Higiene en nariz, ojos, oídos, manos y pies de los niños

Higiene en general de los niños

La higiene es muy importante en los niños, estos deben de crear unos hábitos de higiene propicios para establecer una rutina diaria, y que así no afecten a sus necesidades básicas del futuro. Por ello, hoy os damos algunos consejos sobre la higiene en general de los niños.

Estos deben tener una buena educación de higiene, contando con todos los sentidos. Es decir, manos y pies, nariz, ojos y oído, y sin olvidar el cabello y la piel. Todo ello fundamental para que sus capacidades y habilidades sean mucho más precisas y adecuadas.

Higiene de manos y pies

Las manos constituyen un vehículo de transmisión de gérmenes a nuestros organismo. Estos gérmenes pueden entrar a través de la boca u otros orificios naturales, de la mucosas o de pequeñas lesiones en nuestra piel, a veces imperceptibles. Los niños han de mantener las manos limpias siempre, porque ellas se tocan la cara, los ojos, la boca, se cogen algunos alimentos y se toca a otras personas.

También, es importante la higiene de los pies debido a la mayor sudoración y escasa ventilación de esta zona que puede favorecerse la aparición de infecciones, fundamentalmente las producidas por hongos o papilomas.

Higiene en general de los niños

Higiene de nariz, ojos y oídos

En condiciones normales, no debe utilizarse ningún tipo de jabón o producto de limpieza en la higiene de los ojos. No obstante, se deben lavar diariamente con agua, especialemtne al levantarse, para eliminar las posibles restos de secreciones (legañas).

Cuando alguna sustancia o cuerpo extraño entre en los ojos, lo primero que se debe hacer es lavarlos con agua corriente. Hay que evitar el frotar los ojos poque puede provocar lesiones de la conjuntiva o en la córnea, y no utilizar ningún objeto que pudieran dañar la estructura ocualar, como pinzas o bastoncillos. Si con el lavado con agua no se consige extraer el cuerpo extraño, deberá acudirse al médico.

Higiene en general de los niños

El conducto auditivo externo tiene un sistema de auto limpieza, de forma que el vello que lo recubre elimina el cerumen al exterior y no requiere de ningún tipo de higiene. Si se observa en el niño la existencia de secreciones, dolor, picor persistente o disminución de la audición se debe acudir a la consulta del pediatra.

La mucosa nasal realiza la función purificadora del aire, filtrando y reteniendo las partículas extrañas que contiene. A la vez, durante la inspiración, la nariz proporciona al aire la temperatura y humedad adecuadas antes de llegar a los pulmones. Para mantener esta función es necesario eliminar el exceso de mucosidad. Si la mucosidad es muy abundante, pueden utilizarse unas gotas de suero fisiológico vertidas en cada fosa para facilitar su eliminación. El exceso de mucosidad puede afectar también al sistema auditivo.


Categorías

Cuidados, Moda

Ale Jiménez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Estoy empezando recientemente en el mundillo de los blogger y me parece muy interesante. No soy madre aún,... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   josue dijo

    me gusta este tema por el aseo

Escribe un comentario