¿Se puede ahogar mi bebé por mocos?

se puede ahogar mi bebé por mocos

Es habitual, que los más pequeños de la casa durante los meses fríos sufran varios resfriados taponándoseles la nariz y que en ocasiones les resulte complicado el poder respirar, el saborear los alimentos e incluso sentirse incomodos a la hora de dormir ya que no pueden inhalar aire fácilmente. Los mocos, son un mecanismo de defensa contra determinados virus o bacterias. Son molestos, tanto para los bebés como para las personas adultas, ya que impiden poder hacer ciertas cosas con normalidad.

En esta publicación, vamos a aclarar una de las dudas más repetidas por los padres y es, si se puede ahogar mi bebé por mocos. Estos, se pueden producir de diferentes maneras, pero como normal general cuando aparecen no tienen por qué indicar nada grave, aunque si ocurre que cuando lo hacen en bebé nos salte una alarma interior.

Hay que estar muy al tanto de que los bebés los expulsen o, ayudarle a ello para que no se encuentren molestos, con sensación de ahogo y por supuesto que no dejen de comer. Como padres, deberéis estar atentos y ayudarles en la mayor medida posible a que respiren con cierta normalidad ya que los mocos suelen causar molestias en los pequeños.

¿Por qué los bebes tienen mocos?

bebé termometro

La producción de mocos como hemos indicado en la introducción, aparece como un mecanismo de defensa ante diferentes organismos. A pesar de esto, es fundamental recordar que en los bebés una abundante producción de mocos puede llegar a impedir que el pequeño respire con normalidad. Los agujeros de su nariz, son todavía muy pequeños y estrechos, por lo que la eliminación del moco de manera natural puede que no funcionen tan correctamente como en edades más avanzadas.

Recordar que, durante los primeros meses de vida, los pequeños no tienen desarrollado el reflejo de respirar por la boca, solo lo hacen por la nariz. Si tu pequeño tiene mucha producción de mucosidad, al no respirar por la boca y que su pequeña nariz comience a taponarse puede complicarse el proceso de respiración.

Los pequeños van a tener mocos durante la gran mayoría de su infancia, sea la estación que sea, y en la mayoría de ocasiones no deberás alarmarte por ello. Lo que siempre os recomendamos es que acudáis a vuestro pediatra, para evitar otros males como una posible otitis y otras complicaciones.

¿Cuándo debo consultar al pediatra?

bebé fiebre

Nosotros, desde aquí os aconsejamos que ante la mínima duda que tengáis sobre lo que le puede ocurrir al pequeño os pongáis en contacto con vuestro pediatra para que él o ella, haga una evaluación y tome las decisiones indicadas.

Deberéis tener en cuenta, si los mocos vienen acompañados por otros síntomas como puede ser una fiebre elevada. Otro aspecto a considerar, es cuánto han estado durante estos síntomas, si son solo un día, tres, o más. Con esto, podrás ayudar al médico a descartar posibles infecciones.

Hay que prestar atención también, a si aparecen tos seca o mucosa, flemas, dificultad en la respiración, si deja de comer, síntomas que debes recordar para comentárselos al especialista. También pueden presentarse dolor de oídos, irritación de garganta o dificultad a la hora de dormir.

En cualquier caso, como te hemos señalado ponte en contacto con tu médico ya sea personal o de manera telefónica, explícale cuales son los síntomas que presenta tu bebé y el será quien tome las mejores medidas en cuanto a cuidados y tratamiento.

¿Cómo se pueden aliviar?

bebé durmiendo

Sobre todo, hay que mantener la calma y ayudarles en todo lo posible para que los expulse. Existen varias técnicas para ello, pero siempre bajo aceptación de un especialista.

Lavados nasales

Es importante, limpiar la nariz de los bebés tanto por dentro como por fuera. El momento indicado para realizarlo, es cuando tu pequeño esté más tranquilo. Tienes que humedecer las fosas y con ayuda un pañuelo, retirar los restos. Consulta a tu pediatra para ver el producto indicado para tu bebé.

Ambientes húmedos

Lo más recomendable, es hacerte con un humidificador de aire para mantener un ambiente húmedo. Esto, evitará que las mucosas del bebé se sequen y además favorezcan su expulsión. Recuerda, que estos aparatos no tienen que estar activos las 24h del día, es recomendable ventilar las habitaciones tras su uso.

Aspirador nasal

Las famosas peras nasales, son muy útiles para ayudar a despejar la nariz. Solo tienes que introducirla en la nariz del pequeño, cuando previamente la hayas presionado e ir soltándola poco a poco. Son útiles, pero no es aconsejable abusar de ellas.

Si tu bebé presenta mocos puedes probar con alguno de estos remedios u otros que tu conozcas, en el caso de que estos no desaparezcan y se presenten otros síntomas, recuerda acudir a tu médico para una evaluación. Recuerda estar tranquilos, ya que es normal que los bebé tengan mocos, mantenlo hidratado, calmado y con un buen descanso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.