¿Puedo bañar a mi hijo justo después de comer?

madre bañando a su bebé en una bañera azul, con patitos de goma y agua con mucha espuma

El baño es un momento muy delicado para los niños, especialmente para los bebés. Hay una tendencia generalizada a bañar al pequeño a todas horas, y la verdad es que es mejor no hacerlo en exceso, ni cuando queramos.

Hasta que le caiga el muñón umbilical, el bebé solo debe lavarse con una esponja. Una vez que la cicatriz umbilical haya sanado, podrás sumergir al bebé en el agua. El primer baño debe hacerse con cuidado y debe ser muy corto.

¿Puede sufrir indigestión si no esperas 2 horas a bañarlo después de comer?

Cuando decimos si es bueno bañar al niño justo después de comer significa que el bebé tenga la barriga llena. Es habitual recordar a nuestras abuelas o madres advirtiéndonos sobre los cortes de digestión si nos metemos en el agua justo después de comer. Si os acordáis, nos decían que teníamos que esperar como mínimo 2 horas entre la comida y la ducha o baño para darle a nuestro cuerpo tiempo para hacer la digestión.

Hoy en día se sabe que esta idea no era del todo cierta, no se trata de la digestión en sí. El hecho de esperar antes de entrar en el agua no tiene que ver con la digestión, sino con otro principio: el agua, a nivel digestivo, tiene poca influencia. Lo que marca la diferencia es en realidad la temperatura del líquido en el que nos sumerjamos, pero este es un discurso que no se enmarca en el contexto del baño del bebé.

termómetro agua patito amarillo bañera niño bebé

De hecho, una de las primeras reglas a la hora de bañarse es tener una temperatura del agua en torno a los 36-37 °C y de esta forma evitaríamos este problema de la digestión. Pero para los más peques hay que ir más allá, lo que también hay que tener en cuenta es el nivel emocional. Para los más pequeños, el baño es un momento relajante y alegre y, por ello, hay que vivirlo con total serenidad. También de acuerdo con este razonamiento, se aconseja a los padres que esperen un poco después de comer, para que el pequeño esté relajado: media hora puede marcar la diferencia.

Por tanto, primero deberemos ver que el bebé esté tranquilo, y luego tenemos que asegurarnos de que la diferencia de temperatura entre el agua y el ambiente donde se encuentra el bebé no sea alta. Por eso es mejor que la habitación en la que vayamos a bañar al bebé la hayamos precalentado antes de meterlo en el agua. Con tan solo controlar estos dos puntos ya podremos bañar al pequeño a la hora que sea, incluso aunque haya comido antes.

padre y madre bañando a su hijo en una bañera de bebé azul con patas

¿Cuál es el mejor momento para bañar al bebé y cómo se debe hacer?

Eso sí, como he comentado al inicio, aunque podamos bañarlo a la hora que sea, es mejor optar por hacerlo en unos momentos concretos y de la mejor forma posible. Siempre tenemos que elegir el momento del día que nos permita estar relajados, tanto a nosotros como al bebé Bañarlo antes de acostarse es una forma útil de relajar a los bebés y prepararlos para dormir.

El nivel del agua debe ser de 5-6 cm y la temperatura de 37-38 °C. No es necesario utilizar el termómetro, basta con sentir una temperatura agradable sumergiendo la muñeca o el codo en el agua. Antes de desvestir al bebé, asegúrate de que la habitación esté bien calentada (la temperatura ideal es de 21-22 °C) y de tener todo lo que necesitas a mano.

Una vez que el bebé esté desnudo, sumérgelo inmediatamente en el agua para evitar que se enfríe. Utiliza tu mano no dominante (la derecha si eres zurda o la izquierda si eres diestra) para sujetarle la cabeza. Usa tu mano dominante para lavarlo, comenzando por los pies. Por seguridad,  la parte superior del torso y la cara deben permanecer por encima del nivel del agua. Para mantener la temperatura del pequeño lo mejor es ir mojando el torso con agua constantemente.

¿Debes bañarlo todos los días?

Los bebés no necesitan muchos baños si le lavas bien el área del pañal cada vez que se lo cambies.  En general, durante el primer año de vida, basta con bañarlo 3 veces por semana. Aunque parezca mentira, si lo hacemos más veces podemos crearle sequedad de piel, sobre todo si usamos geles de baño tensoactivos (que hagan espuma). Masajear al bebé antes del baño con un aceite emoliente y aplicar una crema hipoalergénica inmediatamente después del baño puede ayudar a prevenir la piel seca, e incluso evitar que en los casos en el que bebé tenga dermatitis eccematosa vaya a más.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.