Precauciones que debes tomar cuando viajes sola con niños en el coche

Cuando viajamos solos con niños en el coche, es importante tener ciertas precauciones. Y éstas no deben limitarse al sistema de retención infantil, que es lo principal que debemos cuidar.

Un niño pequeño puede encontrar un juguete en cualquier sitio, sin darse cuenta del peligro que corre. Y para un conductor, que debe prestar atención a la carretera, puede ser indetectable hasta llegar a ser un peligro real.

Antes de comenzar el viaje, por muy corto que sea, debemos revisar que el sistema de retención infantil esté correctamente instalado. Además, es importante vigilar que no haya objetos peligrosos a la mano de los niños. Juguetes de otros viajes, restos de comida, o cualquier cosa que a su vista pueda resultar atractivo.

Elementos peligrosos para los niños

Una cosa que solemos llevar en el coche, son los parasoles que instalamos en las ventanillas. Son muy prácticos para que los niños no reciban el sol directamente. Se instalan con ventosas que van directamente sobre la luna.

Y esa ventosa precisamente es un peligro para un niño pequeño. Es un trozo de goma, que puede romperse con facilidad si se muerde. Un niño que tenga a mano esa ventosa, puede morderla al igual que haría con un mordedor. Y en este caso existe un riesgo importante de atragantamiento.

Ese es sin duda, el principal cuidado que debemos tener con los niños en el coche. Si se da un caso de atragantamiento mientras estamos conduciendo, la capacidad de reacción será mínima. Pudiendo incluso llevar a sufrir un accidente.

También es importante no dejar a mano de los niños abrigos, pueden jugar con los cordones o las cremalleras y sufrir el mismo peligro de asfixia.

Lo mismo sucede en el caso de bolsas o maletas. Para ellos todo es un entretenimiento, cualquier cosa que puedan alcanzar será divertido. Si no podemos controlar con que juegan, es preferible no dejar nada a su mano para no tener contratiempos.

Y algo que a priori no parece peligroso, es la comida. Aunque los niños sean mayores y estén acostumbrados a comer solos, un simple trozo de pan puede provocarles una situación complicada.

Por lo tanto, si es un viaje corto, lo más adecuado es que no lleven nada cerca que pueda ser peligroso. Lleva música que les entretenga o algún juguete que previamente hayas revisado.

Si el viaje en coche es largo, en la medida de lo posible es preferible que viajen con algún adulto detrás. Que pueda encargarse de darle comida o agua, en caso de que sea necesario. O cualquier juego, para que el viaje se haga más cómodo.

Revisa el espacio donde viajan los niños, es una mínima inversión de tiempo que puede prevenir un gran riesgo.


Categorías

Consejos

Toñy Torres

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *