Señales de negligencia infantil

Si eres padre o madre y realmente quieres a tus hijos es probable que no puedas comprender que se pueda descuidar a un niño. Lamentablemente existen miles de casos de negligencia infantil en todos los países del mundo.   La negligencia es una de las formas más comunes de maltrato infantil. Puede afectar la salud física y mental de un niño y puede llevar a consecuencias nefastas a largo plazo.

La negligencia se define como: ‘cualquier acto reciente o falta de acción por parte de un padre o cuidador que presente un riesgo inminente de daño grave al niño”. Las leyes a menudo definen el abandono como la falla de un padre o cuidador para proporcionar la comida, el refugio, la ropa, la atención médica o la supervisión necesarias en la medida en que la salud, la seguridad y el bienestar del niño se vean amenazados.

Algunos países incluyen excepciones para determinar negligencia. Por ejemplo, un padre que rechaza ciertos tratamientos médicos para un niño basado en creencias religiosas puede recibir una exención.

La economía de los padres también se puede tener en consideración. Si los padres viven en la pobreza y tienen dificultades para proporcionar a los niños alimentos o un hogar adecuados, puede no ser considerado negligente si la familia solicita asistencia o hace las cosas de la mejor forma posible.

Tipos de negligencia

La negligencia se puede manifestar de diferentes maneras, pero hay algunas que son más comunes que otras:

  • Descuido físico. No cuidar las necesidades básicas del niño, como la higiene, la ropa, la nutrición, la vivienda… o abandonar a un niño.
  • Descuido médico. Negar o retrasar el tratamiento médico necesario para un niño.
  • Supervisión inadecuada. Dejar a un niño que no puede cuidarse por sí mismo solo en el hogar, no protegerle de los riesgos de seguridad o dejar a los pequeños con cuidadores inadecuados.
  • Descuido emocional. Exponer a un niño a la violencia doméstica o abuso de sustancias, no proporcionar afecto o apoyo emocional.
  • Negligencia educativa. No proporcionar a los niños una educación en la escuela, permitir que no vaya a la escuela o no responder a las necesidades educativas especiales que requiera un niño.

Factores de riesgo para la negligencia

Los padres deben proteger a sus hijos desde que llegan al mundo, es su deber natural. Pero, debido a algunos factores hay padres o madres que no pueden satisfacer adecuadamente las necesidades de un hijo. En ocasiones, el descuido es completamente involuntario, como el caso de una madre joven que no comprende el desarrollo de un bebé, quizá no sepa porque nadie antes le ha informado de la frecuencia de alimentación de un bebé o cuáles son los cuidados básicos que necesita.

En otras ocasiones, puede que las enfermedades mentales de los padres o los problemas con las drogas pueden impedir que los hijos tengan una atención correcta y adecuada. Un padre que está bajo las influencias de las drogas no será capaz de cuidar como es debido a sus hijos. También existen otros factores de riesgo que pueden aumentar la negligencia:

  • Factores ambientales: pobreza, falta de apoyo social, vecindario peligroso
  • Factores familiares: violencia doméstica, estrés familiar
  • Factores de los padres: desempleo, bajo nivel socioeconómico, padres jóvenes, estrés de los padres, problemas de salud, enfermedades mentales, problemas de abuso de sustancias o drogas
  • Factores infantiles: retrasos en el desarrollo

Señales

En ocasiones, puede que quien dé la voz de alarma sea un maestro o un vecino preocupado al reconocer las señales de advertencia de que un niño está siendo descuidado. Un niño con bajo peso, que no asiste casi a la escuela o un niño pequeño que juega todo el día fuera de casa sin que un adulto le vigile puede ser demasiado sospechoso.

Hay señales que pueden indicar que exista la posibilidad de que un niño esté sufriendo negligencia por parte de sus padres:

  • Ausencias frecuentes en la escuela
  • No tiene suficiente ropa o está inapropiadamente vestido para el clima
  • Roba
  • Pide comida o dinero
  • Está sucio la mayoría del tiempo y huele mal
  • Abusa de alcohol o toma drogas
  • Carece de atención médica o dental necesarias
  • Carece de las vacunas necesarias para su salud
  • No lleva gafas y necesitaría llevarlas
  • Dice que nadie está en casa la mayoría del tiempo

También existen señales que podrían indicar que un padre o una madre no está cuidado correctamente a sus hijos, algunas de estas señales son:

  • Tiene un comportamiento extraño o irracional
  • Parece apático o deprimido
  • Parece mostrar indiferencia hacia el niño
  • Abusa de las drogas o del alcohol
  • Casi nunca está con sus hijos y no los deja a cargo de nadie responsable

La negligencia infantil no siempre es el resultado de que un padre no cumpla con las necesidades de sus hijos; a veces, las opciones no están disponibles debido a la falta de recursos. Cuando un padre no puede cuidar a un niño debido a la falta de recursos, a menudo se implementan servicios para ayudar a la familia a satisfacer las necesidades del niño.

Consecuencias de la negligencia

Incluso si un niño es sacado de una mala situación, las consecuencias de la negligencia pueden durar mucho tiempo. Estas son algunas de las consecuencias que un niño descuidado puede experimentar:

  • Problemas de salud y desarrollo. La desnutrición puede afectar el desarrollo del cerebro. La falta de inmunizaciones adecuadas y problemas médicos pueden conducir a una variedad de condiciones de salud.
  • Deficiencias cognitivas. La falta de estimulación adecuada podría conducir a problemas intelectuales continuos. Los niños con antecedentes de negligencia pueden tener problemas académicos o retraso o alteración del desarrollo del lenguaje.
  • Problemas emocionales. La negligencia puede llevar a problemas de apego, problemas de autoestima y dificultad para confiar en los demás.
  • Problemas sociales y de comportamiento. Los niños que están descuidados pueden tener dificultades para desarrollar relaciones saludables y pueden experimentar trastornos de conducta.

Tratamiento para la negligencia

El primer paso será garantizar la seguridad de un niño. Los servicios sociales pueden buscar recursos y educación para la familia. En algunos casos los niños pueden necesitar ser ubicados en otro entorno para evitar daños mayores, como por ejemplo con algún familiar que tenga recursos para atenderles. También se puede ayudar con intervenciones apropiadas como servicios médicos o servicios educativos.


Categorías

Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.