Pedir perdón: enseñando valores a los niños

Los valores son necesarios para guiar su comportamiento y determinaran su forma de ser. Son principios que nos permiten realizarnos como mejor personas. Permiten diferencias entre el bien y el mal. Gracias a ellos educaremos a personas empáticas, coherentes y respetuosas. Son indispensables para relacionarse de manera adecuada.

Pedir perdón no es mera cortesía, es uno de los principales valores que podemos transmitir a nuestros hijos. Y estos valores no se aprenden en el colegio, sino en el hogar. Y es fundamental para que le guíe en su etapa de adulto sano.

¿Qué significa pedir perdón?

Muchos niños no saben pedir perdón, por que lo relaciona con aceptar un error, y eso no les gusta. Les causa malestar y vergüenza. Hay que enseñarles que pedir perdón puede ser una manera de intentar reparar el daño hecho y aprender de ello.

Pedir perdón de forma humilde significa que somos humanos y nos equivocamos, aunque queremos mejorar y para ello aceptamos nuestros errores. Estamos reconociendo que valoramos los sentimientos de los demás, por delante de nuestro excesivo orgullo. Lo dejamos a un lado, porque nos impide crecer y mejorar. Nos aleja de los demás. Nos pone un escudo de protección que solo sirve para mantener a salvo nuestro autovaloración.

¿Por qué es necesario enseñar a los niños a pedir perdón?

Para enseñarles un correcto sentido de la responsabilidad, debemos enseñar a nuestros hijos a pedir perdón y para qué sirve. En ocasiones pueden utilizarlo para manera poco sincera para librarse de un castigo, y en otras ocasiones no ser capaces de decirlo.

Hay unos principios fundamentales que deben enseñarse en casa a través de la educación. Le damos demasiada importante a las calificaciones, pero poca a la educación emocional. Es nuestra labor inculcarles a nuestros hijos unos valores que hoy en día están tan descuidados.

Al principio vas a tener que guiarle cuando haga algo mal. Sobre todo con los más pequeños (menores de 5 años) que les cuesta identificar que han hecho algo mal y no tienen la necesidad de ser perdonados. Hay que establecer límites sobre lo que se puede y no hacer. A partir de los 2 años ya podemos enseñarles a pedir perdón.

¿Qué valores se desarrollan al aprender a pedir perdón?

Los valores que transmitimos a nuestros hijos al pedir perdón son los siguientes:

  • Responsabilidad: al pedir perdón asumimos las consecuencias de nuestros actos y nos hacemos  responsable. A los niños les cuesta bastante trabajo esta parte.
  • Respeto: No significa anteponer a los demás, sino valorar tanto a uno mismo como a los demás (empatía). Al pedir perdón mostramos respeto hacia los sentimientos de la otra persona, y también a nosotros mismos como persona que se equivoca y que puede arreglarlo o mostrar arrepentimiento.
  • Consideración: tenemos en consideración e interés por el otro. Fomenta la buena convivencia y favorece el desarrollo de relaciones de amistad.
  • Humildad: al ser capaces de reconocer un error.

Pasos a seguir para que aprendan a pedir perdón

Te proponemos una sencilla guía:

  • Explícale con claridad que ha hecho mal y por qué.
  • Céntrate en los sentimientos. Para que sea más consciente del daño que ha causado “has hecho llorar a ese niño”. Haz que se ponga en su lugar y como se sentiría él.
  • Enséñale maneras de pedir perdón. Además de un “perdón”,  puede dar un beso, abrazo… anímales a que enmienden su error. Si ha hecho llorar a un niño por romperle su juguete, darle los suyos por ejemplo. Enséñale posibles soluciones.
  • No le obligues. Si no quiere pedir perdón no le obligues. Se les puede dar un empujoncito, por ejemplo “yo le digo que lo sientes y tú le das un abrazo, ¿qué te parece?”. Así no se sentirá solo.
  • Que sea de corazón. Que no lo utilice de forma mecánica para librarse de un castigo o como simple muletilla. Anímales a que descubran el error por sí mismos y que las disculpas sean sinceras.
  • Anímale cuando lo haya hecho. Así fomentarás su conducta de forma positiva.
  • Sé su mejor ejemplo. Discúlpate delante del niño cuando hagas algo más. Verá como tú reconoces tus errores y quieres mejorar. Somos su mejor guía, y debemos empezar a hacerlo nosotros. Si le riñes equivocadamente o de una forma excesiva, también tendrás que disculparte con él, que sepa que tienes en cuenta sus sentimientos y que vas a tratar de que no vuelva a pasar.

Múltiples ventajas

Además de todos las bondades que hemos comentado que tiene el pedir perdón, también tiene un efecto positivo tanto para el que las da como el que las recibe. El que las da se siente un poco más aliviado por la vergüenza de lo que ha hecho y el que las recibe se siente un poco más aliviado al ser tenidos en cuenta sus sentimientos.

Todos son ventajas, creemos entre todos una sociedad en valorar desde el hogar.

Por qué recuerda… el perdón es una expresión de amor. Educa desde el corazón.

Libro recomendado:

  • Cuento “La ley del bosque iluminado”

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Consejos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.