Se prevén suspensos en el boletín de notas: prepara una actitud positiva y busca estrategias de mejora

En apenas un mes los niños habrán acabado la escuela y es probable que ya sepas más o menos cuál serán sus notas. El esfuerzo que han hecho durante todo el curso escolar se verá reflejado en el boletín de notas y esto puede suponer buenas noticias o por el contrario, que las notas no sean del todo lo que todo esperáis en casa. Las calificaciones podrán ser buenas o malas, pero al fin y al cabo son sólo cifras.

Un niño que se ha esforzado podrá sacar buenas notas, para el que no se haya esforzado no lo serán tanto… Pero también puede haber otras variables que pueden hacer que las notas no sean muy buenas, pero eso no significa que el niño o niña no se haya esforzado todo lo que podía o sabía. Esto también hay que tenerlo en cuenta.

Hay niños que durante el curso escolar pueden tener conflictos familiares, problemas con las amistades o cualquier otra circunstancia que le haya hecho bajar el rendimiento académico, pero en este sentido el niño o  niña necesitaba estar bien emocionalmente para poder rendir académicamente. O quizá también las notas no hayan sido lo suficientemente buenas a causa de que el niño o niña presenta dificultades de aprendizaje y no ha recibido la ayuda que necesita.

Sea cuál sea la causa de los suspensos de tus hijos es necesario que antes de que te sientas frustrada o te enfades con ellos, seas comprensiva ante la situación y pienses exactamente qué es lo que ha pasado para que tu hijo haya suspendido. Cuáles son las causas y qué se debería hacer para poder encontrar los cambios necesarios para que todo vaya mejor en el próximo curso.

Una actitud negativa no hará que mejore las notas

Muchos padres cuando sus hijos suspenden deciden castigarles, recriminarles la vagancia que han tenido durante todo el curso escolar y señalarles rápidamente que sólo ellos tienen la culpa de tener tan malas notas. Si bien es cierto que si un niño o niña saca malas notas no hay que premiarles por ello, recriminándoles lo mal que lo han hecho no servirá de nada… sólo de que el próximo curso sea igual o peor porque aprendan de que la culpa es suya. Si le etiquetas de cosas como “es que no eres inteligente”, “no sabes hacer nada”… sólo podrás esperar que ocurra eso que le estás diciendo en el futuro.

suspensos notas

Es necesario que te olvides de la negatividad y que no la tengas presente cuando tu hijo llegue a casa con un boletín de notas con suspensos. Deberás pensar junto con tu hijo qué es lo que ha pasado para que haya habido ese resultado. Los niños no quieren tener malos resultados en la escuela y cuando las notas empiezan a fallar el 100% de las veces hay algo detrás que les está impidiendo alcanzar sus objetivos.

La importancia de una actitud positiva

Si quieres que tu hijo tenga buenos resultados en el futuro deberás tener una actitud positiva ante estas circunstancias. No me refiero a que le aplaudas o le premies por suspender, ni mucho menos. Pero sí, deberá ver en ti una actitud de mejora en el futuro en lugar de una actitud de enfado o frustración que le haga sentir culpable o de sentir que no tiene remedio porque es “un mal estudiante”.

Ningún niño es un mal estudiante, sólo hay que saber si ocurre algo o cuál es la forma de aprender que le resulta más cómoda. Quizá no esté bien emocionalmente o quizá necesite refuerzo académico durante el curso escolar.

Buscar soluciones a los problemas que haya habido

Si tu hijo ha suspendido asignaturas deberás mantener una conversación con él y después de averiguar por qué ha ocurrido buscar las consecuencias adecuadas entre los dos. Por ejemplo, si ha suspendido porque no se ha esforzado habrá que buscar una consecuencia que le ayude a esforzarse durante el verano y que para el curso que viene no vuelva a ocurrir lo mismo. Es necesario que estés atenta a su comportamiento y notas escolares durante el curso para que no se vuelva a repetir y que tu hijo te sienta cerca y a su lado, así podrá tener mejores resultados.

suspensos notas

Si las malas notas han sido por problemas emocionales, será necesario llegar hasta el fondo del asunto para saber qué está causándole malestar y poner remedio lo antes posible. Por ejemplo, si tiene problemas con las amistades quizá apuntarle a actividades extraescolares sea una buena idea. Si te has divorciado de tu pareja hace poco y echa de menos a su padre, quizá no estaría mal potenciar el vínculo si es posible. Si sientes que algo falla y que no sabes bien qué puede ser, entonces no dudes en acudir a un profesional para que le ayude a controlar sus emociones y sentirse mejor internamente.

Prevenir que no vuelva a ocurrir

No hay mejor forma de evitar que algo malo ocurra que previniendo que pase. Para ello, si este curso tu hijo ha sacado malas notas, será más que necesario poner solución para que el año que viene no ocurra. Tu hijo necesitará tu apoyo y tu compresión. Si es necesario a principio de curso puedes acudir a un profesional de la Psicopedagogia para que ayude a tu hijo a aprender a estudiar, a organizarse el tiempo, a hacer un calendario, a priorizar los contenidos a estudiar…

malas notas

También puede recibir clases de apoyo escolar si lo ves necesario… o buscar las soluciones adecuadas dependiendo de cada caso en concreto. Pero lo más importante es no señalizar lo malo que ha pasado y buscar siempre soluciones de mejora, que el niño sienta la responsabilidad de sus acciones pero sobre todo, que sepa que él tiene el poder de cambiar las cosas a mejor y que tú estarás a su lado para que lo consiga. Recuerda que un niño no quiere sacar malas notas, así que hay que buscar qué ocurre y solucionarlo. ¡El próximo curso seguro que será mejor!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *