Sentirse sexy después de la maternidad, es posible

Cuando una mujer se queda embarazada su cuerpo cambia, esto es inevitable. Para albergar vida en su interior y que ésta crezca y se desarrolle, el cuerpo de la mujer se sacrifica. Hay mujeres que tienen más suerte que otras y tienen una piel más elástica donde no hay estrías ni tampoco distensión abdominal, pero no todo es tan bonito para todas las madres.

Hay muchas madres que cuando se quedan embarazadas su cuerpo es bonito, todo cuerpo de embarazada es precioso… Pero después de dar a luz la cosa cambia. La ropa ya no queda como antes, el abdomen puede tener distensión, las estrías hacen estragos en la piel, la retención de líquidos no se va de un día para otro y lo peor, los kilos que se suelen coger durante el embarazo pueden estar acompañando a la madre durante años. Todo esto puede ser realmente frustrante para una mujer que ha sido madre. 

Si bien es cierto que el hecho de haber traído al mundo a un precioso bebé es más que suficiente para olvidar todos esos males físicos, una mujer que no se siente bien con su cuerpo puede estar realmente mal anímicamente por este motivo. Es necesario que una mujer que no se siente bien con su cuerpo aprenda a sentirse bien y sexy, porque toda mujer lo es, haya sido madre o no… y tenga el cuerpo que tenga. Ser y sentirse sexy es más una cuestión de actitud y de cómo ver la vida. Los cánones de belleza impuestos por la sociedad nada tienen que ver con la realidad.

La belleza de ser madre

No hay nada más hermoso que ver un cuerpo que ha quedado marcado por la maternidad. Cada señal, cada estría… Cada marca en tu piel es un recuerdo de lo tigresa que eres y de cómo afrontas la vida cada día. Hay mujeres que piensa que después de ser madres deben perder su atractivo sexual y que es normal odiar el nuevo cuerpo, que hay que cubrirlo… Pero esto no tiene que ser así, ¡no tienes que olvidar que tu cuerpo es tuyo y lo que sientas hacia él te hará sentir mejor o peor!

Solo tienes un cuerpo y debes cuidarlo, pero tu mente también es muy importante. Quizá te hayas encontrado con algunos kilos de más, pero eso no tiene que hacer que te sientas peor contigo misma, ¡has sido madre! Es necesario que aprendas a sentirte bien en tu piel, a no odiarte por los cambios sufridos en tu piel, no tienes que machacarte en el gimnasio ni tampoco hacer dietas imposibles. Que nadie se atreva a hablar de tu cuerpo ni de cómo te ves. Eres tú quien debe verse y sentirse bien. Así te sentirás sexy, digan lo que digan los demás.

No tienes el cuerpo de una modelo de pasarela, pero eso no quiere decir que no puedas ser sexy, que no puedas tener y sentir el poder de tu cuerpo, de tu fuerza interna. Eso es mucho más poderoso que tener un cuerpo 10. Ya basta de odiar el cuerpo de una mujer que ha cambiado por dar a luz… Ya basta de compararse con cuerpos que han pasado por quirófano o que no conocen los estragos de la maternidad.

Eres madre y tienes fuerza. Aprecia el regalo de la vida, de tener buena salud. Disfruta de tu amor propio, del que disfrutas dando a tu bebé, del amor hacia tu familia. Si te sientes bien contigo y con tu cuerpo sin importar cómo sea, también le estarás haciendo un favor a tus hijos… Verán en ti un modelo de seguridad que les hará quererse tal y cómo son, sin comparaciones. El amor hacia una misma es lo más sexy que existe. Tu confianza es lo más importante.

Consejos para sentirse sexy después de la maternidad

Acéptate tal y cómo eres

Es cierto, tus caderas pueden ser más anchas y la distensión abdominal no es agradable de ver. Quizá hasta te hayan salido algunas canas y arrugas en el rostro. Pero estamos hablando de ti, de lo hermosa que eres y de que tu cuerpo ahora es tu nuevo tú y eso es lo importante. No mires al pasado, mírate al espejo y sácate el mejor partido ahora mismo.

 

Estás viviendo. Estás criando un ser humano.  Eres una supermujer aunque no te lo creas ahora mismo. Todo esto debería traerte la confianza que necesitas para darte cuenta de que eres lo más hermoso de este planeta.

Vístete para sentirte bien

Es posible que en la etapa del embarazo tu ropa sexy quedasen a un lado, quizá ya no te vengan los pantalones que tenías antes de quedarte embarazada… Pero eso no significa que debas vestir diferente o que no debas sentirte guapa con la ropa que te pongas. Ves a comprarte ropa y compra la que mejor te siente. Te lo mereces después de haber estado gestando durante 9 meses, de haber pasado por un parto o cesárea y porque tu cuerpo ha cambiado. ¿No crees?

 

Ponte primero ante todo

Cuando se es madre, estás constantemente cediendo a las necesidades de los demás. Tu hijo es lo primero ante todo y es normal, pero hay veces que tus propias necesidades también deben ser atendidas, tanto por tu bien como la de tu bebé u otros. Si te das cuenta cómo tus necesidades son importantes también, tu confianza volverá a ti y entonces te sentirás más sexy y segura de ti mismo. Serás imparable.

 

 

A partir de ahora, no tienes excusa. Mírate al espejo y siéntete la más hermosa de las mujeres porque lo eres. Mira tus imperfecciones y míralas como marcas de tu fuerza, de tu coraje, de que has dado la vida a lo más bonito que tienes en la vida. El cuerpo de la mujer sexy no tiene que ser perfecto, solo tiene que ser real. Es tu fuerza, tu coraje y tu confianza lo que realmente te hace sexy ante el mundo, pero sobre todo, ante ti misma.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Cuidados, Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.