Por qué es importante estructurar el día en los hijos

Para que los niños se sientan seguros y protegidos en el hogar no podrán faltarle normas, límites y rutinas. Las rutinas y las estructuras diarias para los hijos son igual o más de importantes que las normas y los límites. Se les garantiza de esta manera que sepan adelantar qué ocurrirá durante el día y que se espera de ellos a cada momento. Estructurar el día es fundamental.

No podemos olvidar que la vida de un niño suele estar siempre en pleno cambio, ya sea porque comienza la guardería, porque debe conocer a la nueva canguro, porque empieza la nueva escuela, porque tiene que empezar a hacer tareas domésticas en casa, porque existen cambios en la familia, etc.

Sin embargo, un niño crece y evoluciona correctamente cuando sabe qué esperar, incluso si no siempre le gusta lo que toca. Al crear un entorno estructurado para tu hijo, podrás ayudarle a sentirse seguro, lo cual es un componente esencial para prevenir problemas de conducta o desestructuración emocional.

La importancia de estructurar el día

Al promulgar y seguir regularmente un conjunto de reglas y rutinas, es posible que se te etiquete como el padre “estricto”… en realidad esto no es malo, incluso es lo mejor que les puede pasar a tus hijos. Los niños necesitan estas reglas y rutinas por una serie de razones: para comprender los límites y las normas, para aprender autodisciplina, para experimentar la frustración y la gratificación retrasada y para interactuar apropiadamente con el mundo que les rodea, ente otros.

Por si fuese poco, las rutinas y la estructura diaria pueden enseñar a los niños independencia y toda la satisfacción que de ella viene. Una vez que un niño comprende por la mañana se comienza visitándose, desayunando, preparando la mochila para la escuela y lavándose lo dientes, es probable que no tengas que recordárselo todos los días. Esta independencia además, le dará una agradable sensación de logro diario, confianza en sí mismo y aumento de su autoestima.

No pueden faltar las rutinas

Si normalmente los días de tus hijos tienen poca estructura, entonces es normal que los niños se sientan inseguros e incluso, que tengan un mal comportamiento. Es el momento de que si no tienen estructura, comiences a crear cambios lentos.  Al implementar una rutina, céntrate primero en solo una parte del día, como la hora entre la hora de la cena y la hora de acostarse.

Deberás pensar cuáles son las tareas que tu hijo deberá realizar durante ese período de tiempo como preparar la mochila, acabar la tarea, bañarse, cenar, ponerse el pijama, leer un cuento, apagar las luces y dormir. Es importante que organices las actividades de una manera que tenga sentido para toda la familia, porque la familia sois un equipo y tendréis que ir todos a la par.

Una idea para que esto comience bien es crear una tabla grande de tareas para completar en orden y que esté en un lugar de la casa que se vea sin problemas. Así los niños podrán ver qué tienen que hacer en cada momento y no tendrás que recordárselo a cada dos por tres. Podría incluir fotos de cada niño haciendo esta tarea en el orden correcto para que no tenga que guiarlo una vez que se familiarice, permitiéndole terminar la tarea de la escuela y prepararse para el día siguiente, por ejemplo. Que los niños se acostumbren a realizar estos nuevos hábitos de estructurar el día puede tardar unas semanas e incluso meses, pero con un trabajo constante los niños comenzarán a familiarizarse con sus nuevas rutinas y lo harán ellos solos.

Al crear la rutina, no te olvides de añadir un poco de tiempo de diversión, como la hora del cuento o hablar sobre lo que ha ocurrido durante el día. A veces, centrarse demasiado en lograr el resultado final de una rutina NO significa pasar por alto estas oportunidades de conectarse en familia.

Crear reglas en casa

Como te hemos comentado más arriba los niños necesitan normas y límites y éstas, se podrán llevar a cabo correctamente siempre que los niños hayan comprendido que el día debe ir estructurado para completar las rutinas. Dentro de la estructura del día también debe hacer unas normas y límites para que todo funcione correctamente. Esto significa que crear una estructura también implica implementar reglas familiares. Estas reglas deben ser claras y específicas, como por ejemplo:

  • No ver la televisión hasta acabar las tareas domésticas y escolares
  • Recoger los juguetes siempre que se acabe de jugar
  • Hablar bien y con respeto a los demás

Las normas deberán ser pensadas con anticipación y las nuevas reglas no deben imponerse a los niños sin haberlas discutido y conseguido todos juntos primero. Además es importante que cuando se ponen reglas en el hogar, se piensen también consecuencias de romperlas, de modo que los niños comprendan qué les espera si toman una mala decisión. Las consecuencias pueden ser la retirada de privilegios, aunque deberán adaptarse a la edad y a la gravedad del mal comportamiento.

Ser flexible de vez en cuando

Aunque se tengan unas rutinas y unas normas muy claras para estructurar el día correctamente, nunca está de más ser un poco flexible en cuanto a todo esto. Algunas de las partes más memorables de la vida de un niño son cuando sus padres deciden tirar la rutina por la ventana para divertirse un poco, como quedarse hasta tarde para ver estrellas fugaces o jugar a un juego de mesa por la noche aunque por la mañana haya escuela. Por lo tanto, los padres deben tener un poco de flexibilidad en la vida diaria. Cuando decidas desviarse de las reglas o de la rutina, es importante explicar a tu hijo por qué lo estás haciendo y que es una excepción que no se realizará todos los días.

También es necesario ser flexible a medida que los niños crecen. Las reglas y las rutinas apropiadas para un niño pequeño irán cambiando para tu hijo a medida que crece ya que deberás ir adaptándola a sus necesidades y su idiosincrasia. A cada pocos meses tendrás que pensar en si debes cambiar algo de la estructura o de las normas. Te darás cuenta que las luchas de poder se acabarán, que tu familia estará mejor organizada y que tu hijo estará más feliz y se sentirá con mucha más autonomía.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.