Salud mental materna durante el embarazo

El embarazo se dibuja cómo una época de dicha, pero también de miedos e incertidumbres. Durante esta etapa las preocupaciones van dirigidas al bebé: que todo salga bien y que salga sano. La madre queda como en segundo plano, sobre todo la salud mental materna. Como si su estado no pudiera traerle otra cosa que felicidad.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) 1 de cada 6 mujeres durante el embarazo o el postparto pueden experimentar algún trastorno psicológico. Es necesario hacer eco de esta situación para que las mujeres no se sientan como bichos raros o como si no quisieran a sus hijos. Muchas por miedo al rechazo se callan y viven en silencio su dolencia.

El embarazo trae muchos cambios

No os digo nada nuevo si os digo que el embarazo trae consigo innumerables cambios físicos, pero también emocionales. Se puede observar en embarazadas debido a los cambios hormonales: cambios de humor, alteraciones en el sueño y alimentación, subida del nivel de ansiedad y un aumento en sus preocupaciones. Todos estos cambios no suponen ninguna patología, responden a un cambio tan brusco para una mujer como el embarazo.

Los miedos a enfrentarse a esta nueva etapa pueden traer consigo irritabilidad, nerviosismo, ansiedad e incluso tristeza y rechazo por la situación y el bebé. Pueden estar relacionados con pensamientos negativos acerca del hecho de estar embarazadas, o a la excesiva preocupación por traer un bebé a este mundo.

Rechazo de la sociedad

En una sociedad donde se idealiza la maternidad y todo lo relacionado como si todo fuera de color de rosa. En una  sociedad donde una mujer dice que no era lo que esperaba y se le lapida públicamente…que se puede esperar. Hay que hablar claro y alto: la maternidad es maravillosa sí, pero no todo es de color de rosa.

La maternidad también tiene sus luces y sombras, y si sólo ensalzamos las luces las mujeres que se hallen en las sombras se creerán que tienen un problema, que no son buenas madres y se sentirán solas y desamparadas. No hablarán por miedo a ser juzgadas y sentenciadas. Se sienten culpables por algo que, además de no ser culpa de ellas, es más normal de lo que parece.

¿Cómo puede afectar el embarazo a mi salud mental?

Puede que ya tuvieras alguna enfermedad mental en el pasado o puede que nunca hayas tenido ningún problema. El embarazo por desgracia no te protege de tener problemas de salud mental.

La depresión, la ansiedad y trastornos emocionales son los problemas mentales más habituales durante la gestación. Los menos son trastorno bipolar, alimentarios o psicosis postparto. La depresión prenatal se encuentra sobre el 18,4% y la depresión postparto en un 19,2%. No solo se restringe a los cambios hormonales y físicos, sino a cambios que suponen para la vida de la madre: problemas de pareja, complicaciones postparto, problemas familiares, alteraciones del vínculo materno-filiar o problemas físicos y emocionales del niño.

Aumento sensibilización social de la salud mental materna

Es necesario un aumento de la sensibilización social, que el aspecto mental de la mujer sea tan importante como su desarrollo físico y la del bebé. Debe ser tenido en cuenta, evaluarse y tratarse.

Hay que hacer visible un problema que afecta a casi el 20% de las mujeres embarazadas y tras dar a luz, cuya detección temprana así como su tratamiento pueden impedir que se cronifique. Mejoraría considerablemente la vivencia del embarazo y el vínculo materno-filial.

Para conseguirlo es necesario una mayor formación en este campo tanto para el personal sanitario relacionado con la maternidad (ginecólogos, matronas, enfermeras, médicos de familia…) y psicólogos. Las mujeres en esta situación necesitan a un profesional de la salud que las escuche sin juzgar, y que se preocupe por su salud emocional además de física.

Que se acabe con el estigma social que hay sobre la maternidad y las enfermedades mentales. Que las mujeres puedan hablar abiertamente de cómo se sienten aunque vaya en contra de lo “esperado”.

Si estás pasando por esta situación abandona el sentimiento de culpa. Abandona el miedo y pide ayuda. Igual que si tienes algún problema físico vas al médico, si no te sientes bien emocionalmente o psíquicamente también es necesario acudir a un profesional. Aunque no puedas tomar medicación por el embarazo hay otras formas de abordarlo.

Por que recuerda…el cuidado de la salud mental es tan importante como la salud física.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.