Pasar de puré a sólidos, consejos para un cambio exitoso

No quiere comer

A la mayoría de bebés les resulta difícil cambiar del puré a los sólidos, por ello muchos dejan de comer y en ese momento es cuando las madres, preocupadas por su salud, nos desesperamos. Hoy queremos darte algunos consejos para que este cambio en la alimentación de tu bebé sea algo agradable para ambos.

El cambio de puré a sólido, nosotros que somos adultos lo vemos como algo simple, pero un bebé aún está descubriendo el mundo y esto supone una gran novedad para él y si no queremos que lo rechace deberemos ponernos en su situación, entenderle y hacerle el cambio lo más sencillo posible.

Lo primero que se debe hacer es ir poco a poco, en lugar de cambiar la consistencia del puré o pasar a los sólidos de un día para otro sin vuelta atrás, prueba a elegir un par de días a la semana para ofrecerle esta nueva textura y el resto continúa con su comida de siempre. Aumenta progresivamente la frecuencia de su nueva textura en la comida hasta que por fin llegues a ofrecérsela cada día.

Una buena forma de que acepte este cambio es dejándole participar. Prueba a darle su propia cuchara y dejar que él coma solo, en principio teniendo tú otra cuchara porque él comerá lento y se cansará, pero poco a poco aprenderá a manejar su nuevo cubierto. Una vez que consigas esto podrás comer a la vez que él, aunque sea solo un poco, simplemente porque viéndote querrá imitarte.

Por último, aunque veas que no ha comido suficiente mantén la calma, si tiene hambre te lo hará saber y será mucho mejor de este modo que si le riñes, ya que de esa forma estarás arriesgándote a que deje de comer para llamar tu atención. Ya sabes, ante todo, paciencia.


Escribe un comentario