¿Cómo que una niña no puede jugar a hockey y un niño no puede bailar?

deporte en ninos y ninas

Aunque no nos lo creamos ya que estamos en pleno s.XXI aún hay cosas en nuestra sociedad que nos pueden sorprender por su alto nivel de ignorancia o simplemente porque son cosas retrógradas y que además, deberían estar obsoletas. Pero sí, en nuestra sociedad aún existen pensamientos machistas y poco respetuosos hacia los demás. Esto implica que en la educación de los hijos aun haya manchas muy preocupantes.

Cuando los niños y las niñas llegan al mundo parece que su género ya les tiene que abrir un camino en su vida y los adultos son los encargados de enseñarles qué está bien y qué ‘está mal’ acorde al sexo que la naturaleza les ha otorgado. Lo que ocurre, es que algunas veces se nos olvida la importancia de respetar los deseos de un niño y su curiosidad.

Se ve diariamente. En las escuelas ya no tanto, pero sí en algunos hogares (pero no en todos). Incluso los catálogos de los juguetes empiezan a cambiar para que los padres y madres se den cuenta de la naturalidad de los niños y niñas. NO hay que obligar a jugar a los niños a unas cosas y a las niñas a otra, no hay que vestirlos de unos colores u otros por ser de un género en concreto. Hay que respetar sus gustos y su personalidad, si tu hijo quiere una muñeca para jugar, ¿por qué se la debes negar? Si tu hija quiere jugar con un coche de policía, ¿por qué le dirás que no? No tiene sentido.

Los niños son un lienzo en blanco y forman su personalidad en base a lo que tienen a su alrededor y al camino que los adultos le van marcando, pero los adultos si no respetan lo que los pequeños sienten… Entonces les estarán prohibiendo ser ellos mismos.

La importancia del respeto

Los niños y las niñas deben crecen rodeados de respeto por quienes son. La autoestima y la confianza en sí mismos podrá ir creciendo dependiendo de cómo se les trate y de cómo el adulto respete las decisiones y la opinión de sus hijos. Los niños y las niñas deben tener la oportunidad de poder tomar sus propias decisiones, aunque sean pequeñas y acordes a su edad.

deporte en ninos y ninas

No decidas todo por tus hijos, permite que sean ellos los que puedan tener el control de sus vidas, aunque sea en pequeñas cosas. Por ejemplo:

  • Permite que tu hijo pueda escoger la ropa que ponerse por la mañana
  • Permite que tus hijos decidan la cena una vez por semana
  • Permite que se equivoquen y que aprendan de sus errores
  • Permite que tengan cierto control en sus vidas: si no hacen los deberes, tendrán que madrugar para hacerlos. Pero ellos deciden hacerlos ahora o por la mañana…
  • Permite que decidan a qué quieren jugar o cuáles son los juguetes que desean recibir por su cumpleaños
  • Respeta sus decisiones
  • Respeta su forma de ser
  • Acepta a tu hijo tal y cómo es
  • Apóyale de forma incondicional y guíale adecuadamente respetando sus intereses

¿Cómo que una niña no puede jugar a hockey y un niño no puede bailar?

Esta pregunta que también encabeza el titular de este artículo tiene mucho que ver con el respeto que hablamos en el punto anterior. ¿Cómo que una niña no puede jugar a hockey y un niño no puede bailar? ¿Quién lo dice? ¿Quién es el que marca estas directrices de lo ‘correcto’ o ‘incorrecto’? Lo incorrecto es no permitir a un niño o a una niña que realice el deporte que le gusta o que pruebe el que quizá le haga sentir bien solo porque está ‘etiquetado’ para niños o para niñas. No, no es justo.

El deporte es deporte y es bueno para todos. No importa si tu hija quiere jugar a hockey o si tu hijo quiere bailar. Si eso es lo que le gusta es lo que los padres deben apoyar. Si te basas en las imposiciones sociales estarás enseñando a tu hijo a ser ‘un borrego más’, le estarás enseñando que no puede ser él mismo porque eso está mal visto, le estarás diciendo que te importa más lo que otros piensen que sus sentimientos y sus intereses. Este camino no es el correcto, para ninguno de los dos.

deporte en ninos y ninas

Rompiendo esquemas

Es hora de romper esquemas, es momento que la humanidad se empiece a dar cuenta de que la sociedad evoluciona y que ante todo somos personas. Personas que debemos respetarnos a nosotros mismos y respetar también a los demás. Desterrar el odio y el rencor de nuestros corazones y vivir libremente, de acuerdo con la gratitud y la oportunidad de ser nosotros mismos.

Pero para eso hay que romper esquemas desde que los niños son bebés. Hay que cambiar la educación y también, la mente obsoleta. Hay que centrar la educación a través del respeto, la educación emocional y la disciplina positiva. Tres pilares fundamentales para que los niños aprendan a ser ellos mismos mientras son queridos y respetados por sus seres queridos.

Porque si un niño se siente amado, querido y respetado por su entorno más cercano, le dará igual lo que piense el resto del mundo, habrá creado una fuerte autoestima y una identidad casi indestructible. Pero para conseguir esto se necesitan pequeños cambios diarios y sobre todo, entender que los niños tienen sus propias decisiones  y que podrán ser las correctas, si los padres les guían a través del respeto y no desde la imposición.

deporte en ninos y ninas

Los niños son niños y las niñas son niñas

Los niños son niños y las niñas son niñas… Son seres inocentes, libres y con ganas de explorar su mundo y descubrir de qué son capaces siguiendo sus intereses y sus gustos personales. Pero para que tengan intereses es importante que empiecen a explorar el mundo que tenemos lleno de oportunidades y posibilidades. No coartes su creatividad, ni su libertad, ni sus ganas de ser ellos mismos. Disfruta de cómo son y de todo lo que te aportan en la vida. Tus hijos son únicos y para que sean felices deberán sentirse bien consigo mismos, ¿se lo permites?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *