Mi bebé me pega: ¿Por qué lo hace y qué tengo que hacer?

Bebé enfadado

A veces los bebés pegan, arañan o incluso muerden a sus padres o cuidadores. Su propósito no es hacer daño sino expresar de alguna forma su desagrado. Son muy pequeños y aún no saben expresar con palabras qué es lo que les está pasando.

A menudo esta situación resulta abrumadora para los padres que no entienden porque su hijo pega si ellos nunca le han pegado a él.

¿Por qué pegan los bebés?

A medida que los bebés van creciendo son más conscientes del todo lo que les rodea pero todavía no han aprendido a gestionar sus emociones. El enfado, la frustración e incluso la alegría pueden sobrepasarlos fácilmente y un manotazo es una opción muy común.

Pegar, morder o arañar son gestos que forman parte de su proceso normal de desarrollo y aprendizaje.

Mamá consolando a su bebé

¿Qué tengo que hacer cuando mi bebé me pega?

A pesar que estas actitudes formen parte de su evolución no debes ignorarlas. Hay que actuar e intentar corregirlas. Así además de corregir el acto en sí también estarás enseñando a tu bebé a gestionar sus emociones. Sin embargo la adquisición de habilidades para el control de las emociones es lento y gradual, así es que no hay más remedio que colmarse de paciencia.

Tips para corregir conductas no deseadas en bebés

  • Mantener la calma es lo primero y más importante. A veces esto es complicado ya que sin querer pueden hacerte daño. Una reacción fuerte por tu parte puede reforzar este tipo de conductas de tu bebé.
  • Procurar ponerte en su lugar. No es fácil no tener el lenguaje ni las habilidades suficientes para expresar lo qué te pasa.
  • Ponerle palabras a su emoción. Puedes decirle algo como “sé que estás muy enfadado”
  • Buscar posibles alternativas. Colocar a tu bebé en una posición en  la que no pueda hacerte daño en ese momento mientras le dices con un tono serio pero lo más calmado posible: No quiero que me pegues, me haces daño. Después intenta desviar su atención hacia otra cosa
  • Desaprobar la conducta, no al bebé. Debes evitar decir frases como “eres malo”, “ya no te quiero”, etc.
  • Olvídate de las respuestas agresivas. Se puede pensar que al devolverle el cachete aprenderá que duele y así no lo hará más. Esto es totalmente falso. Gritarle o pegarle al bebé (aunque sea flojito) es contraproducente. Los conflictos hay que solucionarlos siempre con palabras. Si a un niño se le pega porque ha pegado no lo entenderá.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.