Por qué mis hijos son muy demandantes

Por qué mis hijos son muy demandantes

Todo niño demanda por necesidad, porque son niños y necesitan esa atención que ellos mismos no se pueden prestar. Pero la demanda se puede convertir en una exigencia desorbitada y convertirse en una alta exigencia. Muchas familias no saben cómo afrontar este hecho y se preguntan el por qué sus hijos son muy demandantes.

Un niño con una vida normal y un desarrollo evolutivo normal está dentro del rango de sus límites de exigencia. Pero cuando un niño no está en condiciones de desarrollarse al ritmo de los demás y necesita atención especial, aquí tenemos que repuntar que es un niño con “alta demanda”.

Cuando los hijos son muy demandantes

Un niño se convierte en un gran demandante cuando se le valora personalmente con ese comportamiento. Puede que los padres no gestionan bien las demandas de un niño porque quizás sí que es verdad que lo necesita. O quizás son los niños, quienes son más demandantes y les gusta absorber la atención y la demanda de los padres.

Para poder analizar esta situación hay que averiguar si el niño realmente es muy demandante. Lo que para muchas personas este tipo de actitud puede ser un comportamiento normal, para otros será de un alto grado y habría que analizar si es cierto. Hay que ser conscientes de que los niños son demandantes por naturaleza, al menos cuando son bebés, y que más tarde tienen que ir supliendo con ciertas obligaciones.

Por qué mis hijos son muy demandantes

¿Qué les caracteriza ser muy demandantes?

La dependencia puede llegar a ser una pelea continua entre padres e hijos. Son niños con una alta demanda en pedir o protestar con que algo no va bien, si no das respuesta a sus peticiones se sienten cansados, agobiados y estresados. Un día piden y al otro día piden lo mismo y no se sienten satisfechos.

Las peticiones más comunes las podemos ver cuando son bebés. Siempre quieren estar en brazos de sus padres, reclaman la atención de la madre para darles el pecho y apenas duermen de un tirón por la noche.

Cuando comienzan a tener más independencia es cuando deberían crecer junto a su curiosidad. Sin embargo, hay niños que no se entretienen con nada, protestan de inmediato cuando están jugando, no están cómodos en la cuna, en la hamaca, en el coche…Para algunos padres vivir con niños con tanta demanda se convierte en una supervivencia.

Cómo se comportan los niños demandantes

Cada niño es un mundo diferente, pero cuando se tienen varios hijos en casa puede que los dos actúen como muy demandantes. Por lo general, tienen un carácter muy intenso, dónde sus emociones las expresan de forma desorbitada y pueden pasar del llanto a la risa con cambios repentinos.

Por qué mis hijos son muy demandantes

Sus demandas son de todo tipo, desde la petición por cariño, llamadas de atención, que les des tiempo, dedicación… incluso cuando se quieren atajar estas formas con algún tipo de mecanismo o estrategia, al día siguiente puede que sus demandas sigan sin más.

Entre estas demandas son porque necesitan mucho contacto físico por parte de sus padres. Siempre querrán ese cariño, que les cojan, abracen, arropen, que les cojas de la mano. Estos niños tienen una gran sensibilidad, tanto a nivel físico como emocional. Son muy sensibles a los golpes, a los ruidos y a cualquier sensación, suponiendo un reto para ellos.

Otros por el contrario son hiperactivos, con muchas ganar de moverse, con una gran actividad y cuando siempre están esperando a ser atendidos por cualquiera que les rodea.

En el sueño suelen tener muchos despertares nocturnos e incluso sus siestas suelen ser de corta duración. En la alimentación puede que suplan su atención o vacío comiendo más comida de lo habitual, para sentir más confort.

Para poder resolver sus conflictos emocionales no hay nada mejor que el diálogo y el acompañamiento en sus emociones. Hablar con ellos les reconforta y responder a sus demandas también, pero con un autocontrol. Hay que establecer normas y rutinas, no podemos dejar que la demanda aumente sin una base. Ante las súplicas de los niños hay que tener mucha paciencia y calma, estas situaciones neutralizarán mucho el momento y con el tiempo se pueden apaciguar las demandas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)