Por qué los padres se convierten en padres helicóptero

Vivimos en una cultura de competencia, donde los padres cuando crían a sus hijos lo hacen para que sean los mejores y sin darse cuenta, se convierten en padres helicóptero. Muchos padres piensan que tienen buenas habilidades de crianza pero esto puede sesgar la habilidad de hacerlo bien.

Por ejemplo, un padre que ayuda a su hijo con los deberes cuando éste lo necesita es muy diferente que un padre que le hace los deberes o lo hace bajo la guía estricta de los padres.

La crianza en helicóptero está llevando al extremo la habilidad parental, porque no es útil ni a corto ni a largo plazo. Los padres helicóptero se hacen cargo de la vida de sus hijos sin importar la opinión o los sentimientos de los pequeños. Esto les ocasionará graves problemas en su vida adulta, cuando deban buscarse la vida por ellos mismos.

Existen investigaciones que demuestran que existe una correlación con los padres helicóptero y los niños que desarrollan depresión y ansiedad. Además, también se mostró que estos niños cuando se convierten en jóvenes adultos, tienen menos habilidades de afrontamiento, menos capacidad para pensar de forma creativa y también, serios problemas para la resolución de conflictos.

¿Cómo se convierten en padres helicóptero?

La primera razón por la que la mayoría de los padres se convierten en padres helicóptero es porque quieren que sus hijos estén seguros y porque tienen miedo. Y esto no debería ser malo si realmente no se sobrepasaran los limites. Esta forma de crianza en helicóptero se ve a menudo con el padre que está persigue a su hijo en el parque por miedo a que se haga daño, cuando el pequeño tiene capacidad suficiente para poder jugar sin un ‘guardaespaldas’ detrás.

Temor a que se hagan daño

Algunos temores son legítimos cuando se trata de la seguridad, pero algunos padres extienden el miedo hasta límites nada razonables. Cuando los padres sienten miedo injustificado suelen contagiar al resto de la familia. Cuando el niño está en el parque está bien guiarle para que no se haga daño, ya que de esta manera aprenderá a ser más cuidadosos por sí mismos.

De otro modo, los niños podrían no saber cuidar de sí mismos y acabar con lesiones más graves en el futuro si los padres no están a su lado para decirles que tengan cuidado. Pero no sabes guiarles y estar sobre protegiendo todo el tiempo sin guiarles correctamente en un cuidado de sí mismo, tendrá las mismas consecuencias negativas.

Enseñar el cuidado de sí mismos en entornos seguros ayudará a que aprendan por sí mismos y a aprender a protegerse y a no hacerse daño. Los niños necesitan aprender a protegerse para no hacerse daño, ya que sus padres no siempre estarán a su lado para protegerles a medida que van haciéndose mayores.

Temor al fracaso

Los padres helicóptero aman a sus hijos sobre todas las cosas como cualquier otro padre, pero tienen miedo al fracaso y no quieren que sus hijos fracase, a cualquier precio. Todos los padres quieren que sus hijos tengan éxito en la vida, para que se sientan con la confianza suficiente para hacer las cosas bien en su vida. Quieren lo mejor para sus hijos y sus habilidades, pero los fracasos pueden ser dolorosos.

Sin embargo, no permitir que los niños fracasen les hará tener baja tolerancia a la frustración, no aprenderán a lidiar con el fracaso y esto les creará más problemas en el futuro. Cuando esto ocurre, es el ego de los padres el que se interpone en el camino. Son demasiados padres lo que quieren plasmar su personalidad en la de sus hijos e incluso, se la imponen. Estos padres ven los fracasos y los éxitos de sus hijos como algo propio. Por lo tanto, quieren ayudar a que su hijo tenga éxito, por lo que exageran tanto que no saben separar su identidad con la de sus hijos.

Es muy importante que estos padres se den cuenta de que son personas totalmente diferentes y que sus hijos tienen su propia personalidad y sus propios intereses. Deben escucharles para poder ser un apoyo correcto en sus vidas.

La crianza helicóptero convierte a los niños en ‘borregos’

El resultado final de los padres que hacen de helicópteros sobre sus hijos es que les anulan la personalidad y sus hijos no sabrán ser ellos mismos, serán como borregos en una sociedad y serán los otros quienes les guíen sin tener una personalidad propia ni sabrán que quieren conseguir por sí mismos. Sin aspiraciones, serán las aspiraciones de otros los que marquen su camino.

No tendrán habilidades necesarias para un buen desarrollo

Los niños que crecen con padres helicópteros no tienen las habilidades necesarias para tomar decisiones en su vida, no sabrán cómo afrontar las situaciones cuando las cosas van mal. No entenderán las consecuencias de las malas decisiones y de un mal comportamiento.

Sus padres han estado revoloteando sobre ellos durante años, tomando cada decisión, completando cada proyecto y controlando cada comportamiento y movimiento hasta el punto de que el niño no ha podido construir una identidad separada de sus padres. Estará anulado.

Los padres deben separar su ego de los hijos

Los padres que no saben separar su ego o identidad de sus hijos tomarán decisiones por los hijos, en lugar de potenciar la autonomía de sus hijos. Los niños necesitan un poco de guía por parte de los padres, pero también necesitan sentir que tienen el control y que son capaces de conseguir las cosas por sí mismos, todos deben sentir la satisfacción de hacer las cosas bien y el dolor del fracaso para conseguir el coraje suficiente para mejorar la próxima vez.

Los padres deben darse cuenta de que la independencia y el fracaso son experiencias necesarias para que las personas puedan ser competentes en sus vidas y convertirse en personas de éxito. Si los niños nunca experimentan el fracaso ni tampoco tienen la oportunidad de tomar sus propias decisiones durante su infancia, tampoco sabrán hacerlo en la vida adulta.

Los padres deben confiar en sus hijos, permitirles hacer las cosas que son capaces de hacer, y cuando las cosas no salen tan bien cómo pensaban que podrían salir, entonces es necesario aprender de los errores, pero en ningún caso derrumbarse del todo. Esto ayudará a que los niños se conviertan en jóvenes autónomos, seguros de sí mismos, competentes y serán capaces de comerse el mundo.


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.