Así se cuidan los puntos de una episiotomía

La episiotomía es una práctica ginecológica que consiste en realizar un corte en la zona vaginal con el fin de facilitar la salida del bebé. Ayuda a ganar hasta 3 centímetros de apertura y se realiza en los casos en los que la flexibilidad del periné no es suficiente y hay riesgo de desgarro. Hay mucha controversia en torno a esta práctica; muchos profesionales intentan descartarla de sus rutinas, alegando que un desgarro natural cura con más facilidad que uno realizado con tijera o bisturí. Y en eso tienen razón.

Se llego a usar como algo habitual en cada parto, haciendo que las mujeres se recuperasen peor. Y es que incluir una episiotomía innecesaria en los partos es totalmente irrespetuoso para el cuerpo femenino. Pero en el caso de necesitarla, hay una serie de cuidados que se han de seguir para curar los puntos. Estos cuidados también te sirven si has sufrido un desgarro natural que ha precisado de sutura.

Limpieza y secado de los puntos de la episiotomía y desgarro natural

Una de las cosas más importantes será mantener la zona seca y limpia. Lo ideal sería que, cada vez que se vaya al baño, se utilice la ducha con agua fresca para limpiar la zona. Podemos usar algún tipo de jabón específico para las curas de las episiotomías. Son de venta en farmacia y ayudan a que los puntos se sequen más fácilmente. Además contienen antiséptico no yodado, lo que asegurará que la zona esté libre de bacterias oportunistas.

Una vez hemos limpiado la herida se procede a secar. Lo más fácil es usar una toalla suave y dar toquecitos ligeros para retirar el exceso de agua. Como toque final podemos usar el secador con aire frío para retirar completamente (o lo máximo posible) el exceso de humedad restante. Es importante no frotar la herida para evitar romper algún punto o ayudar a que las bacterias ubicadas en la zona del ano se acerquen más de lo debido.

Trucos para el día a día con los puntos

Después de la limpieza y el secado, podemos usar algún tipo de compresa tocológica en nuestra ropa interior para evitar manchar con sangre. Aunque si estás en casa, lo más recomendable es llevar la zona al aire el máximo tiempo posible (siempre con higiene). Un tip que yo usaba era sentarme sobre toallas suaves y llevar las rodillas al pecho para que la herida estuviera aireada. El usar constantemente las compresas puede hacer que la zona no transpire y crear un ambiente rico para la proliferación bacteriana.

Con el paso de los días es normal que notes los puntos muy tirantes. Eso significa que se están secando bien. Y es normal que piquen mucho y no encuentres alivio. Un truco es usar la ducha con agua fresca, apuntando con el chorro en presión muy baja hacia la zona donde más picor sientas. Es importante que no te esfuerces más de la cuenta los primeros días con los puntos y cuando los notes tirantes para evitar que se salten. No tengas miedo de usar el retrete; tras el parto incluye en tu dieta mucha fibra y grandes cantidades de agua y en el momento que necesites usar el baño la tranquilidad será el mejor de los trucos.

Si la herida te duele y habéis descartado infecciones o puntos que se hayan saltado, puedes usar algún tipo de analgésico compatible con la lactancia. Otra de las cosas más utilizadas es el hielo. Puedes ponerlo en una bolsa y envolverla con un paño limpio para evitar las quemaduras por el frío. Sentándote sobre este tipo de flotador, aliviarás el dolor y también calmarás los picores.

Evitar la episiotomia

Lo mejor es prevenir este tipo de intervenciones en los partos. Las matronas de las clases de preparación al parto te pueden dar una serie de recomendaciones. Lo importante es mantener el periné flexible; podemos dar masajes sobre él con aceite de rosas de mosqueta. Hay que mantener una buena hidratación en el embarazo con el fin de que la piel consiga la flexibilidad que naturalmente tiene.

La OMS alerta del uso desenfrenado que han tenido los médicos con las episiotomías y recomiendan que sólo sean utilizadas en casos totalmente justificables, debido a que un desgarro natural cura más fácilmente. Las mujeres embarazadas son dueñas de su cuerpo y pueden decidir si quieren que les corten o no. Puedes elaborar un plan de parto y entregarlo al hospital en el que te atenderán en tu día. Por otra parte, hay distintos tipos de episiotomías por lo que algunos trucos te funcionarán mejor o peor. En cualquier caso y ante cualquier molestia extraña, acude a tu médico sin falta.


Categorías

Cuidados, Embarazo

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y no lo cambio por nada! Me gusta estar informada acerca de todos los temas actuales respecto a la crianza de nuestros pequeños y compartir lo que aprendo con todos vosotros. Creo firmemente en que los niños de hoy en día pueden cambiar el futuro de nuestra Tierra. Amante de la ciencia, de lo paranormal, de nuestro universo y enamorada de mi hija. Soy pequeña pero guerrera, así que ¡vamos al lío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.