Tubérculos de Montgomery

Tubérculos de Montgomery

La transformación del cuerpo de una futura mamá es inevitable y el desarrollo de las mamas para una lactancia materna forma parte de este proceso. Los tubérculos de Montgomery o glándulas areolares forman parte de esta variación y siempre para un mejor cuidado de la maternidad.

Los tubérculos de Montgomery son unos pequeños bultitos que aparecen alrededor de las aureolas de los pezones. Aunque parezca algo disfuncional, realmente no lo es, tiene su función y es totalmente natural que aparezca a lo largo de la gestación.

Cambios que acompañan en el inicio del embarazo

Unos de los principales cambios en el inicio de la gestación es el aumento de los pechos. Entre sus cambios será la sensibilidad de la zona y un aumento de las areolas que se tornarán a un color oscuro de la zona. No hay que dejar de lado la presencia de los tubérculos de Montgomery. Entre otros de los síntomas son la ausencia de la regla, las náuseas matutinas, la retención de líquidos, mucho cansancio y la alteración del humor.

¿Qué son los tubérculos de Montgomery?

Los tubérculos de Montgomery son unos pequeños bultitos o glándulas que aparecen en pequeña o mayor medida y que se sitúan alrededor de la areola del pecho y del pezón. Aparecen durante el embarazo y tienen una función importante en el momento de la lactancia.

Su función es la de mantener lubricada e hidratada toda la zona, desde el pezón a toda la areola. Crea una película protectora que evitará la sequedad, la aparición de grietas y bloqueará cualquier ataque microbiano a la zona.

Tubérculos de Montgomery

Foto extraída de medciclopedia.net

Su forma característica se hace muy visible para que pueda ser reconocido por el bebé. No solo es su forma, sino que también secreta un olor muy especial para que sea reconocido. De ahí que se estimule el gusto y el olfato del recién nacido para que se oriente mucho mejor dentro de su instinto.

Por su forma y composición ayudará a que la boca del bebé pueda succionar con más facilidad. Creará una especie de sellado y de vacío para que el lactante pueda alimentarse con mucha más facilidad.

Estas glándulas no solo aparecen en el embarazo y debido a la función de las hormonas. Hay mujeres que no están embarazadas y también presentan estos tubérculos. Tienen un aspecto un poco menos marcado y suele denominarse tubérculo de Morgagni. No prestan de ningún tipo de función y se pueden observar con mucha más atención cuando el pezón se estimula.

Cómo cuidar de esta zona

Para poder mantener esta zona con total garantía hay que cuidar de su función antibacteriana. A la hora del aseo hay que hacerlo no utilizando jabones, simplemente se puede hacer un gran enjuague con agua y nada más. Incluso después de cada toma no hace falta limpiar la zona constantemente porque podría resecarse, las mismas glándulas tienen un sistema de lubricación que harán su función.

Estas glándulas pueden segregar aceites que facilitan una gran lubricación y a ello hay que sumarle su olor y sabor. Una ducha normal y sencilla será todo lo necesario para mantener una correcta higiene y mantenimiento de esta zona.

Tubérculos de Montgomery

Infección de los tubérculos de Montgomery

Estas glándulas pueden llegar a infectarse, por lo que llegan a inflamarse y bloquearse. Dentro de esta infección se manifestará la presencia de sangrando, picazón, secreción de pus por el pezón y algún tipo de erupción en su alrededor. Cuando aparezcan estos síntomas es importante acudir al médico para que se haga una revisión de la zona y un posible tratamiento.

Es importante hacer un seguimiento correcto de su limpieza y sobre todo no manipular los pequeños bultos. Se puede creer que es algún tipo de acné y hay personas que creen que necesitan presionarlos para que desaparezcan. Hay que evitar apretarlos ya que se puede romper su composición y se puede producir mayores molestias, dejando una vía abierta a posibles infecciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.