Lombrices intestinales (oxiuriasis); cómo puedes prevenirlas y tratarlas

¿ Has notado que tu hijo lleva varias noches irritable y sin poder dormir?. ¿Se queja de picor en el ano?. Probablemente se trate de una infección parasitaria intestinal, conocida popularmente  como “lombrices”.

Las llamadas lombrices intestinales son en realidad una infección provocada por un gusano u oxiuro llamado Enterobius vermicularis. Se trata de una infección muy frecuente en la infancia. Casi todos los niños las padecen en algún momento de sus vidas. Pero tranquila, aunque pueda resultar desagradable, no se trata de una infección grave y su tratamiento es bastante sencillo y eficaz.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene lombrices intestinales?

  • El principal indicio de que tu hijo puede estar padeciendo una infección por oxiuros es un intenso picor en la región anal que, en el caso de las niñas, puede extenderse a la zona vaginal. Estas molestias se dan sobre todo por las noches ya que es el momento en que las hembras del gusano salen a la región anal y depositan sus huevos produciendo irritación y picor.
  • Es frecuente también que debido a que los niños se rascan, se produzcan erosiones en la piel que pueden llegar  a infectarse.
  • En el caso de las niñas, al estar la vagina muy cerca de la región anal, se puede producir picor genital y flujo anormal. A veces, presentan ardor al orinar por lo que se puede confundir la parasitosis con una infección urinaria.
  • El picor puede producir dificultades para dormir o despertares nocturnos. Si esto sucede el niño puede mostrarse apático durante el día debido al cansancio acumulado por la falta de sueño.
  • Debido a la incomodidad y a la picazón algunos niños pueden padecer bruxismo (apretar y rechinar los dientes durante la noche).

Si observas uno o varios de estos síntomas revisa la zona perianal de tu hijo para ver si hay lombrices. Estas son como hilillos blancos de 0,5 a 1 cm de grosor. Haz la revisión por la noche, un par de horas después de que el niño se duerma ya que este es el momento ideal para pillar a estos molestos inquilinos in fraganti. También puedes observar si en las cacas de tus hijos aparecen esos pequeños hilitos blancos.

¿Cómo se contrae la infección?

Las lombrices son bastante contagiosas. Sus huevos se propagan principalmente a través de las manos de los niños que, al sentir el picor, se rascan y se llevan los huevos adheridos bajo las uñas. Si el niño se lleva las manos a la boca o a la boca de otro niño, entran de nuevo al organismo y provocan una nueva infección.

También puede suceder que los huevos hayan permanecido en la zona anal el tiempo suficiente para eclosionar. Las larvas penetran entonces por el ano hacia el intestino, donde se convierten en adultos, comenzando un nuevo ciclo.

Otro foco de infección son las distintas superficies en las que pueden acabar depositados los huevos llegando a sobrevivir hasta dos o tres semanas. Entre los focos más frecuentes están:

  • Ropa sucia sobre todo ropa interior y pijamas.
  • Ropa de cama y toallas
  • Alimentos contaminados por riego con aguas fecales.
  • Juguetes
  • Utensilios de cocina
  • Mesas y otros materiales de los colegios y guarderías.
  • Arena de parques,  zonas de juego, piscinas… .
  • Polvo atmosférico contaminado.

¿Cual es el tratamiento?

Eliminar las lombrices intestinales es bastante sencillo. El médico o pediatra recetará un medicamento por vía oral. Normalmente se toma una sola dosis, aunque según el tipo de infección el médico podrá indicar otra posología. El tratamiento debe ser realizado por todos los miembros de la familia.

Además, debemos lavar con agua caliente ropa, sábanas y toallas. También es importante cortarse las uñas y darse una ducha caliente cada mañana para eliminar los huevos que hayan podido depositarse en la zona anal durante la noche.

A los 15 días debemos repetir el tratamiento y todo el protocolo que lo acompaña, ya que no hay medicación que mate a los huevos y si estos eclosionan volvemos  a infectarnos.

¿Qué podemos hacer para prevenir?

  • Lavar bien las manos después de ir al baño y antes de comer, incidiendo en la zona de debajo de las uñas.
  • Mantén las uñas  de tus hijos cortas.
  • Lava con frecuencia la ropa interior, lencería y toallas.
  • Cambia a diario la ropa interior de tus hijos.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.