Cómo relajarte después de un duro día de ser mamá

Ser madre no es fácil, y si eres mamá es posible que quieras abarcarlo todo, pero no tienes superpoderes. Es necesario recordar que debes tener tiempo para ti y para poder relajarte. Quizá durante el día sea imposible porque tienes muchas responsabilidades que realizar, pero también es probable que sientas que no puedes más. Es muy importante que aunque sea solo cuando los niños duermen, saques unos minutos para ti.

No importa si trabajas fuera del hogar, dentro, o fuera y dentro… la vida puede ser realmente estresante. Siempre hay algo que se debe hacer y si tienes hijos, siempre querrán tu atención. Es necesario que aprendas a priorizar tu salud y tu bienestar. Si es cierto que a veces puede parecer imposible encontrar tiempo cada día para eliminar todo el estrés, es necesario que lo intentes.

Piensa cuando puedes tener un ratito para ti. Vale, ya lo tienes. ¿Ahora qué? Es probable que quieras hacer tantas cosas que te bloquees y no sepas ni por dónde empezar. No te preocupes que te vamos a dar algunas ideas para que sepas cómo relajarte después de un duro día de ser mamá (¡porque ser mamá no es para nada fácil!).

Haz pilates

¿Quién te ha dicho que para hacer Pilates debes ir al gimnasio? ¡De eso nada! Gracias a la multitud de sesiones online que existen y a los ejercicios que el médico te puede aconsejar, solo debes encontrar un ratito y hacer Pilates en casa. Estos ejercicios te ayudarán a conectar tu cuerpo con tu mente por lo que es ideal para ayudarte a dejar el estrés de un duro día de lado.

Coge tu esterilla, ponte cómoda y empieza a hacer tu sesión de Pilates en tu casa. Con 20 minutos es más que suficiente para que empieces a sentirte mucho mejor.

Baila como si no hubiera mañana

Si te gusta el baile no es necesario estar apuntada a una academia para disfrutar de sus ventajas. El baile te ayuda a que la hormona del estrés se quede dormida y puedas disfrutar de las endocrinas de la felicidad. Bailar te ayudará a no pensar en lo que te preocupa y a disfrutar del ritmo de la música.

Si los niños duermen, solo ponte unos auriculares, la música que más te gusta, ¡y a disfrutar del baile! Aunque acabes cansada, te sentirás totalmente renovada. ¡Pruébalo ahora mismo!

Respiraciones profundas

Si lo que sientes en tu día estresado es sobre todo ansiedad, deberás aprender a calmar la mente para sentirte mejor. En este sentido, es importante que calmes esa ansiedad para poder disfrutar de tu bienestar emocional. Para conseguirlo solo tendrás que hacer respiraciones profundas. El aire ayudará a que tu cuerpo se oxigene y te sientas mucho mejor.

Sentada o tumbada, cierra los ojos y comienza a respirar profundamente. Inhala y exhala el aire tan lentamente cómo te resulte más cómodo. Cuenta cada vez que inhales y exhales el mismo número, por ejemplo: inhala el aire contando hasta 8, aguanta el aire 8 segundos y después exhala durante 8 segundos más.

Repite la acción tantas veces como necesites hasta que encuentres la calma a esa ansiedad que te molesta.

Tu baño puede ser un spa

Si tienes un ratito antes de irte a la cama, mientras tus hijos duermen convierte tu baño en un auténtico spa. Derrocha un poco en sales de baño, velas y toallas suaves y delicadas. Escoge la música que más te relaje. Baja las luces y disfruta de un baño con agua caliente. No tienes que pasar horas en la bañera para desestresarte. Con 20 minutos en un ambiente calmante puede ser más que suficiente para te sientas totalmente renovada. También es una forma efectiva de dormir bien por la noche. Intenta agregar una almohada de baño a la bañera y usar productos con aroma a lavanda para mejorar la relajación. Cuando salgas del baño te sentirás cómo nueva.

Escribe agradecimientos diarios

Tener un diario de agradecimientos y escribir en él, es una forma para poder des estresar tu mente. La gratitud es una emoción muy poderosa. Cambia tu perspectiva y te ayudará a concentrarte en lo que realmente es importante en tu vida. Empezarás a darte cuenta de lo que realmente es valioso y merece la pena.

Encuentra una libreta que te guste y con tu bolígrafo favorito, siempre que te sientas estrenada, siéntate y escribe tres cosas por las que estás agradecida en ese momento.

Contacto con la naturaleza

La naturaleza tiene una forma de centrarse en ti y de ayudarte a estar mejor. Si has tenido un día particularmente difícil y necesitas algo de tiempo, intenta salir a tomar el fresco. Sal a caminar si puedes o simplemente, siéntate en el porche de tu casa y respira durante la tarde. A medida que el sol se pone, el mundo tiende a ponerse un poco más silencioso. Puedes sentir la paz y mejorar los efectos de la naturaleza disfrutando de una buena taza de manzanilla relajante mientras disfrutas del silencio de la noche.

Leer un libro que te encante

Leer un libro te proporcionará un escape de la realidad. Encuentra un libro que te guste y que mientras lo lees te haga ‘desaparecer’ un rato del mundo real. Misterios, romance e historias paranormales son géneros populares que muchas personas disfrutan antes de dormir. Permítete bucear en tu historia durante diez o veinte minutos y simplemente disfruta, no pienses en nada más. Evita leer un libro que creas que debes leer por obligación o un libro que sea educativo. La idea está en disfrutar de una historia diferente.

La clave para relajarte consiste en encontrar un pequeño trozo de tiempo en el que puedas disfrutar de ti misma. También puedes pedirle a tu pareja o a alguien de confianza que cuide de tus hijos unos 20 minutos para poder tener tiempo para ti aunque no estén dormidos. Lo ideal es que encuentres maneras de reconectarse contigo y calmar tu mente. Un baño, un buen libro y un tiempo en la naturaleza son formas efectivas que no te decepcionarán. Encuentra la forma que vaya mejor contigo y que realmente te funcione, después, conviértelo en un hábito para ti. Cuanto más practiques este tiempo para ti, antes se convertirá en una parte normal de tu vida.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.