Aburrimiento en niños: aburrirse no es malo

aburrimiento en niños

En la era de las nuevas tecnologías, la sobreestimulación, la información al momento… parece que aburrirse no está permitido. Pero lo cierto es que el aburrimiento es beneficioso para los niños aunque pueda parecer lo contrario. Veamos porque el aburrimiento en niños es bueno para los más pequeños de la casa.

Mamá, papá. Me aburro, ¿qué puedo hacer?

Seguro que la frase te sonará mucho, sobre todo en verano que es cuando los niños tienen más tiempo libre y momentos para aburrirse. Durante el curso escolar tienen tantas clases, actividades extraescolares y deberes que poco tiempo les queda para aburrirse.

Algunos padres se sienten culpables cuando sus hijos les dicen esto, como si tuvieran que llenar las horas de sus hijos con mil actividades para que no se expongan al aburrimiento. Pero la verdad es que no solo no tienes por que sentirte mal, sino que el aburrimiento les viene muy bien a los niños. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo.

El aburrimiento en niños

No hay ningún niño que no pueda beneficiarse del aburrimiento. En mis tiempos cuando no existían estas nuevas tecnologías que lo invaden todo, tenías que crear mil y una forma de entretenerte tanto solo como con tus amigos. El aburrimiento potenciaba nuestra creatividad, imaginación, el conectar con uno mismo, nuestra capacidad de resolución, tolerancia y flexibilidad. ¿Os acordáis de esos viajes eternos en coche donde buscábamos mil maneras de entretenernos? No éramos tan impacientes ni ansiosos, nos adaptábamos mejor a lo que había y buscábamos el juego con cualquier cosa. Cómo veis el aburrimiento tiene más ventajas que partes negativas.

Además su cerebro necesita descansar de tanto estímulo externo, y ponerse en funcionamiento para su correcto desarrollo. Obviamente las nuevas tecnologías tienen sus partes positivas pero no podemos dejar que llenen las horas libres de nuestros hijos para que no se aburran. La sobreestimulación tiene consecuencias negativas sobre su aprendizaje. Algunos niños se vuelven hiperactivos al necesitar cada vez más un mayor número de estímulos para generar la misma satisfacción.

aburrimiento niños

Los niños necesitan aburrirse

Cómo hemos visto el aburrimiento es no solo bueno para los niños sino que también necesitan aburrirse de vez en cuando. Para ayudarles a que desplieguen las alas de su creatividad os dejo unos consejos:

  • Revisa los materiales que tiene a su alcance. Todo aquello hiperestimulante absorberá la atención de tu hijo y será muy difícil que busque formas alternativas de entretenerse más sanas. El usar aplicaciones y aparatos que le buscan y dan entretenimiento sin tener que hacer nada, cada vez le resultará más complicado hacerlo por su cuenta. Para que pueda ser más creativo, observa que tenga materiales a su alcance que le permitan usar su imaginación (juegos de unir piezas, agrupar, separar, crear,…)
  • Pasar tiempo al aire libre. Ya hemos hablado en varias ocasiones de las maravillas de jugar al aire libre para los niños, como en este artículo. Ahí es donde están en contacto con la naturaleza, van descubriendo el mundo que les rodea, investigan… es muy difícil aburrirse en un entorno tan abundante y lleno de cosas interesantes para aprender.

El aburrimiento no es malo

Nos pasa a los mayores también, estamos tan acostumbrados a paliar nuestros momentos de espera con el móvil, youtuve, podcast, juegos… que poco tiempo dejamos para el aburrimiento y para centrarnos en nosotros mismos. Estamos como entreteniendo al cerebro para no escucharlo y enfrentarnos a la realidad o a nuestros problemas.

A los niños les pasa lo mismos. Les cuesta cada vez conectar con ellos, con sus emociones y pensamientos por que el ruido que hay fuera es demasiado grande. El silencio exterior, el no tener un constante bombardeo de estímulos nos permite observarnos, atender a los problemas, buscar soluciones, crear cosas, divertirse por uno mismo y a buscar motivaciones internas. Debemos encontrar un equilibrio entre las obligaciones y el tiempo libre en nuestros hijos.

Porque recuerda… el aburrimiento no es malo, lo que es malo es no tener tiempo para aburrirse.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.