Formas de motivar a los hijos a hacer cosas

nena feliz

A veces no es sencillo convencer o motivar a los hijos para que hagan cosas en casa o las tareas de la escuela, pero el problema está en eso: se le intenta convencer a que haga algo y él se siente obligado a hacerlo. Los niños (al igual que los adultos) para poder hacer las cosas bien necesitan motivación suficiente para que les salga de dentro hacerlo. Por eso convencer a los hijos a que hagan cosas puede ser todo un reto y a que dejen de hacer otras cosas que quieren seguir haciendo puede ser aún más complicado todavía.

Pero si quieres que tus hijos mejoren su comportamiento y que empiecen a hacer las cosas que hasta hoy te cuesta mucho convencer de que hagan… Sigue leyendo, porque cosas tan necesarias como lavarse los dientes, sacar la basura, hacer los deberes u otras cosas, ya no serán nunca más un problema en casa ni un motivo de discusión.

Las recompensas o los sobornos no suelen ser una buena opción a largo plazo

Las recompensas

Parecen lo mismo pero hay diferenciarlos, de primeras puede que pienses que son muy importantes para que los niños puedan realizar las tareas que se le encomiendan de buena gana y que poco a poco creen el hábito de hacerlo sin necesidad de recompensarle (en cambio con los sobornos siempre te exigirá más y más). Pero hay que tener cuidado, en ocasiones los efectos positivos de las recompensas duran poco.

Los niños pueden tener comportamientos dependientes de las recompensas y por tanto no realizarán el comportamiento deseado si las recompensas se acaban. Es tan fácil como entender que en tu trabajo (de adulto) te dejasen de pagar por hacer tus tareas laborales, ¿irías a ir a trabajar gratis?

vida familiar

Los sobornos

El uso de sobornos son igual que con las recompensas, a corto plazo no es algo malo por ejemplo si quieres que tu hijo deje de tener una rabieta en mitad del supermercado, pero eso no va a formar el carácter de tu hijo ni tampoco le ayudará a entender que debe tener la habitación ordenada, por ejemplo.

¿Qué se debe hacer?

Es necesario que para que tu hijo se sienta motivado para hacer las cosas se sienta bien por dentro. Por eso se deberá crear el ambiente adecuado para que sienta la satisfacción por haber aprendido una nueva habilidad y por el trabajo bien hecho. Es importante que sienta la felicidad al hacer las cosas no sólo al llegar al resultado. 

Cuando un niño aprende una nueva habilidad como jugar a la peonza puede sentirse muy bien por haberlo conseguido y tendrá ganas de hacerlo y repetirlo. La sensación de dominio y de conseguir una nueva habilidad es lo que resulta más motivador.

Acepta sus imperfecciones y sus ritmos

La mayoría de los niños pequeños disfrutan de hacer las tareas si no se las imponen y sobre todo, si no les presionas para que las hagan bien o para que las hagan rápido. Es muy triste ver a los niños de 3 años perder el amor o las ganas de hacer algo sólo por miedo a la reacción de sus padres. A veces, un niño que quiere aprender a vestirse por sí mismo puede desistir de hacerlo cuando sus padres son demasiado exigentes o siempre tienen prisa… no verá la oportunidad para hacerlo bien. El niño necesita tiempo y paciencia por parte de los padres para aprender nuevas habilidades.

niña de dos años

En las tareas que sí les gusta hacer…

Si quieres que tus hijos se sientan motivados para realizar las tareas deberás asegurarte de que alabas su esfuerzo más que el resultado final y que si necesita ayuda se la prestes… pero no lo hagas por él sólo porque tienes prisa o porque se te está agotando la paciencia. Además, si en casa hay tareas que a tu hijo le gusta realizar, ¿por qué hacer que haga sólo lo que no le gusta? Si quiere sacar la basura o fregar los platos… deja que lo haga si tiene la edad suficiente para hacerlo. ¡Es un ganar-ganar!

En las tareas que no les gusta hacer…

Si hay tareas en el hogar que a tus hijos no les gusta realizar tendrás que pensar con creatividad para hacer que esas tareas les resulten atractivas y que puedan hacerlas de buena gana. Por ejemplo, si a tu hijo no le gusta hacer la cama, puedes hacer una competición para ver quién acaba antes de hacer la suya.

También será buena idea ofrecer alternativas, por ejemplo, puedes ofrecerle dos alternativas de tareas por hacer (que saben que no le gustan pero que debe hacer) y que realice la que él prefiera. Al ser él quien escoja la tarea a realizar le costará menos hacerla y sentirá más motivación ya que no la sentirá como impuesta. Otra idea es que si tiene que hacer una tarea sí o sí se le den opciones de tiempo, por ejemplo si tiene que sacar la basura puede decidir hacerlo antes o después de la cena, o si tiene que lavarse los dientes podrá hacerlo antes o después de la hora del baño.

Influencias en el comportamiento infantil

Evita las luchas de poder

El miedo, las luchas de poder o la mano dura nunca serán buenas opciones para motivar a los niños. Que un niño haga algo por miedo a las consecuencias no es una forma adecuada de motivarle ya que sólo conseguirás que cuando vea que puede librarse de las consecuencias deje de realizar la conducta deseada. Las luchas de poder son innecesarias y siempre terminan en palabras que muy probablemente te arrepientas de haber dicho. 

A nadie le gusta sentirse controlado, ¡y mucho menos a los niños pequeños! Ellos deben explorar su mundo y aprender qué comportamientos son lo adecuados, pero sin presionarles ni obligarles. Desde la disciplina positiva se consiguen grandes resultados. A los niños pequeños les gusta crecer sabiendo que tienen el poder de sus elecciones y que nadie les impone nada.

Y por supuesto, no puedes olvidar que si quieres motivar a tus hijos en hacer las cosas… tendrás que ser el mejor ejemplo y modelo a seguir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *