Para qué sirven las mantas de apego

Para qué sirven las mantas de apego

Las mantas de apego se han vuelto objetos imprescindibles para la calma de los bebés. Se han convertido en todo un refugio y eso ha hecho que podamos encontrarlas en muchas de nuestras tiendas. Si bien, se ha descrito como “apego”, dedicaremos en esta sección cuáles son sus beneficios y para qué sirven las mantas de apego.

Son muchos los objetos que se han asociado con la calma de nuestros bebés, desde los chupetes, a aquellos tan entrañables como un peluche o cualquier toalla pequeña que huela a su mamá. Si a lo largo del tiempo ellos ya van creando mucha más independencia, la ayuda de estos objetos les dará mucha seguridad y compañía.

¿Para qué sirven las mantas de apego?

Las mantas de apego se utilizan para ser colocadas al lado del bebé. Generalmente son usadas para que garanticen un sueño tranquilo al bebé y cuando cualquiera de sus padres están ausentes.

Para que funciones muy bien, es importante que esa mantita se impregne del olor corporal de la madre, para ello ha de mantenerse cerca el mayor tiempo posible, o dormir con ella varios días.

Después de ello, se irá colocando al lado del bebé para que sienta su olor y calor. Puede que parezca que no aparece ningún tipo de sensación, pero con un poco de paciencia se irán vinculando, ayudando a que el bebé sienta apego, bienestar, confianza y protección.

Para qué sirven las mantas de apego

Beneficios de las mantas de apego

La etapa evolutiva de un bebé puede ser debido a muchos factores. Un objeto puede ser el protagonista de este acierto, incluido un juguete, un trapito, un peluche o cualquier prenda pequeña que vista su mamá. Cualquiera de ellos son objetos claves para aminorar la ansiedad y reforzar algo de seguridad al sentir el olor de su mamá. Junto a ello, podremos añadir que existe una toleración en la separación de la mamá.

La ventaja de estos objetos y en especial de las mantitas, es cuando encontramos a muchos bebés que expresen sus sentimientos a través de ello. Los cogen con sus manos, se los llevan a la boca, los besan, los acarician, los golpean. No vamos a decir que siempre se aferren a ellos, pero se ha observado que sienten afecto y los agarren en momentos que son especiales para ellos.

Hay que reseñar que una mantita de apego puede aguantar durante muchos años. Lo más habitual es observar cuando el bebé crece, se convierte en un niño y va superando su madurez sin condiciones. En esta etapa de transición puede que se vaya olvidando de su apego, pero es un “puede”, porque hay otros que siguen manteniendo esa inocente dependencia a tal objeto. Por lo tanto, hay que saber cuidar de ello y mantenerlo siempre limpio.

Los beneficios que se atribuyen a la manta de apego son sencillos y crean mucho bienestar. Los niños superan mejor sus frustraciones y les ayudan a que los miedos se puedan afrontar. Les calma cuando lloran por cualquier motivo y eso crea seguridad. Al crear esa seguridad y confort ya les da un camino mucho más fácil para desarrollar su imaginación, para aprender su lenguaje y para entrenar todas sus habilidades.

Para qué sirven las mantas de apego

¿Cómo utilizar una manta de apego?

Hay que adquirir una manta pequeña y suave al tacto. La madre ha de dormir con ella mínimo unas tres noches, para que se impregne su olor. Se puede utilizar desde el primer mes de su vida, aunque lo ideal es usarlo entre los 4 meses.

Cuando el bebé vaya a dormir hay que colocárselo a su lado, de esta forma comenzará a captar su presencia y olor. El objetivo es que comience a ser consciente de que tiene al lado una mantita que puede coger con las manos y ofrecerle confianza y protección.

¿Hasta cuando usará el bebé o niño la manta de apego? Todo dependerá del niño y de cómo evolucione. Mientras sienta su protección siempre lo tendrá cerca, pueden llegar a pasar varios años. Cuando el niño ya no lo necesite comenzará a no prestar atención y seguramente quede olvidado.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.