La atención positiva reduce los problemas de conducta en los niños

Tener una relación sana y positiva con tus hijos es imprescindible por muchas razones, incluso para que funcione la disciplina. Cuando tengas una relación sana con tus hijos, entonces éstos se esforzarán por hacer lo mejor en casa, por portarse bien y que la armonía familiar sea cosa de todos. Mejorará la conducta casi sin que te des cuenta. Sabrá que tú eres el líder de la familia junto con tu pareja y aprenderá de ti grandes valores. Si sabes motivar a tus hijos, todo marchará sobre ruedas…

Después de todo, ¿estarías más motivado yendo a trabajar con un jefe malo que no te gusta o un supervisor útil a quien respetas porque sabe cómo hacer bien su trabajo y además te trata con empatía?

En este sentido, si das a tus hijos una buena ‘dosis’ de atención positiva te quedarás impactado/a de cómo los problemas de conducta comenzarán a disminuir casi por arte de magia. Pero, ¡ojo! Esto no significa que debas dedicarte toda la vida y todas las horas del día a vigilar a tu hijo o a darle elogios, ni mucho menos. Se trata de disfrutar juntos de un buen tiempo de calidad para favorecer vuestro vínculo afectivo.

La atención positiva te ayuda

Cuando los niños reciben dosis regulares de atención saludable y positiva reducirán sus conductas de búsqueda de atención y será menos probable que tengan rabietas, que te hagan la misma pregunta mil veces o que comiencen a hablar contigo e interrumpir la conversación que estás teniendo con otra persona.

La atención negativa también hace que las consecuencias negativas sean más efectivas cuando las aplicas ya que vuestro vínculo afectivo se verá reforzado. Los niños responderán mejor al tiempo de espera cuando reciban un intervalo de tiempo regular y reflexiones con ellos sobre lo que ha sucedido.

A un niño que no recibe mucha atención no le importará cuando la envíen al tiempo de espera. Ignorar de forma selectiva a tu hijo cuando tiene un mal comportamiento no funcionará si tu pequeño se siente ignorado la mayor parte del tiempo de todos modos. Tu hijo te necesita para tener un buen desarrollo social y emocional y en este sentido, tendrás que hacerle caso. Por si fuese poco la atención positiva ayuda a construir una relación saludable con tu hijo, cuando tienes un vínculo estrecho las consecuencias positivas como el elogio también se vuelven casi por arte de magia, en mucho más efectivas.

Cómo debe ser la ‘dosis diaria’ de atención positiva

En realidad, no hay un límite de atención positiva en los niños pero mínimo necesitará 15 minutos diarios de toda tu atención. En realidad no es mucho aunque para algunos padres con más de un hijo, dar un tiempo individual a cada uno de ellos puede ser un desafío teniendo en cuenta las responsabilidades diarias, pero es necesario y es por el bien de tus hijos y de sus emociones.

Es imprescindible que reserves un tiempo para hacer una actividad juntos. Evita el uso de aparatos electrónicos (como jugar a videojuegos) ya que la idea es que el tiempo de calidad sea para hacer algo en lo que tengáis que interactuar durante el tiempo hablado. Puedes jugar con tu hijo a un juego de mesa, podéis leer un juego juntos, crear juegos imaginativos, jugar con los juguetes de tu hijo… si tu hijo es algo más mayor, podéis salir a caminar o simplemente pasar un rato agradable conversando. Siempre que sea posible permite que tu hijo escoja la actividad que desea hacer contigo.

Consigue que el tiempo sea efectivo

Para conseguir que el tiempo de calidad y la atención positiva a tu hijo realmente efectiva y ayude a que vuestro vínculo mejore enormemente, entonces no te pierdas los siguientes consejos. Te darás cuenta cómo la cosas por casa comenzarán a ir mucho mejor.

Elimina las distracciones en vuestro tiempo. Apaga la televisión, apaga tu teléfono y deja el ordenador. Sepárate de otros niños de la casa siempre que sea seguro hacerlo y disfruta de esos minutos con tu hijo/a. Muéstrale que tiene toda tu atención, completa e indivisa.

No le hagas demasiadas preguntas. Cuando estéis en vuestro tiempo, evita hacer demasiadas preguntas a tu hijo. Es mejor que estéis aprovechando el tiempo interactuando, habrá otros momentos en el día para preguntarle cómo fue en la escuela.

Deja que la imaginación de tu hijo sea la protagonista. Resiste la tentación de corregir a tu hijo mientras está jugando, permite que sea ‘él’ mismo todo el tiempo y que su imaginación te guíe a ti. Deja tu pensamiento lógico a un lado y tus ganas de control para simplemente, dejarte llevar en el juego con tu pequeño. Si tu hijo te dice que el elefante vuela es porque ahora mismo puede volar, así que acéptalo y disfruta del juego.

Algunas cosas que debes saber sobre la atención positiva

Puede haber ocasiones en que te sientas frustrado/a por el comportamiento de tu hijo o que no tengas ganas de pasar tiempo juntos. Incluso podrías pensar que tu hijo no merece un tiempo individual por cómo se ha comportado ese día. Si tienes estos pensamientos entonces, aún será más importante que trabajes por una relación saludable con tu hijo y que te esfuerces aún más en conseguir ofrecerle la atención positiva que necesita. Así que pasa tiempo con tu hijo incluso si has tenido un día difícil.

Para los padres con varios hijos, es mejor que cada padre tenga tiempo individual con cada niño. Si esto no es posible todos los días, intenta tratar de garantizar que cada niño reciba atención individual de al menos uno de los padres todos los días.  Intenta ver la atención positiva como una inversión. Dedicar más tiempo puede ahorrarte tener que dedicar aún más tiempo a disciplinar a tu hijo más tarde.

Si tu hijo tiene problemas de comportamiento durante el tiempo que pasas con él, tendrás que responder igual que harías normalmente par disciplinar su conducta. Si tiene problemas menores como llorar porque ha perdido la partida, ignora el comportamiento y después reflexiona sobre sus sentimientos. Si tiene un problema de comportamiento mayor igual necesita un pequeño descanso por parte de ambos. Si le ofreces tiempo de calidad a tu hijo, comenzará a comportarse mucho mejor.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.