¿Por qué se cae el pelo después del embarazo?

La caída del pelo tras el parto, es uno de los temas en cuanto a belleza, que más preocupan a la mujer. Son muchos los cambios físicos  y psicológicos que se producen por los cambios hormonales, y uno de ellos afecta directamente al cabello.

Para una mujer el cabello es símbolo de su feminidad. Una seña de identidad que la diferencia del resto de mujeres. Y cuando comienza una caída de cabello extrema, puede ser un motivo de preocupación y ansiedad.

Es importante conocer los motivos y las causas que provocan la caída del cabello. Especialmente para evitar tensiones y preocupaciones innecesarias. Incluso para remediarlo o buscarle solución al problema, si es posible.

Cambios hormonales durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre un aumento del nivel de estrógenos. Esta hormona paraliza la caída normal del cabello, favoreciendo que durante el embarazo, el cabello de la mujer se vea más lustroso y voluminoso.

Esto sucede en la mayoría de los casos. Aunque también es frecuente encontrarse con mujeres que pasan por lo contrario. Su pelo se encuentra más sebáceo, apagado y sin cuerpo.

Por qué se cae el pelo tras el parto

Una vez que la mujer da a luz, su cuerpo necesita recuperar su estado hormonal muy paulatinamente. Pasadas unas semanas del parto, los niveles de estrógeno se regularizan, favoreciendo la caída del cabello.

El problema es que en lugar de perder entre 50 y cabellos que es lo normal, en este proceso se pierde una mayor cantidad. Y esto se sucederá hasta que el cabello recupere su proceso de caída y crecimiento normal.

Cómo evitar la caída del pelo tras el parto

  • Cuida tu alimentación

Llevar una dieta variada y equilibrada es fundamental para que tu cuerpo se nutra de los minerales y vitaminas necesarias para el nacimiento de tu cabello y para que este se vea vivo y lustroso. Aumenta el consumo de aceites grasos omega3, presentes en el pescado azul y las nueces.

Toma alimentos ricos en vitamina B, como el pollo, la avena, el aguacate o el pescado.

  • Evita el uso de elementos de calor

Durante los meses posteriores a tu embarazo, procura no utilizar herramientas de calor para dar forma a tu cabello. También es recomendable no someterlo a procesos químicos, muy perjudiciales para el cabello. Evita tintes, decoloraciones o tratamientos agresivos que puedan dañar tu pelo.

Deja secar tu pelo de forma natural, al aire. Procura evitar recogerlo con coleteros que lleven elementos metálicos, ya que el pelo se enreda en ellos y se corta. Si necesitas recogerlo, que sea con coleteros suaves que no aprieten demasiado.

Utiliza productos específicos

Para lavar tu cabello utiliza productos suaves, que no contengan sulfatos ni siliconas. Si puedes, utiliza champú para bebés. No olvides aplicar mascarillas 2 o 3 veces a la semana. Si tu pelo es rizado, utiliza mascarillas sin aclarado para mantener las ondas hidratadas.

Procura no cepillarte el pelo cuando esté mojado, desenrédalo antes de lavarlo y si necesitas cepillarlo de nuevo, intenta hacerlo con tus dedos utilizando algún aceite hidratante.

  • Complementos vitamínicos

Si estás dando lactancia materna a tu bebé, consulta primero con tu matrona o pediatra antes de tomar ningún tipo de complemento vitamínico. El aceite de onagra es muy recomendable para ayudar a tu pelo y uñas, al igual que lo son la levadura de cerveza o el germen de trigo.

Busca en herbolarios o en tiendas especializadas, suplementos adecuados para el fortalecimiento del cabello. Toma alimentos ricos en ácido fólico, como hortalizas de hoja verde y cítricos.

  • Sanea tu cabello

Por último sanea tu cabello con un buen corte. No tardarás mucho en ver como tu pelo nace de nuevo, es más, pronto disfrutarás del llamado “flequillo de madre”. Se aprecia en las sienes en forma de nuevos cabellos, que hacen prácticamente imposible recogerte el pelo sin que salgan mechones rebeldes que no puedes recoger.

En la mayoría de los casos, la caída del cabello frena a los pocos meses. Por lo que no desesperes ya que es algo habitual por lo que pasan todas las mujeres tras su embarazo.

Tu cuerpo necesita un proceso de recuperación que en la mayoría de los casos es lento. Tomate tu tiempo y deja que tu cuerpo haga su trabajo, pronto verás que poco a poco todo vuelve a la normalidad.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.