Resfriados y gripe en el embarazo

Es un fastidio el resfriarse estando embarazada, pues los tratamientos no son adecuados para la gestación del bebé. Tenemos un dilema, hemos de atacar a la enfermedad sin hacer daño a nuestro bebé.

Las embarazadas tienen sus defensas bajas, pues el cuerpo reacciona de esta manera para acostumbrarse al embrión. Contrariamente, a estas bajas defensas, contribuye el no poder luchar contra las enfermedades que pueden afectar. Lo más indicado para ello es prevenir, por ello el excesivo cuidado de las madres gestantes a cualquier virus o bacteria que les pueda afectar.

Las frutas y verduras son los mejores alimentos para prevenir. La vitamina C ha de ser parte de la vida de una embarazada, sobre todo en el primer trimestre. Hay que abrigarse contra el frío y desabrigarse contra el calor. Tampoco son buenas las bebidas demasiado frías.

Cuando una embarazada se resfría, los síntomas son diferentes a la gripe. Los resfriados dan la cara con la congestión leve, tos, estornudos. Si lo que tienes es gripe, el cuerpo se descompone, aparece la fiebre, duelen los huesos y se siente debilidad.

Cuando ya se ha pillado una de estas dos afecciones, lo importante es ponerle buen remedio.

Hay que observar la fiebre, la temperatura, si esta es elevada, con paños fríos se puede bajar, si no lo consigues acude al doctor.

La congestión se alivia con bebidas calientes (infusiones) y abrigándose sin salir de casa.

Los medicamentos sí que son posibles para las embarazadas, hay algunos que son especiales para ello, pero siempre con supervisión médica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *