Qué es el reloj biológico y cómo funciona

Cuando hablamos del reloj biológico, irremediablemente pensamos que se hace referencia exclusivamente a la mujer. Por norma general, solemos pensar que se trata de una condición física relativa a la fertilidad de las mujeres. Es más, la mayoría de las personas crece pensando que el reloj biológico no existe como tal, que se trata de una forma coloquial de hablar de fertilidad.

Pero realmente el reloj biológico existe como tal, lógicamente no se trata de un reloj de forma exacta, pero su mecanismo natural es muy similar. De hecho, el estudio del funcionamiento de este sistema natural del organismo, ha sido recientemente galardonado con el premio Nobel de Medicina, otorgado el pasado año a sus analistas. Por lo tanto, merece la pena conocer en que consiste realmente el reloj biológico y de qué manera afecta a todos los seres vivos.

¿Qué es el reloj biológico?

El reloj biológico hace referencia, al mecanismo interno que poseemos todos los seres vivos, para regular las necesidades físicas en el tiempo. Es un sistema de funciones que realiza cada órgano, que están asociadas al ritmo de vida.

A través del reloj biológico, el organismo regula algunas funciones como el sueño, las funciones metabólicas, los niveles hormonales o la temperatura corporal. Si se hace caso a los mensajes que recibimos a través del reloj biológico, las funciones del organismo serán correctas. Incluso se ha demostrado que si no existe una conexión entre el ritmo de vida y los avisos de este mecanismo natural, puede haber mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Se puede considerar entonces, que el reloj biológico es el encargado de ordenar en el tiempo algunas de las actividades naturales del organismo. Por ejemplo, cuando llega el medio día y comienzas a tener hambre o cuando llega la noche y tienes la sensación de sueño. Pero no solo eso, el reloj biológico además se encarga de regular la temperatura corporal, el funcionamiento del corazón, del cerebro e incluso marca el ritmo hormonal.

¿Cómo funciona el reloj biológico?

Todos los seres vivos que habitan en la Tierra, tienen adaptada su vida a la rotación del planeta. Tanto los humanos, como los animales o las plantas, tenemos la capacidad de anticiparnos a esta rotación para ajustar nuestro ritmo de vida biológico, al día o la noche.

Los seres vivos tenemos adaptado nuestro ritmo biológico, en función de las 24 horas que tiene un día. Incluso ya en el Siglo XVIII, un astrónomo descubrió que algunas plantas abrían sus hojas durante el día y las cerraban a la noche. Independientemente de si estaban expuestas a la luz solar o no, por lo tanto se considera que las plantas tienen su propio reloj biológico.

El reloj biológico de las mujeres

Como veíamos al principio de este artículo, siempre que se habla de este intangible reloj se asocia directamente con la fertilidad de la mujer. Pero como ya hemos dejado claro, esto es algo del todo incorrecto, esta maquinaria natural del organismo afecta a todos los seres vivos, incluidos los hombres.

El reloj biológico marca también la edad fértil a los seres humanos. La diferencia es que las mujeres tienen un período fértil mucho más corto que el de los hombres. Pero este sistema físico, lo que marca es el funcionamiento natural de los órganos reproductivos.

Es importante recalcar este punto ya que de forma incorrecta, las personas asocian el mencionado reloj biológico, con el deseo de las mujeres de ser madre. Y esto es algo sin fundamento, el cuerpo es pura química, su funcionamiento es una perfecta máquina que marca sus propios tiempos.

El deseo de una mujer por ser madre, el sentimiento de querer tener descendencia, no lo marca el organismo. Aunque físicamente las mujeres están preparadas para crear y dar vida, ninguna mujer nace con un temporizador en su cuerpo que le avisará en algún momento de su vida de que ha llegado el momento de procrear.

Algunas mujeres desean ser madres desde muy jóvenes, sienten y demuestran una verdadera pasión por los niños. En cambio otras, jamás sentirán ese deseo, y eso nada tiene que ver con la maravillosa máquina que es el cuerpo humano.


Categorías

Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.