Se acerca el verano y las embarazadas también viajan

viajes en el embarazo

Llega el verano y con él las vacaciones y los viajes…Todo el año esperando y ahora que llega el momento de coger las maletas estamos embarazadas y todo el mundo se vuelve loco y nos asegura que viajar es un riesgo para las embarazadas. ¿No se puede viajar en el embarazo?¿Será verdad?

 

No es para tanto, como norma general los viajes no están contraindicados durante el embarazo, pero si es importante tener en cuenta ciertas precauciones para que sean lo mas cómodos y seguros posible.

¿Viajar en cualquier momento?

Si eres una mujer sana, sin ninguna enfermedad o factor de riesgo y el embarazo se desarrolla con normalidad no hay problema en viajar en el embarazo, aunque depende del tipo de medio de transporte elegido podemos tener ciertas restricciones.

Una vez confirmado el embarazo el mejor momento para viajar es el segundo trimestre, en ese momento ya tenemos realizada la primera ecografía, el triple screening y los primeros análisis, de manera que no solo tenemos confirmado el embarazo, también que no hay motivos de alarma y que todo se desarrolla con normalidad. Además, es un momento estupendo desde el punto de vista de molestias propias del embarazo, normalmente han desaparecido las náuseas y las molestias del primer trimestre y el bebé aún pesa poco, de manera que aún no estamos especialmente pesadas y volvemos a encontrarnos bastante bien y con mucha energía. Tendremos que descansar algo mas de lo que lo haríamos de no estar embarazadas, pero podemos movernos con facilidad y hacer una vida prácticamente normal.

verano

¿Qué destino elegir?

Tan importante como el medio de transporte que elegimos es el lugar al que queremos ir. Durante el embarazo están contraindicadas gran parte de las vacunas que deberías ponerte en caso de viajar a ciertos destinos, así que es importante hacernos la siguiente pregunta: ¿Es indispensable ir a ese destino o puedo posponer ese viaje?

Los destinos exóticos en los que el sistema sanitario no es especialmente recomendable, deportes de riesgo, turismo de aventura en destinos en los que podemos estar sometidas a las picaduras de insectos( muy a tener en cuenta el virus Zika actualmente), contagio de diferentes enfermedades a través del agua o de la comida o países inseguros deberían estar fuera de nuestra lista de destinos durante el embarazo.

¿Cuál es el mejor medio de transporte?

No existe uno mejor que otro desde el punto de vista del embarazo, casi siempre el mejor es el mas rápido, pero todos tienen sus pros y sus contras y en todos hay que tener una serie de precauciones.

El coche

Viajar en nuestro coche tiene la ventaja de programar hora de salida, ruta y paradas según nuestros gustos y necesidades. Durante el embarazo no conviene hacer viajes excesivamente largos.

Precauciones en los viajes en coche:

  • Es importante llevar el cinturón de seguridad bien colocado o con un adaptador para embarazadas.
  • Forma correcta de colocar el cinturón de seguridad en el embarazo:  Abrocha el cinturón por debajo de los huesos de la cadera y del vientre, coloca el cinturón del hombro hacia un lado del vientre de manera que atraviese el tórax entre los pechos, (nunca coloques el cinturón del hombro debajo del brazo). Es importante que el cinturón esté bien ajustado y que la parte superior del cinturón cruza el hombro sin rozar el cuello.
  • Haz paradas cada dos horas mas o menos, aprovecha para ir al baño y pasear un rato, mueve las piernas.
  • No viajes en las horas centrales del día, sobre todo si tu coche no cuenta con aire acondicionado, hace mucho calor y en interior del coche se pueden alcanzar temperaturas muy altas.

cinturon de seguridad

El avión

Como norma general los viajes en avión son seguros y bastante cómodos. Es importante que te informes de si la línea aérea te pide algún tipo de informe para dejarte volar, en general, sobre todo si es un vuelo nacional, no te piden ningún informe antes de las 28 semanas de embarazo normalmente no recomiendan volar a partir de la semana 36 en los vuelos nacionales, en los vuelos internacionales es mejor que consultes con la aerolínea (algunas tienen su propio modelo de certificado médico a aportar), también es importante tener en cuenta la normativa del país de destino.

Precauciones en los viajes en avión:

  • Si el viaje es largo, procura levantarte de vez en cuando y pasear, haz ejercicios circulatorios con los pies.
  • No tomes bebidas gaseosas ni alimentos que produzcan muchos gases, te harán sentir incómoda todo el viaje.
  • Procura llevar el cinturón bien abrochado, a la altura de la cadera, debajo de tu barriguita.

El tren

Es una forma muy cómoda de viajar. Te permite levantarte y pasear o ir al baño si lo necesitas sin interrumpir el viaje. El único problema es que depende del tipo de tren puedes notar cierto traqueteo algo incómodo para moverte.

crucero

El barco

Si el viaje es un viaje corto, tipo ferry es importante que procuremos no hacerlo en días de oleaje embravecido, sin estar embarazadas ya es bastante complicado para nuestro estómago estando embarazadas puede ser terrible.

Los cruceros suelen ser muy agradables siempre que no se acompañen de excursiones “contra reloj” agotadoras. Por lo demás son muy cómodos para las embarazadas.

Un problema que nos podemos encontrar en el viaje en barco son los mareos, aunque en barcos grandes no son tan frecuentes al moverse menos que los pequeños tenemos que tenerlo en cuenta, sobre todo si vamos a viajar por mares con oleaje importante.

De todos modos infórmate en la compañía naviera si necesitas algún certificado o documento para poder viajar en el crucero.

El autocar

Posiblemente es el menos recomendable. Las paradas son fijas y si encontramos mucho tráfico puede pasar mucho tiempo antes de que lleguemos a esa parada. Si puedes evita hacer viajes largos en este medio de transporte. Si el viaje es corto y no te queda mas remedio procura no viajar en las horas de mas calor y si hay alguna parada antes de tu destino pasea y ve al baño.

En cualquier caso es importante que antes de ponerte en marcha consultes con tu médico sobre las precauciones en tu caso en particular y en tu maleta ademas de biquini, toalla y protector solar no se te olvide incluir todos los documentos sobre tu embarazo, ¡además de la tarjeta sanitaria, claro!


2 comentarios

  1.   Silvia Rubio dijo

    Recuerdo mi viaje a Roma cuando mi hijo Pau tenía solo unos meses, fue difícil pero toda una experiencia. Hoy en día él tiene su maletita infantil en la que disfruta metiendo sus juguetes favoritos. ël se motiva con el viaje y toma consciencia de que es (un poco) responsable de sus cosas.

    1.    Macarena dijo

      Hola Silvia, gracias por compartir tu experiencia. Viajar a otro país con un peque de meses es una aventura emocionante y a la vez caótica; veo que a ti también te han dado ganas de repetir viajando.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *