Senderismo fluvial en familia. Consejos para disfrutar del río sin riesgos

Hacer una excursión por un río es una actividad fácil y divertida para toda la familia. A los niños les encanta todo lo relacionado con el agua y, si además, están en contacto con la naturaleza, les aportará múltiples beneficios y aprendizajes.

Explorar los distintos rincones del río, recoger piedras, observar a los animales o darse un buen chapuzón, harán que vuestras excursiones fluviales sean inolvidables. Eso sí, antes de lanzarte a la aventura, deberás tener en cuenta algunos consejos y precauciones para que vuestra excursión sea perfecta.

Información previa y precauciones

Como en cualquier otra ruta de senderismo, lo primero es informarse sobre el recorrido que vamos a hacer y ver si cumple con las condiciones necesarias para nuestra familia. Ten en cuenta que tendrás que hacer muchos tramos por el agua, algunos incluso a nado, por lo que debes conocer el estado de la ruta en ese momento. Además, caminar por el agua supone un esfuerzo extra y deberás tener en cuenta también la vuelta que podrá ser por un recorrido alternativo fuera del agua o a contracorriente dentro del ró lo que dificulta aún más el recorrido.

Los ríos son, además muy cambiantes. Las crecidas, pueden modificar los accesos, la vegetación o las riberas, por lo que es importante que te informes  del estado actual de la ruta a través de páginas o apps especializadas o preguntando a alguien que haya hecho el recorrido hace poco.

Infórmate sobre si las pozas o aguas del río son aptas para el baño ya que en determinadas circunstancias puede estar desaconsejado.

Tendrás que tener en cuenta también las previsiones meteorológicas ya que en verano son muy habituales las tormentas que pueden provocar un aumento del caudal del río o darnos algún que otro susto. Trata de elegir siempre tramos seguros y sin represas río arriba. Presta atención a los cambios de turbidez del agua o a la llegada repentina de plantas acuáticas en la corriente ya que son señales de que puede estar habiendo algún cambio. En este caso lo mejor es volver a los caminos y evitar los cauces aunque estén secos.

Los suelos y las rocas del río pueden ser muy resbaladizos, ten especial cuidado con las zonas en las que hay verdín o algas ya que podéis sufrir una mala caída o un resbalón indeseado.

Equipamiento

Calzado

Lo mejor es llevar algún calzado tipo anfibio que sirva tanto para andar por el agua como para caminar por tierra. Si no puedes optar a él, unos escarpines, de venta en cualquier tienda de deportes también pueden servir, aunque tus pies sufrirán un poco más.

Ten la precaución de probar el calzado antes de la excursión para evitar rozaduras o molestias innecesarias. Según el calzado, puede ser una buena idea llevar calcetines para evitar que se cuele la arena en los zapatos y nos haga daño.

Evita la tentación de llevar unos zapatos viejos para terminar de destrozarlos en el río. El desgaste los hace más propicios a resbalones o torceduras. Además no sabes cuanto te pueden durar y corres el riesgo que quedarte  sin calzado en medio de a excursión.

Ropa

No te olvides del bañador ya que será más que probable que te mojes y que tengas que realizar algunos tramos a nado. En tiendas de deporte especializadas, podrás encontrar ropa específica de secado rápido y con la que evitarás rozaduras.

No te olvides de llevar ropa de repuesto en algún compartimento estanco de tu mochila.

Mochila

Utiliza mochilas impermeables y con compartimentos o recipientes estancos para evitar que se mojen los objetos como llaves, móviles, cámaras de fotos, ropa o comida.

Agua y alimentos

LLeva al menos un litro de agua o más por persona. La frescura del río puede enmascarar la sensación de sed y hacer que nos deshidratemos. Para comer puedes llevar barritas energéticas, frutos secos y alguna fruta o bocadillo por si aprieta el hambre. Eso sí, preserva la comida en los compartimentos estancos mencionados anteriormente.

Protección solar

Estas rutas suelen realizarse en verano y las horas más calurosas por lo que es imprescindible que vayáis protegidos con gorras, gafas, y crema solar para evitar quemaduras solares.

Elementos de flotación

Si vas con niños, es probable que se cansen en los tramos en los que tengáis que nadar. Una buena idea puede ser llevar un churro de gomaespuma para que se apoyen o algún otro sistema  como manguitos o chalecos que les permitan flotar.

El río y los niños

Estoy segura de que tus hijos disfrutarán muchísimo de vuestras excursiones fluviales, sin embargo, si no están acostumbrados, pueden asustarse un poco al no saber lo que pisan o al sentir las rocas, algas o invertebrados acuáticos. Por eso, es muy importante que previamente y durante todo el recorrido, les expliques lo que se van a encontrar y el motivo de su presencia. Puedes aprovechar para  hablarles sobre cómo las plantas y animales  acuáticos son un indicador de la pureza del agua y fomentar su amor por la naturaleza y el respeto por el medio ambiente.


Categorías

Entretenimiento, Familia

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.