Señales que te indican que tu hijo tienen una mentalidad de víctima

Una mentalidad de víctima es una actitud poco saludable y muy autodestructiva que se puede desarrollar por una variedad de razones. Un niño que es acosado por compañeros de la escuela puede comenzar a sentirse como indefenso, como que otros tienen derecho a hablarle mal y a exigirle cosas. Sienten que no merecen algo mejor en su vida y que si no se salen con la suya es porque se lo merecen.

Tener una mentalidad de víctima puede ser un gran problema para los niños y no servirá en la vida para nadie. Este tipo de mentalidad incapacita emocionalmente a quien la tiene y es necesario trabajarla para que de esta manera, las personas puedan tener una vida mucho más exitosa.

La mentalidad de víctima es la opuesta a la mentalidad de crecimiento. Es necesario que los padres sepan que la mentalidad de crecimiento es la que realmente importa y la que sí puede ayudar a un niño a crecer y desarrollarse con éxito en la vida.

Los padres deben estar atentos para saber si su hijo/a está desarrollando una mentalidad de víctima (con pensamientos del tipo: pobre de mí, todo lo malo me pasa a mí, nadie me comprende…). Si es así, será necesario saber cómo actuar y mejorar el pensamiento del niño… El poder de la mente no tiene límites y por tanto, es necesario cambiar la mentalidad de víctima por la mentalidad de crecimiento. ¡Pero debes detectar la actitud de víctima para erradicarla!

Indefensión

Un niño que se ve a sí mismo como una víctima permitirá que le sucedan cosas malas. Él asumirá que no hay nada que pueda hacer sobre los obstáculos que encuentra. Él podría creer que sus esfuerzos para crear un cambio no serán efectivos y prefiere ni esforzarse para intentarlo.

Puede negarse a pedir ayuda cuando no sabe cómo hacer su tarea o cuando está confundido acerca de las instrucciones de un maestro. Piensa que no merece la pena el esfuerzo y que no importa si lo hace bien o mal. También puede permanecer pasivo cuando sus compañeros lo tratan mal. Esta actitud indefensa aumenta las posibilidades de que un niño sea víctima de acoso escolar.

Autocompasión

La autocompasión y la mentalidad de víctima van de la mano. Quizá sienta que no le gusta a nadie o que no es capaz de hacer nada bien. En lugar de buscar soluciones a las situaciones que le afligen prefiere no hacer nada o invertir su energía en ganar la simpatía de otros, sin conseguirlo. Puede quejarse, estar enfadado y lamentarse pero sin tomar medidas que le ayuden a estar bien o mejorar la situación en la que se encuentra.

Todo es malo

La negatividad es un habitual en los niños con mentalidad de víctima. Siempre se encontrarán con cosas malas y se centrará solo en eso. Incluso cuando le pase algo bueno dirá que no es algo normal y que quizá nunca más suceda… los niños con este tipo de mentalidad pasarán por alto las cosas buenas que le pasen, se centran en lo malo y aunque creen que es “ser realista”, lo que ocurre es que es una espiral descendiente y se sentirán cada vez peor.

Profecía autocumplida

Un niño con mentalidad de víctima que tenga que hacer un examen, pensará que no merecerá la pena esforzarse porque lo suspenderá de todos modos. Debido a este pensamiento, no se esforzará lo suficiente y suspenderá el examen. Cuando lo suspenda se reafirmará pensando que ya sabía que lo iba a suspender porque no es bueno en nada de lo que hace… Sin darse cuenta de que si hubiera pensado de forma positiva y hubiera intentado sacar una mejor nota, probablemente lo hubiera conseguido con esfuerzo.

Es posible que cuando se le diga de hacer algo que le pueda gusta, diga que no quiere hacerlo porque no va a servir de nada. Piensa de antemano que las cosas irán mal, y como es lo que piensa, es lo que atrae… Si piensa que las cosas irán mal, ¡así irán! Y si piensa que las cosas irán bien… ¡se sorprenderá! Si no piensa en positivo no podrá disfrutar del tiempo ni de nada de lo que haga cada día de su vida.

La culpa es de los demás

Cuando un niño tiene mentalidad de víctima no querrá responsabilizarse de sus acciones o de sus palabras, por lo que con su mentalidad de “ pobre de mí” siempre culpará a los demás por todo lo malo que le pase.

Pensará que todo el mundo quiere hacerle daño, que todos piensan en hacerle mal y esto hará que sienta una reacción negativa hacia otros. Puede tener problemas sociales por estos pensamientos poco realistas. Además, cuando tienen un mal comportamiento es posible que tenga problemas para poder reconocer su parte de culpa.

Exagerar las desgracias

Un niño que se ve constantemente como una víctima usará palabras del tipo “siempre” o “nunca” cuando tenga que describir las circunstancias que le ocurren. Quizá le escuches decir cosas como: “nunca hago nada bien”, “esos niños siempre se ríen de mí”.

Este tipo de pensamiento paraliza a cualquier persona y solo provocará más dificultades para reconocer las excepciones de la regla. Incluso cuando haya evidencia de lo que ocurre, es necesario que no insista en esa percepción y que se centre en la excepción de la norma.

¿Puedes ayudar a tu hijo con mentalidad de víctima?

Es necesario que ayudes a tu hijo con mentalidad de víctima porque si no, crecerá pensando que vive en un mundo cruel donde todos son los malos y que no merece la pena su esfuerzo para nada. Necesita tu ayuda para que no lleve esa mentalidad tóxica y destructiva a su vida adulta.

Solo tendrás que realizar algunos pequeños cambios en la vida de tu hijo. Escucha sus sentimientos, lo que tiene que decir, empatiza con sus emociones, pon nombre a sus emociones para que las entienda y las comprenda… Ayúdale a entender que equivocarse no es malo, más bien todo lo contrario. Un error es un maestro y se debe aprender de las cosas que nos ocurren en el día a día.

Si te das cuenta de que tu hijo tiene una visión demasiado pesimista de la vida, quizá sea un buen momento para buscar ayuda de un profesional para que se descarten problemas de depresión o ansiedad infantil.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.