los bloques de hielo.

Solo necesitaremos congelar agua con juguetes pequeños, golosinas o frutas en su interior. Podemos usar cubiteras o recipientes más grandes y dejar que los niños los rescaten cavando, derritiendo el hielo con agua o tirandolos a la piscina. Para darle efectos más llamativos al hielo podemos agregar colorante. Una variante muy chula es poner bicarbonato en el agua y, una vez congelada, añadir vinagre lo que dará lugar a una espuma que a los peques les sorprenderá.

 Caza de tazas

Una variante casera del clásico juego de pesca. Necesitaremos un barreño, tazas de plástico, palos, cuerda y clips. Los niños tendrán que tratar de pescar las tazas enganchándolas en el clip

Piñata de verano

Para realizar esta refrescante piñata utilizaremos globos de colores. Algunos los llenaremos solo con agua y en otros , además del agua, introduciremos juguetes o alguna golosina.  Atamos todos los globos a una cuerda y los colgamos. Los niños tendrán que ir explotando los globos y mojarse para conseguir la sorpresa.

Plástico resbaladizo

Una actividad para realizar al aire libre y siempre bajo la supervisión de un adulto. Si son varios niños será  mucho más divertida.

Necesitaremos un plástico grueso, cuanto más grande mejor, al que añadiremos agua. Opcionalmente se le puede agregar también jabón para que resbale más. Los niños solo tendrán que sentarse y deslizarse en el plástico. La única precaución es tener cuidado de que al levantarse no se resbalen.

Para niños más mayores

Juegos de agua en familia

Al igual que los más pequeños, los niños mayores disfrutarán a tope de cualquier actividad que implique mojarse. Además de los juegos que hemos visto hasta ahora, con los niños grandes, podemos introducir juegos en equipo y un poquito más complicados.

 

La esponja viajera

Para este juego necesitaremos un cubo de agua y una esponja grande. Los niños se tumban  en fila y boca arriba.  El primero de la fila debe coger, del cubo, la esponja con los pies y pasársela a los pies del segundo. Así sucesivamente hasta llegar al final. A medida que se van pasando la esponja esta irá chorreando y mojándolos.

Stop

Los niños se colocan en círculo. Uno de ellos se coloca en el centro y lanza un globo de agua al aire mientras nombra a uno de los niños del círculo. Este corre al centro y trata de coger el globo. Mientras los demás niños corren para huir de él. Si el niño que se nombró consigue coger el globo , gritará ¡ STOP ! y todos los demás tendrán que quedarse quietos donde estén. El niño que tiene el globo, sin moverse de su sitio, tratará de darle a alguno de los niños que harán todo lo posible por esquivarlo.

Los globos voladores

Colocamos a los niños en círculo y dejamos que se vayan pasando globos llenos de agua . Hay que evitar que el globo caiga al suelo. Si cae o se rompe el niño se mojará y estará de lo más fresquito.

Globos de agua

 

La sábana que tapa

Para este juego necesitamos una sábana y globos de agua de dos colores distintos. Separamos a los niños en equipos y colocamos a uno a cada lado de la sábana que habremos sujetado por los extremos. Cada equipo debe tirar globo , por encima de la sábana, al equipo contrario. Cada equipo debe intentar que los globos no exploten y recuperar el mayor número posible de globos del  equipo contrario.

Pegados por la frente

Hacemos dos equipos. Cada uno dispondrá de un cubo de lleno de agua y otro vacío colocado a cierta distancia. el juego consiste en llenar un vaso de agua y llevarlo por parejas, sujetándolo por la frente, hasta el cubo vacío.

En lugar de vasos se pueden utilizar esponjas y llevarlas en otras partes del cuerpo, por ejemplo barbilla con barbilla o barriga con barriga.

Marco Polo

Esta es una variante del juego clásico adaptado a la piscina. Son necesarios mínimo 3 niños, pero cuantos más haya más divertido será.

Todos los jugadores deben estar en la piscina. Uno de ellos (Marco) deberá tener los ojos cerrados y tratar de pillar al resto. El juego comienza  con Marco contando hasta diez para que los jugadores se dispersen. El niño que pilla deberá gritar ¡Marco! y cada vez que lo haga , el resto de jugadores deberá responder ¡Polo! para poder orientar a Marco. Si consigue pillar a algún niño este pasará a ser el nuevo Marco. El niño que se la queda podrá gritar Marco todas las veces que desee y el resto está obligado a contestar. Si algún niño no responde pasará a ser él quien tenga que pillar .

Estas son solo algunos ejemplos de actividades que se pueden realizar utilizando el agua como recurso, pero en la red podéis encontrar infinidad de ideas para pasar un verano fresco y divertido.

Y vosotros, ¿Cómo entretenéis a los peques en verano?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *