¿Puedo comer ahumados y salazones durante el embarazo?

Comer saludable en el segundo trimestre del embarazo

La alimentación es un asunto muy a tener en cuenta durante el embarazo, en particular con aquellos que se considera peligrosos. Entre estos alimentos “prohibidos” encontramos los ahumados, carnes y especialmente pescados, y los salazones. Te explicamos por qué no se recomiendan y las consecuencias que puede llegar a tener para el feto.

Más allá de estos ahumados y salazones de lo que te hablaremos a continuación recuerda que en la gestación se deben tomar todos los tipos de alimentos. De forma equilibrada hay que comer de todo, dando cierta prioridad a los hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales. A la vez que se disminuye disminuir el consumo de grasas y sal.

¿Por qué no se debe comer ahumados y salazones?

alimentos prohibidos embarazo

Aunque muchos de los alimentos, que llamaremos prohibidos durante el embarazo, son de uso común cuando no lo estamos hay que tener cuidado con ellos. El motivo es que en la gestación salazones y ahumados pueden convertirse en un riesgo para la madre, y mayor aún  para el feto.

Enfermedades que sin estar embarazadas, pasan como un simple resfriado y no causan apenas problemas, como la listeriosis y la toxoplasmosis, si se contraen en el embarazo y pasan al feto, pueden llegar a tener graves secuelas: aborto espontáneo, muerte fetal, parálisis cerebral, ceguera, etc.

Dos de las enfermedades causadas por el consumo de ahumados y salazones, entre otros alimentos, son la toxoplasmosis y la listeriosis. Hay otro alimentos como la leche cruda o frutas y verduras sin lavar, que también pueden provocarlas. En ambos casos la madre tendrá fiebre, dolores musculares, diarrea y dolor de cabeza.

Los salazones en el embarazo

embarazo alimentos

Uno de los alimentos que deben consumirse con precaución durante el embarazo son las pescados en salazón. Además, estos no han sido sometidas a ningún proceso de cocción por lo que pueden ser transmisoras del anisakis. No obstante, el pescado azul aporta cantidad de ácidos grasos omega 3, que puede darse con nueces, cereales, pipas de calabaza y huevos.

Por otro lado, los alimentos en salazón, contienen demasiada sal. El consumo excesivo de sal durante el embarazo es perjudicial para la madre que podría tener consecuencias de hipertensión, retención de líquidos y problemas renales. No obstante tampoco se trata de eliminarla de la dieta de forma radical, a no ser que el médico lo prescriba.

Las aceitunas en salazón son fuentes naturales de vitamina A y C, calcio, hierro y tiamina, y su aporte nutritivo se asimila rápidamente por el organismo en su totalidad. Algunos especialistas en nutrición comprobaron que consumir aproximadamente entre 6 y 7 de ellas por día, ayudaría a bajar notablemente la presión arterial. Su consumo durante el embarazo protegerá a los niños de algunas alergias y del asma, gracias a las propiedades antioxidantes que posee.

Los ahumados fuera de la dieta de las embarazadas

ahumados_salazones

Los alimentos ahumados son los que han sido expuestos a una fuente de humo, por lo general de madera, para cocinar. En general tienen ciertos riesgos para la salud en general, por el alto contenido de productos químicos que se utilizan para ayudar a ahumarlos. Por tanto hay que limitarlos en la gestación.

Durante el embarazo hay que evitar los pescados y mariscos ahumados, salmón, trucha, bacalao, atún, caballa…. Tampoco tienen que tomarse derivados cárnicos crudos, cocinados sí se puede, tales como salchichas tipo Frankfurt u otras. No se deben tomar carnes poco hechas o crudas, ni embutidos curados sin cocción como jamón serrano, chorizo, salchichón. Si la madre es inmune a la toxoplasmosis puede tomar carne poco hecha, pero cocinada. El parásito Toxoplasma gondii muere a partir de los 70 grados, pero resiste bien la congelación en el frigorífico de casa.

Además los alimentos ahumados presentan riesgo de intoxicación alimentaria, como el botulismo, pero éste no afecta al feto aún cuando la madre haya contraido la enfermedad. Además algunos alimentos ahumados, como los mariscos, pueden provocar alergias, aunque antes no las tuvieras.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.