Tipos de parto

Tipos de parto

Aunque a veces tan solo hablamos de dos tipos de parto, es cierto que hay más y, hoy en día, muchas más opciones a la hora de dar a luz. Por eso, nos quedamos con los más habituales y que debes conocer bien a fondo, para que llegado el momento puedas elegir si no ninguna otra alteración o complicación que diga lo contrario.

Seguro que en tus controles durante el embarazo tu ginecólogo o ginecóloga te hayan preguntado sobre qué tipo de parto te gustaría tener. Claro que del dicho al hecho hay un trecho, pero aún así, lo mejor de todo ello es estar bien informada sobre las opciones y las características que tienes a tu alcance. ¡Te las contamos!

Parto natural

Es uno de los tipos de parto más conocidos, aunque en este caso hablamos del parto natural cuando el momento sigue el curso del proceso. Es decir, en este parto no se suele usar anestesia ni oxitocina, por ejemplo. De modo que así, el feliz momento se centra en la madre, en su comodidad, dentro de lo posible, y en que aplique las respiraciones así como que controle los diferentes momentos de su cuerpo hasta que vea la carita de su bebé. Así que podemos decir que en este parto se siguen y mantienen todos los tiempos, ninguno de ellos se verá alterado. Aunque es cierto que el profesional estará contigo por si en algún momento hubiera que intervenir de alguna manera. Todo el proceso se centra en la madre pero también en la pareja que puede estar minuto a minuto a su lado.

Recién nacido

Parto vaginal

Es cierto que el anterior también es un parto vaginal, pero ambos tienen alguna que otra diferencia y de ahí que también sea su nombre. De este modo lo distinguimos de la opción anterior porque en este caso sí que se opta por las anestesia local o también conocida como la epidural, así como una episiotomía cuando sea necesaria. Aunque algunas de las fases más importantes del parto también necesitan de un poco de paciencia, en este caso se usan más técnicas y medicamentos que en el denominado parto natural. En este caso la madre no será la protagonista a la hora de tomar decisiones porque solo seguirá las indicaciones de los profesionales.

Parto por cesárea

En este caso hay que hacer una intervención quirúrgica que se traduce en una incisión en el abdomen para poder sacar al bebé. En algunos casos puede ser programada pero en otros, de urgencia. Siempre que haya algún tipo de impedimento para que exista un parto vaginal, se recurre a esta técnica. En ocasiones puede ser debido a malas posiciones del bebé o bien a otras cirugías similares anteriores en la madre. Mientras que las urgentes se realizan cuando la salud del bebé o de la madre se puede ver comprometida, quizás por desprendimiento de placenta, problemas con el cordón umbilical, etc. Tampoco podemos dejar de mencionar otro tipo de cesárea que puede hacerse cuando el proceso de parto se ha iniciado. Esto es debido porque la dilatación no avanza o diversas complicaciones pero que no debes temer porque sabrán realizarla a tiempo y con éxito.

Beneficios de los diferentes partos

Parto en el agua

Es cierto que cuando mencionamos los procesos del parto, además de los tipos, los tres anteriores son los básicos. Pero a mayores también podemos dejarnos llevar por otras opciones como esta. No siempre se puede llevar a cabo, por eso es importante que antes lo consultes. Pero si es tu decisión final, entonces tienes que saber que se hace en una zona amplia, llena de agua caliente. Es cierto que no hay anestesia pero el contacto con el agua y además, el calor de la misma hace que el dolor sea algo más llevadero. Tu pareja también podrá participar en todo momento.

Parto Leboyer

Es otro de los tipos de parto que se denomina como ‘sin violencia’. Ya que se mantiene un ambiente relajado en todo momento, con poca luz y silencioso para buscar un momento con menos estrés en el momento de la llegada del bebé. Una vez que haya salido, se le pone a la madre pero sobre la parte del vientre, por regla general. ¿Qué tipo de parto te gustaría?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)