Cómo explicarle la muerte a un niño sin que suene aterrador

Sentimientos hacia la muerte

Cuando se pierde a un ser querido el sentimiento que existe en el interior es terrible y muy difícil de explicar con palabras. En muchas ocasiones puede ser una pérdida trágica e inesperada algo que puede hacer que se camine junto con el dolor muchos años. Puede ser la muerte de un padre, de una madre, de un hermano/a, de un familiar querido, de un amigo… pero cuando ocurre se cambia la forma de sentir y su recuerdo siempre estará contigo.

Con el paso del tiempo y una vez superado el duelo, el dolor se vuelve en nostalgia y aunque duele como una punzada en el corazón siempre queremos recordarle, aunque la tristeza sustituya en muchas ocasiones a los recuerdos. Durante este tiempo que dura el proceso de aceptación que va desde la pérdida hasta el momento en que se acepta lo que ha ocurrido, es necesario hablar sobre los sentimientos internos.

Hay personas (y niños) que cuando están inmersos en un gran dolor a causa de la muerte de una persona querida no siempre saben hablar sobre esta pérdida, y los que están presentes no siempre encuentran las palabras para consolar a la persona que lo necesita. Pero esto no debería ser así, es necesario aprender desde pequeños a compartir los sentimientos y a pedir ayuda cuando necesitamos que nos consuelen. Mostrar compasión y comprensión en momentos de necesidad también es algo que se debería aprender desde pequeños, todos tenemos la capacidad de empatía suficiente como para poder reconfortar a una persona que lo necesita.

Sentimientos hacia la muerte

Para los niños, hablar de la muerte puede ser igual o más de difícil que les resulta a los adultos. De hecho, algunos padres pueden hacer todo lo posible para evitar hablar de esto el mayor tiempo posible. Esto lo hacen por un intento equivocado de proteger a los hijos de la tristeza y del gran dolor que supone la pérdida de un ser querido. Pero la realidad es que si no se habla de ello, los niños no podrán procesarlo. La muerte es parte de la vida y es buena idea que los niños empiecen a entender la muerte con pequeñas “dosis” de información desde que son pequeños. Pero, ¿cómo hablar sobre la muerte con los niños para que no suene demasiado aterrador para ellos?

Encuentra los momentos adecuados para hacerlo

No es adecuado que hables de la muerte todos los días y a cualquier hora, es necesario que encuentres los momentos oportunos de enseñanza. Si hablas de la muerte a tus hijos en pequeñas dosis de vez en cuando, será más fácil hablar de una pérdida cuando ocurra de alguien querido. Las flores marchitas, los insectos muertos u otros ejemplos, pueden ser un ejemplo de cómo la muerte es parte de la vida. Las personas ancianas que conozcáis también muestran que el envejecimiento es natural, pero ser viejo no significa que no se vive. Los niños deberán hacer frente a estos sentimientos acerca de la vida y de la muerte para poder aprender a ser resilientes.

Sentimientos hacia la muerte

Responde a sus preguntas

Algunos niños están satisfechos con lo que se les dice, pero en cambio hay oros niños que pueden hacer muchas preguntas para poder entender. Si tu hijo tiene preguntas acerca de lo que ha ocurrido y te hace las mismas preguntas una y otra vez, no dudes en respondérselas, incluso si te hace las mismas preguntas una y otra vez. Pero es posible que no tengas la respuesta a todas sus preguntas, en este caso es bueno admitir que no sabes la respuesta  a la pregunta y que cuando la sepas se lo dirás. El procesamiento de la muerte puede ser muy complicado para los niños pequeños por lo que es normal que hagan preguntas para intentar comprenderla un poco mejor. En muchas ocasiones pueden preocuparse en exceso pensando que quizá algún día sus padres o hermanos también morirán. Es importante hablar sobre la muerte y contestar a sus preguntas teniendo en cuenta el nivel madurativo del pequeño.

Sé honesta ante lo que dices

Los niños en muchas ocasiones se confunden sobre qué es la muerte porque tienen información confusa. Si le dices a tus hijos cosas como: “La abuela se fue a dormir anoche y se ha despertado en el cielo”. Este tipo de frases pueden hacer que los niños sientan auténtico terror al irse al dormir porque pueden pensar que les sucederá lo mismo. En cambio si le dices algo como: “La abuela se murió anoche”, le dirás a tu hijo lo que ha sucedido exactamente.

También, si un ser querido ha estado enfermo durante mucho tiempo, es buena idea hablar sobre la enfermedad en concreto que le causó la muerte diciendo cosas como: “La abuela estaba enferma y finalmente murió a causa de ello”. Un niño pequeño puede pensar que cualquier enfermedad causa la muerte, por lo que necesita la seguridad de que lo que le pasó a su abuela era algo específico a causa de una enfermedad en concreto.

Sentimientos hacia la muerte

Respeta sus miedos

La muerte puede ser algo aterrador para los niños pequeños (pero también para los adultos). Algunos niños sienten gran ansiedad si tienen que asistir a un funeral, sobre todo si en él se ve a la persona de cuerpo presente. Es necesario identificar los sentimientos de los niños y hablar de sus miedos para reconocer qué es lo que realmente le asusta. No hay que obligar nunca a que un niño asista a un funeral, a veces es mejor una pequeña despedida privada es mejor para que los niños pequeños puedan decir adiós a una persona que era importante para ellos. Podéis pensar en hacer algo juntos para homenajear a esa persona como escribirle una carta o plantar un árbol en su nombre, así su recuerdo se mantendrá fuerte e vuestros corazones.

Estas son algunas formas para poder hablar sobre la muerte con los niños y que no suene tan aterrador para ellos. Es necesario intentar normalizar el hecho de la muerte en nuestras vidas para que después el golpe no sea tan duro ni para los niños ni para los adultos. Aunque siempre se necesitará pasar por el proceso de duelo para poder aceptar finalmente la pérdida de un ser querido.


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *