Cómo ayudar y cuidar a un hijo con letargia

Los niños están llenos de energía y no paran nunca. Es por ello que muchos padres llegan a preocuparse al ver como su hijo se cansa enseguida y le nota falto de energía. Si esto ocurre es posible que el pequeño sufra de letargia. La misma se produce cuando el niño en cuestión sufre una disminución en sus niveles de energía.

Por culpa de la letargia el niño se encuentra constantemente cansado y fatigado. Aunque la causa principal de la letargia es la falta de energía, dicha enfermedad puede deberse a otras causas como algún trastorno de tipo psicológico. Acto seguido te decimos cómo debes tratar a tu hijo si sufre de letargia.

Las causas de la letargia en los niños

La letargia se puede producir tanto en adultos como en niños aunque en éstos últimos es mucho más frecuente. Si tu hijo se encuentra constantemente cansado y falto de energía, debes acudir al médico ya que es muy posible que sufra letargia. En cuanto a las causas hay que hacer referencia a las siguientes:

  • El niño debe descansar las horas adecuadas ya que de lo contrario puede padecer somnolencia o cansarse más de la cuenta. La falta de sueño puede hacer que el niño tenga una fatiga constante y no pueda rendir en las diferentes tareas ya sea en la escuela o en casa.
  • La alimentación desequilibrada puede hacer que los niveles de energía de muchos niños bajen de una manera considerable. Los niños deben recibir en todo momento una serie de nutrientes que le ayuden a sentirse perfectamente y con la energía suficiente para rendir.
  • La anemia es un problema que suelen sufrir muchos niños debido a la falta de hierro en su organismo. Ello va a provocar que el menor se encuentre en un estado letárgico importante y no tenga apenas fuerzas para hacer nada. Una dieta rica en nutrientes es básica a la hora de evitar la citada anemia.
  • En otras ocasiones, ciertas enfermedades o afecciones son las causantes de que el niño sufra letargia. Es el caso de la gripe, la meningitis o ciertas infecciones virales o bacterianas.

Niños, cómo recuperar la energía después del confinamiento

Qué hacer si tu hijo sufre letargia

Los síntomas de que un niño puede padecer letargia son muy claros ya que está cansado a todas horas, está apático y sin ganas de hacer nada. Ante ello es importante el acudir lo más pronto posible al pediatra para que lo examine y pueda determinar si de verdad sufre letargia. El tratamiento va a depender en gran medida de la causa o el factor que esté provocando tal enfermedad. Lo normal es hacerle unos análisis de sangre y orina para determinar qué es lo que provoca que el niño esté constantemente sin energía. Si es anemia, el pediatra mandará seguir una dieta rica en hierro y en otros nutrientes para que el niño se reponga lo antes posible y vuelva a tener la energía que necesita para hacer una vida normal.

La falta de sueño es otro de los factores de la letargia, por lo que sería bueno el seguir una serie de rutinas que ayuden al pequeño a dormir las horas que su organismo necesita para recargar las pilas.

En muchas ocasiones el pediatra puede administrarle la ingesta de vitaminas con el fin de que sus niveles de energía vuelvan a ser los normales. Puede ocurrir también que ciertos fármacos o medicamentos que esté tomando para tratar una enfermedad le produzcan somnolencia. En tal caso y dentro de lo posible, es aconsejable el rebajar tal ingesta o dejar de tomarlos.

Ver a un hijo falto de energía y fatigado todo el día es bastante frustrante para unos padres. Los niños tienen mucha energía y no es nada normal el verlos sin ganas de hacer nada y totalmente apáticos. La letargia es la causante en la mayoría de los casos de este problema. Saber la causa que lo provoca es clave a la hora de que el niño vuelva a verse activo y con energía.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.