Los mitos sobre el tabaco desmontados uno a uno

Fumar es un hábito negativo que está muy extendido en nuestra sociedad y que además, es aceptado por la gran mayoría de la población. Fumar mata, y eso lo sabe todo el mundo, aunque en muchos casos se prefiera mirar hacia otra parte. El tabaco es un gran negocio del que muchas personas y grandes multinacionales se lucran cada día. Se llenan los bolsillos a costa de la salud de las personas.

Fumar es un hábito negativo que muchos padres muestran a sus hijos cada día como algo normal. Pero no lo es. Fumar no es normal. Fumar esconde ansiedad y adicción detrás de cada calada, y los niños ven eso cada día. Además de lo perjudicial que es el humo del tabaco para los niños, inocentes fumadores pasivos al lado de sus padres. Es necesario tomar conciencia de la gravedad que supone fumar y para ello, te vamos a desmontar algunos mitos que se creen ciertos y no lo son.

9 mitos del tabaco desmontados para siempre

Se puede fumar en el embarazo

Muchas mujeres fuman durante el embarazo, de 3 a 5 cigarrillos al día, pensando que es mejor aliviar la ansiedad de querer fumar que pasar por ellas. Se escudan pensando que es mejor para su bebé, cuando en realidad es todo lo contrario. La ansiedad se puede vencer de muchas maneras diferentes, en cambio, las consecuencias del tabaco en el desarrollo del feto son irreversibles. Fumar no es bueno en ninguna circunstancia, pero mucho menos si estás embarazada. 

Durante el embarazo: ni fumar, ni ser fumadora pasiva

Hay personas de avanzada edad que siguen fumando y están bien de salud

Quizá te lo parezca por fuera, pero en la gran mayoría de los casos la salud se ve perjudicada de un modo u otro. Recuerda que las personas que mueren a causa del tabaco no las podrás ver envejecer porque ya han sufrido las horribles consecuencias del fumar… A esas personas también debes tenerlas en cuenta cuando pienses en las consecuencias del tabaco.

Dejar de fumar engorda

Muchas personas se refugian en el tabaco pensando que si fuman no engordarán y si lo dejan cogerán kilos de más. Si se engorda es porque se come más debido a la ansiedad que puede generar querer fumar… Pero, engordas porque comes, no porque dejes de fumar. Dejar de fumar no engorda, engordas por los alimentos extras que ingieres. Hay muchas maneras de aliviar la ansiedad al dejar esta adicción, y comer no es una de ellas.

Además, si notas que comes un poco más al dejar de fumar y engordas un par de kilos más, merece la pena engordar (ya lo adelgazarás cuando superes la adicción al tabaco), que seguir fumando y matándote lentamente. Por si fuera poco, cuando dejas de fumar empezarás a notar grandes beneficios en tu salud, casi al instante de tirar la cajetilla de tabaco a la basura.

niños fumadores pasivos

Se pasa mal al dejarlo, es peor el remedio que la enfermedad

Hay personas que dicen que lo pasan tan mal al dejar de fumar que prefieren no dejarlo, porque pasar por el remedio es peor que la enfermedad. Pero la realidad es totalmente diferente: merece la pena el esfuerzo. La enfermedad a causa del tabaco puede derivar en la muerte… ¿realmente es mejor morir por no dejar de fumar que hacer un esfuerzo para poder vivir sin tener que ponerse el cigarrillo en la boca?

El humo del tabaco solo afecta a los ojos y garganta del fumador pasivo

Un fumador pasivo tiene riesgo de padecer todas las enfermedades que produce el tabaco, tanto como si tuviera el cigarro en la boca… Y encima, el problema puede ser mucho más peligroso para la salud en caso de que se trate de niños. El humo del ambiente de los fumadores activos causa problemas de salud e incluso la muerte de los fumadores pasivos.

Los cigarrillos ‘light’ son menos dañinos para la salud

Los cigarrillos que venden como bajos en nicotina y alquitrán tienen todos los demás componentes que tiene cualquier otro cigarrillo y por tanto, también pueden crear complicaciones de salud y producir cáncer en la persona que lo fuma. El tabaco mata, sea cuál sea el cigarrillo que estés fumando. 

peligros de ser fumador pasivo

Lo único que relaja es fumar

Si estás nervioso/a o necesitas concentración, quizá pienses que lo único que te puede ayudar es fumar porque sientes que te relaja, pero esto no es así. La nicotina es una sustancia que estimula, por lo que en ningún caso te relajará. Quizá notes alivio a la ansiedad por fumar por reducir la sensación de abstinencia, pero la realidad es que fumar aumenta la tensión del organismo, y también tus nervios. Hay muchas otras formas naturales y mejores para aumentar tu bienestar emocional y que puedas relajarte.

Respirar el humo no es tan malo como fumar

Hay personas que padecen cáncer de pulmón e incluso que se han muerto a causa de este tipo de cáncer y que nunca han fumado… Pero sí que han tenido relación con el tabaco. Quizá porque las personas de su alrededor sí fumaban o ha estado en ambientes cargados de humo de tabaco en muchas ocasiones. Esto significa que una persona que no fuma pero respira el humo de tabaco de otras personas, tiene el mismo riesgo de morir de cáncer de pulmón que quienes fuman directamente el cigarrillo.

Llevo mucho tiempo fumando, no merece la pena dejarlo ahora

Siempre es buen momento para dejar de fumar y mejorar tu salud. No importa el tiempo que lleves fumando, siempre podrás darte cuenta de todo lo bueno que tiene dejar de fumar, tanto para tu salud física como para tu salud emocional. Por si fuera poco, también notarás cambios positivos en tu aspecto físico y en tu bolsillo, (fumar es un mal hábito que sale bastante caro).

Estos son algunos mitos del tabaco desmontados uno a uno, porque la realidad es que fumar no te aporta nada bueno a tu salud. Nunca es tarde para que dejes de fumar y para que puedas mejorar tu salud y la salud de los de tu alrededor desde ahora mismo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *