Beneficios de la siesta para embarazadas, niños y ¡madres!

Beneficios de la siesta

Las obligaciones del día a día cada vez son mayores, nos pasamos el día realizando una tarea tras otra y cuando llega la noche, estamos tan cansados que a veces ni es posible alcanzar un sueño reparador. Esta es una consecuencia del ritmo de vida tan frenético actual, cada vez menos personas toman una pequeña siesta a lo largo del día. Incluso, muchos niños dejan de dormir la siesta en cuanto dejan de ser bebés, algo que realmente puede ser perjudicial para ellos.

Una pequeña siesta diaria aporta numerosos beneficios físicos y emocionales, reduce la tensión arterial, mejora la concentración y facilita el aprendizaje, mejora el estado de ánimo y fomenta la positividad, entre otras. Por todos estos motivos, dormir la siesta debería ser una costumbre diaria para todos, especialmente para las embarazadas, los niños y cómo no, para todas las ocupadas madres.

Una siesta rápida

Descanso del bebé

Para que la siesta sea realmente beneficiosa, debe realizarse en un periodo concreto del día, durante un tiempo estimado y en un lugar apropiado.

  • La siesta no debe superar los 30 minutos. Si tu sueño por la noche es normal, no deberías necesitar más tiempo para recuperarte durante el día. En caso contrario, puede ser una señal de algún tipo de trastorno relacionado con el sueño, acude a tu médico.
  • Al medio día. Entre las 13,00 y las 17,00 de la tarde es el mejor momento para echar esa pequeña siesta, ya que es cuando se reducen los ritmos circadianos.
  • Mejor si no te tumbas en la cama. Si echas la siesta después de comer, no es aconsejable que te tumbes en la cama puesto que podrías tener reflujos gástricos (especialmente si estás embarazada). Escoge un sitio tranquilo, con poca luz y sin ruidos, un sofá donde puedas acomodarte unos minutos será perfecto.

Beneficios de la siesta

Ya lo veníamos anunciando más arriba, pero vamos a ver algo más en profundidad cuáles son los beneficios reales de dormir una pequeña siesta.

  • Reduce el riesgo de sufrir cardiopatías. Al dormir se libera la hormona del crecimiento, que reduce los niveles de estrés, ayuda a perder peso, a recuperar la musculatura y estimula el sistema inmunitario. Además, la siesta ayuda a reducir la presión arterial.
  • Mejora la concentración y favorece el aprendizaje. Al dormir aunque sean unos pocos minutos, la memoria recupera espacio para almacenar nueva información. Además, ese pequeño descanso permite que los conocimientos queden bien fijados en la memoria y favorece que se adquieran otros nuevos. Sin olvidar que según un estudio realizado, el sueño estimula la creatividad. Algo fundamental para los niños, cuya función principal es la de adquirir conocimientos.
  • Mejora el estado de ánimo. Al dormir se libera serotonina, una sustancia química presente en las neuronas y cuya función es la de transmitir mensajes entre las células nerviosas. No en vano es conocida como la hormona de la felicidad, porque contribuye al bienestar, produce sensación de felicidad y satisfacción.

¿Para quién es la siesta?

Bebé duerme plácidamente sobre el pecho de su madre.

Para todas las personas realmente, una pequeña siesta te ayudará a recuperar la energía perdida durante toda la mañana y te permitirá continuar con las actividades de la tarde con energía y una mejor actitud. Aunque sin duda, quién no debería saltarse la siesta son las mujeres embarazadas, sobre todo en la recta final del embarazo. También las madres de bebés, al menos hasta que los pequeños cumplan los 3 años.

Los primeros meses (y años) suelen ser agotadores, hasta que el bebé regula el sueño y deja de despertarse por las noches. Es importante que recuperes esas horas de sueño a lo largo del día, realizando una pequeña siesta acompañando a tu bebé después de comer. Y cómo no, para los niños que están en pleno proceso de crecimiento y aprendizaje.

La siesta permite que el cerebro de los niños se reactive rápidamente, de forma que puedan asimilar nuevos conceptos, estar más activos, concentrados y activos hasta que llegue la noche. De la misma forma que el alimento es la gasolina que les proporciona energía, el sueño les ayuda a recuperar las fuerzas para continuar hasta que llegue la noche.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.