Tu bebé es único

Es posible que hayas comenzado tu camino hacia la maternidad o la paternidad con ideas preconcebidas de cómo se supone que deben ser los niños y los bebés. En realidad muchas de estas suposiciones provienen de compartir información con otros padres y madres que también tienen hijos.

Es necesario cambiar esta forma de pensar y acabar con todas las ideas preconcebidas que puedas tener. Uno de los primeros cambios en tu forma de pensar es ignorar cómo se supone que “actúan” los bebés y centrarte en tu bebé… Lo que necesita tu bebé no tiene por qué ser lo que necesitan otros.

Quizá otros niños duerman la noche entera y el tuyo no, y eso no significa que deba pasar nada malo. A medida que tu hijo crezca, apreciarás lo importante que es verle crecer y pasar tiempo a su lado.

Tu bebé crecerá, se convertirá en un niño y seguirá creciendo. La magia de ser padres es descubrir como cada hijo es único y cómo te dan la vida con tan solo mirarle a la cara. No es necesario modelar a los niños para que se ajuste a los modelos ‘estándar’ que imparte la sociedad, eso no es real.

Es importante que cambies las expectativas en sus patrones de sueño, en lo que se supone que sabes de salud y que te concentres mejor en cómo desarrollar habilidades de afrontamiento teniendo en cuenta cómo es tu bebé y qué es lo que necesita de ti en cada momento.

Cuando pasen unos meses desde que tu bebé llegó al mundo, empezarás a darte cuenta de que tenerle es lo más bonito que te ha podido suceder. Te enseñará las lecciones más valiosas de crianza y que nunca aprenderías si tuvieras un bebé más complaciente. Tu paciencia se verá fortalecida y tu vínculo con tu bebé también.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *