Niños y animales: Un vínculo muy especial

No cabe duda de que tener un animal en casa nos proporciona momentos inolvidables. Especialmente cuando hablamos de niños y mascotas, ya que entre ellos se establece un vínculo muy especial. Los animales, además de proporcionar un amor incondicional y compañía, ayudan a nuestros hijos a crecer con valores como la responsabilidad, la empatía, la generosidad y el respeto. 

La relación con los animales nos proporciona múltiples beneficios tanto a nivel físico, como emocional y social. De sobra son conocidas las ventajas que suponen las terapias con caballos, perros o delfines, entre otros animales. Pero no solo eso, el simple hecho de tener en casa un animal para dar y recibir amor, puede suponer para nuestros hijos una experiencia de vida inolvidable que les ayudará a crecer más sanos y equilibrados.

¿Qué beneficios aporta el vínculo afectivo entre niños y animales?

Enseñan a tener responsabilidad

Tener una mascota no es solo caricias y juegos. Nuestro amigo peludo necesita alimento, ejercicio, higiene, control veterinario,… . Por eso, es importante que, cuando nuestro nuevo compañero llegue a casa, hagamos un reparto de tareas equilibrado y los niños aprendan a responsabilizarse de la parte que les toque según su edad. Así aprenderán que el animal es un miembro más de la familia, con unas necesidades que necesitan ser cubiertas. El hecho de cuidar de otro ser vivo les ayuda a  reforzar su autoestima y autoconfianza, además de hacerlos más empáticos y tolerantes.

Enseñan sobre la vida

Los animales son grandes maestros de vida. Cuando un niño los ve aparearse, cazar, enfermar o morir, está recibiendo un aprendizaje impagable sobre temas vitales que, en ocasiones, a las madres y padres nos cuesta abordar.

Refuerzan el vínculo familiar

Un animal de compañía, supone el tener a alguien a quien cuidar con el resto de miembros de la familia. De este modo, se comparte más tiempo juntos, alrededor de la mascota y se refuerzan los vínculos entre hermanos o entre padres e hijos. Además se fomenta la colaboración y el trabajo en equipo al tener todos una responsabilidad compartida.

Incansables compañeros de juegos

Un perro o un gato, casi siempre se muestran dispuestos a jugar. Muéstrales una pelota, cuerda u ovillo de lana y tendrás una fuente inagotable de juegos, risas y buenos momentos. 

Aportan bienestar emocional

Acariciar a una animal estimula la secreción de endorfinas que ejercen un efecto relajante y ayudan a reducir el estrés y la ansiedad. Además, son una fuente inagotable de amor  y compañía que ayuda  a hacer frente al aislamiento y a la soledad. Los animales parecen saber siempre el momento adecuado para darte un lametón o sentarse a tus pies cuando estás triste.

Mejoran la autoestima y las habilidades sociales

Los niños que crecen junto a sus mascotas, aprenden cuando el animal está tranquilo, inquieto, contento y cuáles son las situaciones que provocan estos estados. De este modo desarrollará mayor empatía hacia las necesidades ajenas y conocerá la importancia de querer, acariciar y acompañar. Por otro lado, el hecho de tener en casa aun amigo peludo que te quiere tal y como eres y sin juzgarte, ayuda a desarrollar la autoestima.

Son buenos para la salud

Numerosos estudios concluyen que tener perros o gatos refuerza el sistema inmune, debido a la exposición a bacterias que colonizan el tracto digestivo. Se sabe que una mayor diversidad en la microbiota intestinal contribuye a tener menor probabilidad de padecer enfermedades respiratorias como asma, rinitis o alergias alimentarias.

Además, el hecho de tener que sacarlos a pasear o jugar con ellos, favorece la práctica de ejercicio físico. Esto ayuda a reducir los niveles de obesidad infantil. También ayudan a disminuir la presión arterial y la incidencia de afecciones cardiacas.

En definitiva, la vida con un peludo en casa es mucho más sana y divertida. Pero no olvidéis, que por muchos beneficios que tenga el tener un animal de compañía, también supone una serie de responsabilidades y gastos que tendréis que asumir. Por lo tanto, si os habéis decidido a adoptar una mascota, pensad bien en vuestra disponibilidad, espacio y economía para evitar disgustos innecesarios tanto para vosotros como para el animal. Recordad que una vez que entre en vuestras vidas, lo seréis todo para él y a nadie le gusta verse abandonado por su familia, ¿verdad?. Por último, si realmente lo tenéis claro, recordad que las perreras y protectoras están llenas de peluditos que esperan a alguien dispuesto a darles un hogar y todo el amor que merecen. 


Categorías

Desarrollo, Familia

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.