La mejor forma de resolver los conflictos familiares

Todas las familias tienen conflictos familiares, es normal e incluso saludable que ocurra. Pero lo que es necesario es, saber cómo afrontar las situaciones para que no se convierta en un verdadero problema. Si los conflictos familiares no se solucionan pueden convertirse en una gran brecha entre los miembros de la familia y puede distanciarles emocionalmente.

Las reuniones familiares con consecuencias

La mejor forma de poder reconducir los problemas que surgen en un hogar es con las reuniones familiares, pero siempre desde una perspectiva amorosa. En la mayoría de las teorías de crianza positiva, los castigos suelen ser despreciativos y nunca acaban siendo efectivo ni a corto ni a largo plazo.

Para aclarar, un castigo está destinado a infligir daño o dolor a alguien teniendo un papel de poder o superioridad en contra de alguien sin poder. Una consecuencia, por otro lado, es un resultado que sigue a una acción particular. No pretende lastimar, ni tiene la intención de dominar el poder sobre otra persona. Una consecuencia puede ser un límite poderoso y ayudar a los niños a madurar y a entender las responsabilidades de sus acciones.

El padre puede tomar una posición compasiva mientras mantiene a los niños bajo los estándares de la familia. El límite puede molestar un poco, pero el niño generalmente no se siente atacado por el padre que usa consecuencias, es más, el niño siente que tiene cierto control sobre la situación y le ayudará a entender que sus acciones son suyas y su responsabilidad y que éstas, pueden tener consecuencias positivas o negativas.

Ante la presión; respira hondo y cuenta hasta 10

Si te sientes presionado en alguna situación familiar, tu ejemplo será la mayor enseñanza para tus hijos. Por eso, en lugar de entrar en un estado iracundo, lo que debes hacer es contar hasta 10 y respirar hondo. Tus hijos aprenderán a que con calma, todo se soluciona de mejor forma y tú, te sentirás con mucho más control ante la situación.

Es necesario que si te sientes con presión no tomes decisiones precipitadas, porque esto hará que seas, sin querer, demasiado duro con tus hijos o que te pases poniendo límites. Cuando esto ocurre después te sientes culpable y resentido y además, tus hijos se sentirán dolidos y por lo tanto, no conseguirás que mejoren su comportamiento ni a corto ni a largo plazo. Si pierdes los nervios solo será una situación donde en casa, todos salgáis perdiendo, y esto, no es ninguna forma efectiva de solucionar los problemas.

Lo recomendable para cualquier familia es tener unas reglas en casa y que éstas, tengan unas consecuencias razonables. Todo esto, se tendrá que hablar en reuniones familiares.

Las reuniones familiares como la mejor estrategia

Las reuniones familiares os ayudarán a todos a poner las cartas sobre la mesa, a que tus hijos sientan que su opinión también es importante y sobre todo, a que el vinculo que os une no quede deteriorado de ninguna de las maneras. Por este motivo, deberás aprender a hacer reuniones familiares efectivas para poder solucionar cualquier conflicto de la mejor manera posible. Pero, ¿cómo conseguirlo? No te pierdas las claves que necesitas para que una reunión familiar tenga éxito.

Son muchas las formas que existen para hacer una reunión familiar y deberás escoger la forma que mejor se adapte a vosotros como familia. Lo importante es que se cree un ambiente tranquilo y calmado, donde el amor y el respeto sean las bases fundamentales de la comunicación abierta que estaréis a punto de llevar a cabo. Los puntos básicos a tener en cuenta serán los siguientes.

La reunión tendrá principio y final

Una reunión familiar deberá tener un inicio y un final bien definido. Lo agregues oros problemas ni anuncies nada. Elige un horario en la que todos tendrán tiempo para hablar y acuerda con tu familia cuánto durará, cuanto más corto sea, mejor.

No abordes demasiados problemas

En las reuniones familiares no se deben abordar muchos problemas, así evitarás que las mentes se dispersen. Se tendrán que tratar uno o dos problemas como máximo. Así lograrás que todos los miembros de la familia se sientan involucrados en los temas a tratar. Por ejemplo, si quieres hablar sobre las tareas domésticas habla solo de eso, no de otras cosas.

No deben haber ataques personales

En las reuniones familiares deben solucionarse las necesidades de la situación y jamás deberás hacer ataques personales. Por ejemplo, no le digas a tus hijos que nunca hacen la cama o que no friegan los platos, si no, que deberás decirles que te has dado cuenta de que el dormitorio siempre está con la cama sin hacer o que los platos siempre están por fregar. Entonces acordareis una tabla de tareas domésticas para que todos sepan qué deben hacer y cuándo hacerlo para tener una buena convivencia familiar.

Los hijos también deben tener voz

Tus hijos para que sientan que también tiene cierto control de la situación deberán poder tener voz en los quehaceres y en las consecuencias establecidas. Es fundamental para que los niños interioricen las normas que no sientan que viven bajo una dictadura. Debes potenciar su autonomía en esto. Está bien que escuches a tus hijos y que entre todos resolváis los problemas de forma creativa.

Reglas y consecuencias claras

Es muy importante que existan normas y consecuencias claras en el caso de que no se cumplan las normas. En este sentido y si es necesario, podéis escribir las normas en una cartulina y dejarlas en un lugar de la casa que se vean bien.

No esperes que a tus hijos les guste esto, pero es necesario hacerlo como algo habitual en casa siempre que existan conflictos. Así ellos también tendrán un lugar para defender su postura o las consecuencias. Si tus hijos intentan negociar para librarse de las consecuencias, es normal y no pasa nada. Simplemente tendrás que mantener los límites y las consecuencias de forma firme para que entiendan las responsabilidades de sus acciones.

Es importante que como familia, hagáis reuniones familiares siempre que sea necesario, sobretodo para abordar temas importantes o conflictos familiares. No hay una reunión que sea más efectiva que aquella que se aborda con respeto y amor hacia todos los miembros.


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.